Galli, el equilibrista

El perfil del intendente en su última conferencia: discurso moderado y medidas (otra vez) más duras que las provinciales. Las fichas en el Palacio de cara a las elecciones.


(Extracto del newsletter Volver a las Fuentes, donde se puede acceder y suscribir acá)

 

Navegar entre la tormenta de Juntos por el Cambio no es tarea fácil. Ezequiel Galli lo hace, pivoteando entre la moderación y ser más ortodoxo, más duro ideológicamente. Y por ahora, parece resultar victorioso en un mundo donde mantener un equilibrio no está para nada fácil.

 

Del Galli cercano a Patricia Bullrich y Mauricio Macri, a un Galli moderado, prudente en sus decisiones y con halagos a las gestiones oficialistas, sobre todo con la Provincia de Buenos Aires. Esta última semana vimos mucho del Galli moderado, a nuestro entender, el que más cómodo se ve y cómo mejor le sienta. Un dirigente que parece iniciar un estilo de vuelo propio en la bandada opositora.

 

Consensuó con nuestra estrella Carli Bianco las medidas, no se notó muy sorprendido por los cambios de la Provincia durante el fin de semana y pensó en la gestión más que la postura -insólita, por momentos- del ala dura del Pro (o Juntos por el Cambio).

 

En el medio, claro, tomó medidas sutiles para proteger el “bien preciado” por el Pro en esta guerra con el gobierno: sostener la presencialidad en las escuelas requiere mucho trabajo, y para ello no se debe caer de Fase 3. ¿Qué hizo el Intendente? Aulas Seguras, con un resultado más que positivo hasta ahora: no hubo contagio en todos los analizados.

 

¿El cierre de los gimnasios y el acatamiento pleno de la Fase provincial (sumado al “pasito más”) habrá sido una medida preventiva como lo sucedido a fines de marzo para no llegar a Fase 2 y ahí sí perder las clases? Es cierto, de todos modos, que tomar decisiones más duras le da buen resultado al Intendente, más allá de la responsabilidad ciudadana de acatar -o no- las medidas.

Al mismo tiempo, escuchamos una llamativa (y positiva) valoración al plan de vacunación, invitó a los vecinos a anotarse y señaló que “hay una gran parte de olavarrienses que ya fueron vacunados”. Eso es un halago directo a Axel Kicillof, en lo que pareciera ser una tregua que se muestra con gestos y diálogo permanente con Carlos Bianco.

 

De todos modos, es interesante ver a Galli en versión equilibrista: tiene intenciones de volver a ser intendente pero si no puede serlo, buscará tener lugar protagonista en el escenario político provincial; en paralelo juega con los “halcones y palomas” del espacio, y siempre sale airoso. De hecho, es uno de los dirigentes mejor valorados puertas adentro.

 

¿Será esa valoración la premisa para generar un buen acuerdo en el cierre de listas, algo que le fue esquivo durante varios cierres? Para ello hay nombres.

 

Robbiani o Galli

 

Cuando todo parecía que Hilario Galli era número fijo para la candidatura a senador provincial del espacio en la Séptima, fuentes municipales pidieron “no dejar fuera de carrera” al Secretario de Desarrollo Humano, Diego Robbiani, en la lista de posibles candidatos a ocupar dicho lugar.

Algunos incluso indicaron que “no sale de ahí” y se mencionó también que entre los dos se repartirían no sólo la candidatura sino también el destino de la Secretaría de Gobierno. Traducido, si Hilario Galli es el candidato y efectivamente llega a la legislatura bonaernese, Robbiani sería número puesto para ocupar la Secretaría de Gobierno.

 

Obviamente todo dependerá de los acuerdos en Juntos por el Cambio, los paracaidistas de otras secciones y las decisiones partidarias. Pero si se mantiene la lógica que ya hemos presentado tiempo atrás (Hilario Galli – Lucrecia Egger – ¿Alejandro Cellillo?) los dirigentes olavarrienses buscarán tener esa posibilidad, que prácticamente -salvo una catástrofe electoral- los depositaría en la Cámara de Senadores.

 

Ojo, esto es el “plan ideal”. Ya sabemos cómo es: habrá que ver qué pasa con el radicalismo (¿plantea interna también en la Séptima?) con el monzoísmo (si juega por dentro o por fuera de JxC) y otras líneas internas de Juntos por el Cambio como lo que pueda pasar con Dalton Jáuregui, vinculado al vidalismo. Es una lotería, pero personas para jugar hay, y muchas.

Protagonizando, la cartelería

 

En la semana, militantes del espacio que lidera Emilio Monzó volvieron a “copar” lugares con su nombre en la ciudad.

 

“Esto recién empieza” dijeron desde el espacio, con el objetivo claro de seguir instalando no sólo al ex presidente de la Cámara de Diputados como hombre a protagonizar las elecciones, sino como un espacio fuerte en la ciudad.

 

Un extracto

 

Estos temas, y otros más de la actualidad del ámbito político local, se publicaron en la edición de este domingo del newsletter Volver a las Fuentes –en esta edición, “Paso adelante y asoma el perfil propio” – que escriben semanalmente Alexis Grierson y Josefina Bargas.

 

La publicación es gratuita, sale todos los domingos a la mañana. La edición completa acá y la suscripción está abierta aquí.