Un estudio bonaerense destaca “alta protección” de la primera dosis de la vacuna AstraZeneca

Se hizo en base al análisis de datos obtenidos de VacunatePBA, el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud (SNVS) y el sistema de gestión de camas (SGC). “Es una eficacia altísima” definió el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak.


Un estudio realizado por el Ministerio de Salud bonaerense determinó que la primera dosis de la vacuna AstraZeneca “otorga una alta protección contra las infecciones por SARS-CoV2” entre la población de entre 60 y 79 años.

 

Según se indicó en el trabajo que dio a conocer este martes la cartera sanitaria, “para la prevención de casos confirmados la efectividad fue del 86%, para internaciones del 95% y para muertes del 96%”.

 

“Es un trabajo que realizamos desde el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires” indicó el viceministro Nicolás Kreplak en la conferencia de prensa sobre la situación sanitaria en la que también estuvo el gobernador Axel Kicillof. Recordó que ya se realizó un estudio similar sobre la vacuna Sputnik.

 

 

Destacó que “encontramos resultados entusiasmadoramente buenos” al tiempo que explicitó los resultados y enfatizó “es una eficacia altísima, observamos un mejor desempeño que los publicados en los estudios de fase 3”.

 

Desde el Ministerio que conduce Daniel Gollan se destacó que los resultados “incorporan evidencia a la implementación de la estrategia de retrasar la segunda dosis en países que enfrentan escasez de vacunas”.

 

El estudio se hizo en base al análisis de datos obtenidos de VacunatePBA, el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud (SNVS) y el sistema de gestión de camas (SGC) e incluyó a 4.497.397 personas, de las cuales 49.065 tenían entre 60 y 79 años, eran residentes en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y cumplían con los requisitos de haber recibido sólo una dosis de la vacuna previamente al 31 de marzo y no haber recibido la segunda dosis hasta el 1 de mayo; y no haber sido previamente diagnosticados para Covid-19.

 

En el informe se especificó que “una vez seleccionado este grupo, denominado ‘Vacunados’, se procedió a realizar una búsqueda para identificar a los no-vacunados con características similares de edad, género, presencia de comorbilidades y región, no habiendo recibido los mismos ninguna vacuna hasta el 1 de mayo”.

 

 

Se apuntó que entre los 21 y 40 días luego de aplicada la primera dosis de AstraZeneca se obtuvo el número de casos confirmados por PCR+ o test de antígeno para SARS-Cov2, internados y muertos por Covid-19.

 

De esta manera, para el grupo de vacunados la proporción de casos confirmados fue del 0,304% (149), de internados 0,016% (8) y de muertes 0,012% (6).

 

En cambio, para el grupo de no vacunados fue del 2,069% (1.009) en casos confirmados, 0,299% (146) en internaciones y 0,334% (163) en muertes, demostrando una incidencia superior en todos los eventos.

 

“Para la prevención de casos confirmados la efectividad fue del 86%, para internaciones del 95% y para muertes del 96%”, se señaló.

 

Entre las conclusiones del trabajo, se puso de relieve que la investigación “muestra el efecto en la vida real de la primera dosis de la vacuna AZ, indicando que una dosis otorga una alta protección contra las infecciones por SARS-CoV2 confirmadas por laboratorio, hospitalizaciones y muertes por COVID-19 en la población vacunada entre 60 y 79 años”.

 

“Este efecto fue similar, sin diferencias significativas, en todos los subgrupos de edad y según presencia o no de comorbilidades”, se agregó desde Salud.

 

Se sostuvo además que los datos “incorporan evidencia a la implementación de la estrategia de retrasar la segunda dosis en países que enfrentan escasez de vacunas”.

 

“La estrategia aporta una mayor cobertura permitiendo llegar a una mayor parte de la población vacunada con una sola dosis”, concluyeron desde el Ministerio de Salud.

 

Fuente: Agencia DIB