Accidente o siniestro vial ¿Cuál es la diferencia?

A diario vemos noticias de eventos viales que no siempre son abordadas en forma responsable, ¿qué es un accidente y qué es un siniestro? ¿Por qué es importante utilizar la terminología técnica? Cómo los medios de comunicación pueden colaborar en mejorar la conducta vial.


Por Marcos Pascua (*)

A diario vemos como distintos medios hacen referencia al mismo evento vial, mientras algunos deciden llamarlo siniestro, otros eligen la palabra accidente usando una y otra en forma indistinta como si fueran sinónimos, veamos que significan cada una y cuando se puede usar una u otra.

Al hablar de siniestro hacemos referencia a un hecho que puede prevenirse, y es evitable. Son sucesos predecibles, donde lo que provoca determinado hecho es causal, es decir, existe una causa evitable que lo provoca. Ahora, veamos cómo se define al accidente.

En el caso del accidente estamos haciendo referencia a un hecho azaroso o fortuito, una situación o hecho de fuerza mayor o inesperada, que no podemos controlar, estos se dan de manera casual.

En resumen, si se puede evitar no es un accidente. Vamos a verlo con ejemplos.

  • Si un vehículo impacta con otro en una intersección debido a que no llegó a frenar por venir con exceso de velocidad, es un siniestro. La causa: el exceso de velocidad.

  • Si en un auto se trasladan cinco personas, donde quien conduce lo hace en estado de ebriedad y además con exceso de velocidad, no es un accidente.

 

¿Qué otras causas pueden generar un siniestro?

  • Falta de señalización, iluminación o pavimento en mal estado.

  • No utilizar elementos de seguridad (cinturón, casco).

  • Conducir utilizando el teléfono celular.

  • Manejar en estado de ebriedad.

  • Manejar sin haber descansado lo suficiente.

  • Sobrepasos indebidos.

 

Prácticamente, el 90% de los siniestros se producen por causas humanas, el restante 10% se producen por causas de la vía o el estado del vehículo, que también dependen de los humanos, en consecuencia, gran parte de las colisiones que vemos a diario son siniestros viales.

¿Por qué es importante utilizar los términos correctamente? Porque si usamos la palabra accidente para referirnos a un siniestro, de alguna manera estamos haciendo responsable al destino de lo que pasó, como si el hecho fuera algo que simplemente ocurrió y nada se pudo hacer para evitarlo, como si se hablara de un tornado o un tsunami. Hablar de siniestro en cambio, corre el foco de análisis y hace hincapié en la responsabilidad de las personas, de alguna manera nos hace reflexionar sobre nuestra conducta vial y es allí donde se encuentra la importancia de usar los términos adecuados.

Además, la publicación periódica de las causas de los siniestros por las dependencias correspondientes también colaboraría en la construcción de una cultura vial un poco más responsable.

Me veo en la necesidad de aclarar (ante una posible mala interpretación del contenido de esta columna), que usar la terminología adecuada en el abordaje de las noticias no va a erradicar todos los siniestros viales, pero si puede invitar a reflexionar a quienes consumen las crónicas viales sobre la responsabilidad que cada uno de nosotros y nosotras tenemos cuando compartimos el espacio vial y eso ayudaría un montón.

 

Y recuerden amigues, si se puede evitar, no es un accidente.

 

(*) Ingeniero Civil – Tesista en Seguridad Vial – Promotor Comunitario de Seguridad Vial.