Prisión preventiva para un joven acusado por reiterados hechos de violencia de género

Se le imputan media docena de hechos que tienen como víctima a su ex pareja. La medía había sido requerida por la fiscal Viviana Beytía.


En las últimas horas la jueza de Garantías Fabiana San Román convirtió en prisión preventiva la detención de un joven olavarriense, a quien se le sigue una causa judicial por reiterados hechos de violencia de género contra su ex pareja. La medida había sido requerida, precisamente, desde la fiscalía en Violencia Familia y de Género, la UFI 5, que lidera la doctora Viviana Beytía.

 

En resguardo de la integridad y la intimidad de las víctimas, ya que los hechos también avanzaron sobre otras personas del entorno más cercano, y en respeto del acuerdo firmado por este portal, es que no se expondrán mayores precisiones sobre los implicados. Lo que sí puede darse cuenta es que se trató de media docena de hechos que se registraron en cuestión de pocas semanas, entre mediados de enero y marzo de este año.

 

 

Según logró conocer Central de Noticias, todo se remonta al 17 de enero, cuando el acusado se presentó en el domicilio de su ex pareja y exigió la entrega de la pequeña hija que tienen en común. Ante la negativa de la madre comenzó a amenazarla no sólo de ocasionar destrozos en el lugar, sino también de matarla a ella y sus familiares.

 

La policía concurrió al lugar y consiguió que el hombre se alejara de allí, pero el hostigamiento siguió a través del teléfono, tanto con llamadas como a través de la aplicación WhatsApp. El asedio dio lugar a una medida de abrigo dispuesta desde el Juzgado de Familia 1, lo que igualmente no logró cesar con los intentos de comunicación y amenazas por parte del acusado, lo que dio lugar al inicio de varias actuaciones por “desobediencia”.

 

 

Tal como fue ratificado por la jueza Fabiana San Román, la acusación es por los delitos de “coacción simple”, “amenazas simples -tres hechos-” y “desobediencia -dos hechos-”, todo en concurso real de acciones y en contexto de violencia familiar de género.

 

Esto último, el contexto en el que fueron encuadrados los hechos, no es menor sino que es precisamente lo que da lugar a que pueden efectuarse medidas en contra del acusado, en este caso una prisión preventiva. Como se ha explicado en otras ocasiones, estos delitos por sí solos se traducen en figuras excarcelables, pero el hecho de haber sido enmarcados en contextos de violencia de género y familiar, a partir de acuerdos y convenciones  y una perspectiva de género, es lo que permite concretar detenciones y capturas con el único objetivo de resguardar las víctimas.