Fuertes cruces entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio de cara a la Provincia

La sesión del Concejo Deliberante ha dejado intensos debates. El FdT cuestionó “la memoria” de la oposición para demandar y consultar a la gestión bonaerense.


La sesión del Concejo Deliberante se llevó adelante en formato virtual en la mañana de este jueves y en la primera parte con alrededor de una decena de expedientes tratados, se destacaron los fuertes cruces entre los bloques de Frente de Todos y Juntos por el Cambio en cuanto a demandas y consultas a la gestión bonaerense.

 

El tratamiento de solicitudes de mejoras para la Escuela Agraria que presentó Martín Lastape de UCR fue el marco de uno de los primeros planteos en ese sentido. El concejal expuso el pedido al Consejo Escolar para que se hagan mejoras en la infraestructura y también pidió al Municipio que se analice colocar cámaras de seguridad en el acceso.

 

La primera respuesta la dio la concejal Ines Creimer (FdT) quien señaló que “hay una reglamentación sobre cámaras en escuelas” aunque no descartó la posibilidad de que se coloque en esta ocasión afuera del establecimiento. En cuanto a las obras pedidas, consideró que la solicitud “no es pertinente” dirigirla a la gestión provincial, sino que debe dirigirse a “la UEGD, donde se establecen las prioridades de infraestructura escolar” dijo para señalar la importancia de la decisión local.

 

El pedido de obras para la Escuela Agraria terminó aprobado por mayoría, con el voto negativo de Frente de Todos y el apoyo de todos los demás bloques. En tanto, el pedido de colocación de cámaras se aprobó por unanimidad.

 

El cruce tomó mayor fuerza en dos debates impulsados por Juntos por el Cambio por gestiones por la localidad de Sierra Chica.

 

Ambos fueron presentados por el concejal Nicolás Marinangelli (JxC) sobre la construcción del hospital modular en la Unidad 38 y sobre la gestión para recategorizar como “subcomisaría” el destacamento policial de Sierra Chica. Ambos fueron aprobados por unanimidad.

 

Tras la presentación del autor de la iniciativa dela Unidad 38, por un lado Juan Sánchez (FdT) cuestionó el formato del proyecto y, por otro, Guillermo Santellán (FdT) consideró que el oficialismo “no deja traslucir su optimismo” en cuanto a la continuidad de los trabajos y añadió que “estamos seguros que esta obra se va a realizar”.

 

Luego Marinangelli presentó el pedido por la dependencia policial de Sierra Chica sobre lo que definió como un “reclamo histórico” y, adelantándose a los cuestionamientos que recibiría, destacó que “no se lo atribuyo al gobierno actual, o al anterior. Viene de hace muchos años. En su época lo presentó el concejal Juan Domingo Marinangeli, mi tío, la junta vecinal de Sierra Chica también”.

 

El concejal de JxC tomó en cuenta la amplia zona de patrullaje y prevención que debe atender el destacamento, el crecimiento poblacional de la localidad, las zonas rurales y mineras que se incluyen, y las necesidades que plantea la población carcelaria.

 

Mercedes Landívar (FdT) lanzó “parece que Cambiemos está comenzando a tener la memoria que perdió por 4 años”, en referencia al mandato de Maria Eugenia Vidal. Mencionó los expedientes tratados previamente y otros de la sesión anterior con demandas a la Provincia y señaló “son reclamos de años”.

 

Pidió “comparar si se les exigía a los ministerios de la misma forma que ahora” desde el bloque JxC y recordó “un compromiso que asumió el intendente y el q era ministro de Seguridad, (Cristian) Ritondo” para convertir en subcomisaría la sede policial. “¿Qué paso que no se concretó?” agregó.

 

En el cierre de su discurso, la concejal añadió que “asumimos el compromiso de darle seguimiento y que se concrete el pedido genuino que hay detrás de estas demandas”.

 

Marinangelli respondió: “no es momento de cuestionamientos en este pedido en particular sino trabajo en conjunto y que pueda salir. Yo lo vivo muy presente, vivo acá (en Sierra Chica). No quiero realizar una crítica a ningún gobierno en particular”.

