Toma del barrio Lourdes: “Nadie tiene ganas de pasar por eso”

El referente social Emiliano Llorente estuvo en la toma de terrenos en el barrio Lourdes y dejó en claro que la ausencia del Estado es total: “ no se acercó un solo funcionario ni del Municipio, ni de Provincia, ni de Nación”.


En el marco de la toma de terrenos del barrio Lourdes, tras días de incertidumbre y espera por lo que pueda pasar con la decisión judicial por el desalojo de las familias, el referente social Emiliano Llorente se acercó al lugar y denunció “la falta de respuestas del Estado”.

 

En un comunicado titulado “Estado ausente” dijo que “ninguna familia de la toma tiene ganas de estar ahí, mañana y tarde quema el sol, en la noche pega el frio de la intemperie y se amanece empapado de rocío, ir a laburar con hambre, olor a humo de basura y cansancio, para volver a luchar por un pedacito de tierra donde vivir, donde criar a sus hijxs”.

 

Insistió en que “no quedó otra” dado que no hay “políticas públicas de viviendas, sin acceso a la tierra para los sectores populares después de un año de cuarentena que destrozo la economía del país”.

 

A partir de este punto cargó contra el Estado dado que no hubo respuestas: “ya lleva 5 días la toma y no se acercó un solo funcionario ni del Municipio, ni de Provincia, ni de Nación. Nunca mayor ejemplo que estos días para corroborar la ausencia del estado en los sectores populares”.

 

“No pueden dejar de lado el pragmatismo político, menos en un año electoral, no puede parar de pensar en que foto suma y cual no. No les interesa que más de 100 familias no tengan donde vivir, que lleguen a exponer sus vidas, las de sus hijos, que tengan que pasar por la peor de las situaciones para ser escuchados”.

 

Para cerrar, indicó que esta ausencia del Estado “la llevan adelante personas, personas que, a través del voto popular, fueron elegidos por el pueblo, pero se los puso ahí para ejercer funciones que no están cumpliendo. Espero que muchos no duerman tranquilos esta noche, como no van a dormir todas las familias del acampe cerró, con dureza.