Garantías dictó la prisión preventiva de los acusados por un violento asalto en el barrio Pueblo Nuevo

Se trata del hecho que se registró a mediados de mayo y en el que uno de los acusados fue baleado en el rostro.     


En las últimas horas la titular del Juzgado de Garantías local N° 1, Fabiana San Román, dictó la prisión preventiva de los dos hombres que se encuentran acusados por un violento asalto que se registró a mediados de mayo en el barrio Pueblo Nuevo, en una medida que había sido requerida por la fiscal que lidera esa investigación, la doctora María Paula Serrano de la UFI N° 4.

 

 

El hecho se registró en el mediodía del 16 de mayo, cuando una mujer y su hijo fueron atacados en un domicilio ubicado sobre Álvaro Barros al 1500, entre Piedras y avenida Ituzaingó, donde dos delincuentes armados habían logrado acceder a los fondos de la propiedad luego de treparse a los techos de un domicilio lindero, según narra una de la hipótesis centrales de la causa.

 

Ese relato que fue confiado a Central de Noticias da cuenta que la víctima habría sido abordada en la parte trasera del domicilio y fue su hijo el que oyó los gritos de auxilio y al ver esa secuencia tomó un arma y le disparó a uno de los delincuentes, que fue herido gravemente en el rostro. El restante, que ya se había apoderado de una suma de dinero en efectivo superior a los 30 mil pesos, intentó alejarse rápidamente de allí, pero fue interceptado por agentes del Comando de Patrullas a las pocas cuadras.

 

 

Los efectivos policiales no solo concretaron su captura, sino que además vieron cómo intentó desprenderse de un arma que habría buscado esconder en unas plantas situados sobre el ingreso a un complejo de departamentos, la cual fue recogida momentos más tarde por peritos de la División Científica de la policía Bonaerense.

 

Al ser identificado se estableció que se trataba de Diego Ibarra, quien hoy es el que atraviesa una situación procesal más compleja, ya que los estudios sobre el arma corroboraron que era apta por el disparo, por lo que además de la acusación por “robo doblemente agravado por su comisión con arma y escalamiento”, también afronta cargos por “portación ilegal de arma” y “coacción agravada”, precisamente por el empleo de arma.

 

 

El restante es Pablo Díaz, quien tras varios días de internación en el Hospital Municipal “Doctor Héctor Cura” pudo recuperarse, al punto de ya haber sido dado de alta y actualmente se encuentra detenido, pero acusado únicamente por el robo doblemente agravado. Vale destacar que ambos acusados se negaron a declarar cuando estuvieron frente a la titular de la UFI 4.

 

Ahora la novedad no está dada únicamente en que la jueza de Garantías Fabiana San Román acompañó el planteo de prisión preventiva, lo que prolonga la detención de los acusados hasta el juicio por el hecho, sino que además ratificó cada una de las imputaciones aludidas previamente.