La pandemia lejos de casa: El relato de tres olavarrienses

Sol, Gustavo y Federico, tres olavarrienses en diferentes partes del mundo, relataron sus experiencias. Nota de Agencia Comunica.


Por Luciana Pedernera – Agencia Comunica

 

Los síntomas más comunes son: fiebre, tos seca, cansancio, dolor de garganta, dolor de cabeza, diarrea, pérdida de olfato y gusto. Los repasás, pensás, te aislás, te hisopás, sos positivo, te volvés a aislar… Así pasaron 15 meses, en el caso de Argentina, con casi cuatro millones de contagios y más de ochenta mil muertes.

 

En diciembre llegó la vacuna, la luz de esperanza, y con ella pareció hacerse más tangible la idea de una “nueva normalidad” y una “pos-pandemia” y la pregunta es: “¿Qué hay después del coronavirus?”. Desde España, Denver y Portugal, tres olavarrienses comparten su experiencia de cómo es vivir la pandemia en otros lugares del mundo.

 

“Se empezó a ver la luz al final del túnel, pero todavía estamos en el túnel”, resumió Federico Stebelski sobre el escenario que por más de un año y medio llegó con la emergencia sanitaria que trajo al mundo la pandemia de coronavirus. Él se encuentra al otro lado del océano, en Madrid, España, donde de a poco todo vuelve a resurgir en una nueva realidad.

 

Palacio de los Deportes de Madrid, lugar en el que se vacunó Federico.

 

Sol Martínez se fue de Olavarría hace algunas semanas y pisó por primera vez el aeropuerto de Ezeiza para subir al avión que la llevó a Denver, capital del estado de Colorado, en Estados Unidos. “Al llegar me di cuenta que era una realidad totalmente distinta”, afirmó la joven sobre su experiencia en otro país en plena pandemia.

 

Desde Portugal el olavarriense Gustavo también contó su experiencia. Allí el 7 de marzo de 2020 comenzaron a hablar del coronavirus, 13 días antes que en Argentina. En aquel país, por “abril, mayo comenzaron a cerrar los negocios”.

 

Uno de los paisajes que disfruta Gustavo/Foto de archivo

 

 

En Madrid “lo peor de la pandemia ha pasado” afirmó Stebelzki, quien desde la ventana de su casa puede ver el horizonte de la ciudad, ese lugar que se robó muchos de sus pensamientos en los momentos más difíciles del confinamiento de los cuales manifestó que “este año y medio se ha hecho muy duro”.

 

En España el confinamiento se realizó por zonas sanitarias. En esos momentos se podía salir sólo a trabajar o a citas médicas “pero no para pasear”. En Portugal, los aislamientos para realizar la cuarentena se fueron realizando por barrio y durante los momentos más “crudos” de la pandemia toda la población realizó “home office”.

 

Sol en Denver

 

 

El protocolo de Martínez para llegar a Denver fue muy sencillo: hisopado con 72 horas de anticipación y en Estados Unidos no le pidieron “nada”. El barbijo sólo fue necesario para el avión, “al llegar me ponía el barbijo para salir y me miraban muy raro”, indicó la joven.

 

Sobre la presencialidad en las escuelas Federico Stebelski detalló que, en su país elegido para vivir, se comprobó que “los niños cumplían las medidas de higiene y se fue combinando presencialidad con virtualidad”. Lo mismo ocurre en el estado de Colorado, donde la escuela es uno de los pocos lugares que continúa controlando la temperatura al ingreso. Por su parte Gustavo indicó que desde el inicio de la pandemia, en Portugal la escolaridad ha sido virtual y se crearon las condiciones para que quienes no tenían acceso puedan sostener el “Home school”.

 

La llegada de las vacunas

 

Sol Martínez es la única persona de estas tres que compartieron sus vivencias que está inoculada. Una semana después de llegar a Denver se vacunó con Moderna “en un target que es una especie de shopping”. La olavarriense expresó que no fue necesario presentar ninguna documentación al momento de anotarse para recibirla y que tampoco tuvo síntomas con la primera dosis. El martes 8 de junio se dio la segunda dosis y expresó que “era como todos me dijeron: estoy en cama con fiebre, vómitos y dolor de cuerpo”.

 

En Portugal, “el plan de vacunación esta retrasado” explicó el olavarriense que vive con su familia allí, pero a su vez detalló que eso no generó conflictos en la población debido a que las autoridades “no prometieron determinada cantidad de dosis, como ocurrió en Argentina”. Además añadió que en el caso de la Unión Europea, todas las decisiones se toman en conjunto.

 

Sol con su certificado cuando recibió la primera dosis de la vacuna

 

En el caso de España -donde se están aplicando vacunas de Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Johnson-, de los 47 millones de habitantes cerca de 33% de la población recibió la primera dosis mientras que el 20% completó su plan de vacunación. Stebelski sostuvo que “los primeros meses son los más duros” para la vacunación. En enero, febrero y marzo se aplicaron “8 millones de vacunas y en abril solamente, unos 8 millones”, y en “junio” recibió su turno y se aplicó su dosis en el Palacio de los Deportes de Madrid.

 

Con un funcionamiento positivo del plan de vacunación, “de cara al verano las mascarillas pueden dejar de ser obligatorias”, estimó el olavarriense sobre lo que podría ocurrir en España en las próximas semanas.

 

Federico a la espera de su primera dosis de la vacuna.

 

 

En este país están permitidos los encuentros familiares con ocho personas si la reunión es al aire libre y seis si es adentro. “Se han reanudado bodas, bautismos, pero con aforo, terminan invitando al círculo más íntimo”, señaló y agregó que “todo lo que abrió es con control de aforo, lo mismo con el metro, si hay mucha gente adentro bloquean las entradas”.

 

En Denver solo piden barbijos en espacios cerrados detalló Martínez, pero hay lugares en los que se “está implementando no utilizarlo más”. Aunque extraña a los suyos expresó que a kilómetros de su hogar en otro contexto totalmente distinto se “olvidó” del Covid.