El MTE se manifestó en Olavarría y pidió por la aprobación de la Ley de Envases

Realizaron una manifestación en el Paseo Jesús Mendía. Yesica Semanyszyn, vocera de los trabajadores, explicó los alcances del proyecto de Ley y la situación en el país y la ciudad. 


En la mañana de este martes, trabajadores y trabajadoras de la Cooperativa Viento en Contra, dentro del MTE, realizaron una manifestación en el Paseo Jesús Mendía para pedir por el tratamiento y sanción de la Ley de Envases, que busca regular el uso en la producción de productos.

 

Mientras realizaban la separación de residuos en el Paseo, y promotoras de la Cooperativa dialogaban con vecinos acerca del proyecto y la intención de la Cooperativa, la integrante y vocera de los compañeros cartoneros, Yesica Semanyszyn, dialogó con los medios acerca del proyecto y de la situación nacional y local.

 

 

Esta movilización “se realiza en todo el país para darle una vuelta de hoja al sistema de reciclado del país. Lo que se busca con la Ley de Envases es darle definitivamente una solución al problema ambiental y al problema de inclusión social que tenemos los recuperadores en todo el país”.

 

Actualmente, “la Federación de Cartoneros tiene un registro de 150 mil compañeros del MTE, trabajadores que están en la calle con los carritos, en los centros verdes reciclando, preparando los materiales para ser vendidos. Este registro hace que tengamos la necesidad de que se resuelva esta Ley, que se presente en el Congreso y salga resuelta. Sería la responsabilidad extendida de los productores. Cada productor debe hacerse responsable por los productos que presenta en el mercado”.

 

 

Se aclaró, en tanto, que no se busca cobrar el tributo al fabricante del envase, sino “al productor de cada producto. Tiene un destino final a góndola para consumición final”. El objetivo “es que se legisle una Tasa que no es tributaria, es ambiental. Va desde el 0,6% de la Canasta mínima hasta no más de un 3% como máximo en el precio final del producto a consumir”.

 

Lo que se recaude de la tasa ambiental “sería administrada por los Municipios, que tiene un sistema de gestión local, y se le exigirá desde el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable que cada Municipio deberá presentar un plan de inclusión social y un sistema de gestión local organizado para que se recicle más material de los residuos urbanos y a su vez disminuya el impacto ambiental negativo”.

 

 

Explicaron que el sistema regulador es la AFIP, y además “los Municipios cuentan con un presupuesto nacional del Ministerio de Ambiente. Todo ingreso que salga de este Ministerio iría a parar a los Municipios con el fin de mejorar la calidad de vida y darle legalidad al trabajo excluido, sumado al reconocimiento social a los compañeros que realizan la higiene social. Las cooperativas se han organizado para que este material no vaya ni a entierro ni a basurales a cielo abierto”.

 

Justamente, nuestro país tiene más de 5 mil sitios para recolectar residuos, situación que “genera importante contaminación. Ahí van materiales patogénicos, hay familias que viven en esas condiciones hace años. Chicos si pueden van a la escuela, pero durante años se van formando en esos lugares. Conocemos mujeres con problemas como cáncer, que generan estos materiales patogénicos”.

 

 

En este punto, pidieron un mayor “compromiso del Municipio para con los trabajadores y los recuperadores. Cuando el vecino saca la bolsita, ese material pasa a ser municipal. Hay muchísimo por hacer”.

 

Otra advertencia que observaron desde la Cooperativa, en tanto, es que si bien “el verdadero cartonero es el que laburó en la calle con residuos”, con la desocupación, la pandemia y la crisis laboral “tenemos nuevos compañeros a modo de querer llevar materiales porque no les alcanza con el sueldo. La idea es reforzar que esos compañeros se sientan parte de su sector y no tener una clase cartonera recuperadora inmensa, porque otros sectores no le dan el lugar que se merecen” cerró.