Tres años de prisión condicional para el acusado por la muerte de un joven en un siniestro vial

Es por la muerte de un joven de 18 años,  quien fue atropellado en Sierras Bayas. Además se le impuso una inhabilitación para conducir de 7 años.


En la tarde de este jueves culminó, al menos en su primera instancia el proceso judicial contra un joven olavarriense, a quien se lo acusa de ser el autor material de la muerte de Rodrigo Zurita, un joven de 18 años que falleció en agosto del 2019, a raíz de las gravísimas heridas sufridas tras ser impactado por un auto en el camino vecinal que une las localidades de Sierras Bayas y Colonia San Miguel.

 

Tal como se había narrado días atrás, las audiencias se llevaron a cabo por plataformas virtuales que fueron encabezadas por la jueza en lo Correccional local, la doctora Cecilia Desiata. Durante los últimos días declararon numerosos testigos y para la tarde de este jueves fue pautada la lectura de la sentencia de la causa contra Carlos Daniel Martinefsky, único acusado por los hechos.

 

 

Según quedó expuesto en el debate, todo sucedió alrededor de la 1.30 del 18 agosto, cuando el imputado guiaba un Volkswagen Bora con un dosaje de alcohol en sangre de 0,8 (cuando lo permitido es 0,5). “En tanto, por el mismo camino y en la misma dirección se desplazaban a pie,  tres grupos de jóvenes, alumbrando el camino con las linternas de los celulares”, se añadió en la resolución a la que tuvo acceso este portal.

 

En el detalle de los hechos se añadió que el auto iba a 97 km/h, “velocidad no precautoria en  atención al  consumo de alcohol y  la oscuridad reinante en el lugar”. En ese marco embistió no solo a Zurita, sino también a otra joven que sufrió diversas lesiones, delito por el que también se lo imputó a Martinefsky. Los hechos fueron tipificados como “homicidio culposo por la conducción negligente e imprudente de un vehículo automotor y lesiones leves culposas en concurso real de acciones”, encuadre con el que se llegó a la instancia de debate.

 

 

En la continuidad del escrito la jueza Desiata fue descartando cada uno de los elementos esgrimidos desde la defensa, entre ellos el testimonio de una joven que afirmó ser la conductora del Bora, algo que no solo contrastó lo dicho por testigos, sino que además tampoco coincidió con las pericias en torno al recorrido y maniobras realizadas por el Volkswagen.

 

Es por ello que el acusado fue hallado culpable de cada uno de los delitos en su contra, siendo ponderado como atenuante la ausencia de antecedentes penales y “el buen concepto del que goza”. Con ello fue condenado, por un lado, a la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional, período en el que deberá ceñirse a diversas pautas de conducta. Y, por el otro, se lo condenó también a una inhabilitación especial de 7 años para conducir.