 

En tanto, Lastape retomó el pedido que “en 2009 presentaron los entonces concejales de UCR Chacho Cavalieri y Franco Cominotto” y la misma solicitud que “en 2016 aprobaron los bloques Olavarría para la Victoria y UNA”, bajo distintas gestiones provinciales. “No se realizó. Vamos a seguir acompañando este pedido porque la comunidad de Sierra Chica lo necesita” subrayó.

 

Vacunación

 

Los cruces más fuertes se dieron en el tratamiento de la propuesta de Renovación Peronista para ampliar la vacunación contra el Covid a personal penitenciario y grupos de riesgo de los internos de las unidades carcelarias de Sierra Chica.

 

La autora de la iniciativa, Alicia Almada (RP) presentó la propuesta y agregó que también la Comisión Provincial por la Memoria pidió en las últimas horas la vacunación para los internos de las cárceles que pertenecen a grupos de riesgo.

 

También en el marco de los debates previos, la concejal señaló “es legítimo pedirle el gobierno cuando el gobierno es peronista” para aclarar que la demanda de su bloque era “desde un lugar constructivo”. Y detalló “le estamos pidiendo a nuestro propio gobierno un pasito más frente al Covid”.

 

En el marco del tratamiento de este proyecto destacó la necesidad de acceder a la vacunación de estos sectores, por un lado para sostener el desempeño laboral y, por otro, por el cumplimiento “del derecho a la salud” de las personas privadas de su libertad. Asimismo, enumeró los pedidos de otros sectores de trabajadores que en los últimos días expresaron numerosos sindicatos.

 

Almada hizo referencia a “una joven madre, personal del Servicio Penitenciario que falleció a raíz de haber contraído Covid” y también afirmó que “hemos recibido denuncias de personas que estaban con carpeta médica han sido convocados a trabajar porque no alcanza el personal” ante los contagios.

 

El proyecto de resolución estaba dirigido al Municipio y a la Región Sanitaria IX para “que le den prioridad” a los sectores propuestos.

 

Juan Mujica (JxC) adelantó que su bloque iba a proponer cambios: cambiar a un proyecto de comunicación, dirigirlo al Ministerio de Salud para incluir al personal penitenciario como prioritario y pedir al mismo organismo provincial información acerca de “por qué no se incluyó” a los privados de su libertad de riesgo en la vacunación.

 

Rápidamente, Germán Aramburu (RP) cuestionó “es otra cosa lo que plantea” y rechazó la modificación. También se quejó de que no se había planteado previamente este cambio. “La moción le quita la esencia” dijo Almada.

 

Se pasó a la votación y, por mayoría, quedó modificado con las propuestas del oficialismo local: lo votó JxC, Radicales en JxC y UCR. Las otras bancadas rechazaron, pero quedaron en minoría.

 

Sánchez comenzó con las críticas ante la maniobra que dejó de lado la propuesta inicial y consideró que se trató de “forzar el proyecto para que el autor diga lo que no quiere”. Lo siguió el concejal Aramburu quien reiteró que fue “un cambio sustancial” ya que “dejan afuera al Municipio” y sostuvo que JxC debió “presentar su propio proyecto”.

 

Santellán añadió: “hay una demostración de la fuerza que la verdad subvierte lo que se dice y lo que se pregona. Violentan instituciones, expresiones”. “Ustedes tienen todo el derecho a ejercer la mayoría, lo que no tienen es derecho a vulnerar el espíritu de sus pares, y eso es lo que hacen ahora” consideró.

 

Luego volvió sobre críticas expuestas por el plan de vacunación y el avance local para subrayar que “ningún integrante de este espacio se vacunó sin la debida regla, lo podemos decir y demostrar”.

 

 

Martín Lastape explicó las razones de su apoyo al cambio del proyecto: para poder garantizar la vacunación a esos sectores “el gobierno provincial debe incorporarlo como grupo prioritario”, con lo que consideró que la responsabilidad es provincia y no local. A su vez, demandó que se respondieran los pedidos de informe sobre vacunación aprobados en marzo y enviados a la Región Sanitaria IX. “Con esa información se estarían despejando las dudas” afirmó.

 

Tras nuevas intervenciones del Frente de Todos y de Renovación Peronista el proyecto se aprobó por mayoría con los votos de las mismas bancadas que habían apoyado la moción de modificación.