Con la fuerte lluvia, vecinos de la toma del barrio Lourdes mostraron su dura realidad

Señalaron que mientras se encuentran alertas ante un posible desalojo, la lluvia y el frío los hace vivir los momentos más duros en el predio con epicentro en Grimaldi y Calle 11. 


La constante lluvia de este viernes mostró la cara más dura de la toma de terrenos del barrio Lourdes. Mucho barro, anegamientos y angustia que se suma a la incertidumbre por un posible desalojo fueron algunas de las variables que rodean a la treintena de vecinos que ocupan dicho lugar.

 

En diálogo con Central de Noticias, Belén, una de las vecinas delegadas, señaló que “no nos llamaron más del Municipio, solo pasan por acá y no se bajan a relevar, a ver cómo estamos, nada”.

 

 

Denunció que “solamente bajaron luego de que los filmemos con los celulares”.

 

Pidieron mostrar la dura realidad en la que viven con los terrenos llenos de agua, barro y sin respuestas: “llamaron a cuatro familias y somos 30, necesitamos que atiendan los reclamos o que nos dejen avanzar en la construcción porque así no se puede vivir”.

 

Cabe señalar que se mantiene la custodia policial a la espera de una decisión judicial que habilite un desalojo. Si bien se estimaba para este viernes, aún no se confirmó ninguna medida. Los vecinos adelantaron que se irán pacíficamente pero que “iremos a otro lugar” en reclamo de tierras para poder construir viviendas.

 

 

“Necesitamos respuestas, que los vecinos vean por lo que estamos peleando y cómo lo estamos haciendo. Que nos releven y vean la organización que tenemos” cerraron los vecinos.