Ubaldo García: “Un brutal ajuste ha ocurrido en Olavarría”

El concejal del Frente de Todos dejó su análisis de los gastos de 2020 en Olavarría. Cuestionó la baja previsibilidad año a año, los “precios altos” y la baja inversión en obra pública.


El concejal del Frente de Todos, Ubaldo García, intervino en el debate por la Rendición de Cuentas 2020 después de las definiciones del oficialista Juan Mujica.

 

Tras señalar las “serias limitaciones” que tuvieron los ediles opositores para el análisis de los números definió que el año pasado “un brutal ajuste ha ocurrido en Olavarría en un momento donde la ciudad necesitaba más que nunca la presencia del Municipio”.

 

Se refirió al superávit primario de 132 millones que arrojó el balance anual y lo contrastó con el veto del intendente para la exención impositiva que se había impulsado para los comerciantes: “se negó esa posibilidad y hoy se demuestra que hubiese sido factible hacerlo” afirmó para agregar más adelante que “nos hubiese gustado que hoy tengamos una ayuda económica para los comercios, un ATP y un IFE local, que hubiese salido del Municipio”.

 

Interpretó que los ingresos municipales se vieron afectados con la pandemia y la situación económica, aunque en gran medida la Provincia suplió las pérdidas. “El Impuesto a la Piedra subió 23% y la coparticipación 25% en comparación a 2019. No cubren los índices inflacionarios. Pero sobre lo presupuestado, el Impuesto a la Piedra bajó de 60 millones y la coparticipación, 40 millones” señaló.

 

Con estos datos, el contador García concluyó que “el impacto de la pandemia son 100 millones de pesos”, monto que contrastó con los 81 millones de pesos que la Provincia cedió al Municipio como préstamo para afrontar sueldos entre abril y junio. “Se hizo cargo la Provincia de las pérdidas y atenuamos el problema de la pandemia” definió.

 

El concejal del Frente de Todos se refirió luego a los gastos en el área de Obras Públicas y apuntó que “el ajuste brutal ya se veía antes de la pandemia” en este caso al comprar lo presupuestado en 2019 con lo previsto en 2020 para esta área. Detalló las obras previstas con recursos propios por 50,6 millones de pesos. “Olavarría supo tener en gastos de capital 20% y el año pasado 4,10% del presupuesto fue la inversión en obras” se quejó.

 

En ese marco, se refirió al estudios de las contrataciones y los precios: “hay muchas situaciones difíciles de entender porque los precios que se pagan son caros” aseguró y señaló a modo de ejemplo los precios que se pagaron en productos como carne, cemento, membrana asfáltica, piedra y granza. En cada caso dio detalles de cuánto pagó el Municipio y el precio que se promocionaba al público minorista de cada uno, notablemente mayor lo que pagó el estado local.

 

Otro aspecto que analizó el concejal fue el gasto en personal donde cuestionó que se incorporaron 194 empleados aún a pesar de que se había paralizado la gestión en gran parte del año. “Se ve a simple vista el desorden administrativo del municipio” consideró para señalar que “66% de los gastos corrientes es sueldos, es significativo y sigue creciendo”.

 

En el cierre de su intervención García planteó que “el intendente y su equipo tienen que empezar a pensar en volver a establecer un nivel de obra que atienda al crecimiento natural de Olavarría. Es preocupante la ausencia del Municipio en la pandemia”.

 

Más gastos en la mira

 

Por su lado, Eduardo Rodríguez (Foro Olavarría – Frente de Todos) presentó un análisis comparativo de los ingresos y gastos entre 2019 y 2020.

 

Sostuvo que la reducción de inversión en Obras Públicas se debió a la caída en la recaudación del Impuesto a la Piedra en el segundo trimestre. “Se ha tornado una gestión despacho de cemento dependiente” definió y añadió que “el derecho de explotación de canteras debe destinarse a inversión pública”.

 

También planteó críticas respecto de los gastos de personal, del gasto en el servicio de recolección de residuos, el alumbrado público, seguridad y el área de cultura municipal.

 

Respecto del área de Salud, Rodríguez afirmó que “tampoco esta rendición muestra inversiones determinantes para enfrentar la pandemia, sí vemos aportes y donaciones”.

 

Asimismo, un apartado de su discurso lo dedicó a los fondos destinados a las delegaciones municipales donde señaló “falta de recursos para cumplir los trabajos públicos en las localidades”. Indicó que se destinaron en total 57 millones de pesos, lo que representó 1,4% de los ingresos corrientes, aún menor que la proporción de 2019.

 

“Los delegados y las delegaciones están olvidados” dijo y remarcó que “en 2020 no hubo inversiones públicas y los delegados andan mendigando recursos”.

 

En el último tramo, Rodríguez presentó un análisis desde “la perspectiva de el Derecho a la Ciudad”, en referencia al “usufructo equitativo de las ciudades dentro de los principios de sustentabilidad, democracia, equidad y justicia social”.

 

En ese sentido concluyó en que “el 2020 fue otro año con un gran déficit de la gestión en la construcción de un proyecto para todos los olavarrienses”.