Paso a paso: Cómo no ser víctimas de la nueva estafa con la vacunación contra el Coronavirus

El fiscal en Delitos Informáticos, Lucas Moyano, explicó de qué se trata esta nueva modalidad delictiva y cómo poder eludirla. Los detalles.


“Ser más desconfiados”. De esa manera podría resumirse, a grandes rasgos, los consejos y tips compartidos por el doctor Lucas Moyano, fiscal en Delitos Informáticos, ante una nueva modalidad delictiva que preocupa y que ya ha generado mucho temor y dolores de cabeza tanto en la ciudad como en la región, ya que los intentos de estafas han sido reiterados, según logró conocer este portal.

 

Es por ello que desde Central de Noticias se contactó al funcionario judicial olavarriense para hablar acerca de este nuevo tipo de estafa que se focaliza sobre la aplicación WhatsApp. Como ha sucedido meses atrás con el IFE, presuntos corralitos o medidas en torno al dólar, ahora la coartada es el plan de vacunación contra el coronavirus y, particularmente, con la aplicación de la segunda dosis.

 

 

Si bien han sido varias las aristas de debate y abordaje en torno de la vacunación, desde hace ya algunas semanas la polémica ha girado en torno a la tan mentada segunda dosis, entre las denuncias de demora y las políticas orientadas a avanzar, en cambio, en el incremento de personas inoculadas con la primera dosis. Lo concreto es que a los delincuentes poco y nada le importa esa situación, ya que se aprovechan de esa confusión y sobreinformación para engañar a las víctimas.

 

“Te hacen creer que tenés el turno para la segunda dosis, o más bien una encuesta”, expresó Moyano, arrojando detalles acerca de cómo es el primer contacto que llevan adelante los delincuentes. En esa conversación el presunto o falso operador va obteniendo información precisa acerca de vínculos y contactos para luego llegar al momento clave de la estafa que es cuando intenta quedarse con la cuenta de WhatsApp, algo que jamás mencione pero que lo hace mediante el pedido de un número que van a enviarle por SMS o mensaje de texto.

 

 

Ese número, en cambio, es el código de verificación que pide WhatsApp cuando se inicia por primera vez la aplicación. Al darse todo durante la misma llamada la víctima no chequea el origen del mensaje, más aún porque todo sucede tal como lo va refiriendo el delincuente. El dato a tener en cuenta es que no sólo un desconocido se apropió de la cuenta, sino que además automáticamente se bloquea la cuenta del damnificado.

 

A partir de allí los delincuentes escriben a los contactos pidiendo una ayuda de dinero producto de un accidente o situación particular, apelando a personas que nada tuvieron que ver con el engaño inicial pero que son las reales víctimas en cuanto al perjuicio económico, ya que se les envía un link al que le pueden remitir esa ayuda, tratándose casi siempre de familiares o personas el vínculo  más cercano.

 

Moyano reveló que también se han dado casos de delincuentes que toman una foto y que se crean una cuenta con otro número, aduciendo una pérdida o cambio de línea, para luego también pedir ayudas económicas a los contactos. “Hay que adoptar medidas de prevención”, enfatizó.

 

Mientras más demore la llamada inicial más chances de nuevas víctimas pueden darse. Inclusive, culminada la comunicación, todo dependerá también del manejo tecnológico que la víctima tenga para poder recuperar su cuenta de WhatsApp y así poder evitar el avance de los delincuentes. El fiscal en Delitos Informáticos reveló también que ha habido casos en los que “se hacen pasar por soporte técnico  de WhatsApp y también te solicitan el código que te acaba de llegar, la excusa es por movimientos ajenos a la cuenta”, explicó.

 

“Los criminales aprovechan la oportunidad, hay que tomar conciencia de estos peligros”, subrayó y pidió a la par que se mantengan los cuidados sobre las otras modalidades Cuentos del Tío que aún persisten, la mayoría de ellas vinculadas con el denominado “phishing” mediante el envío de links adjuntos que dirigen a páginas en las que se roba toda la información.

 

 

“Mi principal consejo es pedirle a la gente que adopte la verificación de dos pasos en todas sus cuentas, esto permite es que la plataforma verifique que el usuario sea el propietario de la cuenta, ya sea con otro código, o con datos biométricos”, añadió a medida que daba cuenta que este tipo de estafas han aumentado en un 3 mil por ciento en Latinoamérica y que la modalidad de hacerlo mediante WhatsApp no es nueva, sino más bien la más utilizada en los últimos tiempos.

 

A partir de allí también buscan llegar a cuentas adjuntas o vinculadas. “Los abanicos delictivos que se pueden abrir son muchos, le estas dando acceso a tu intimidad. Por ello otro consejo que doy es no utilizar siempre la misma clave para todas las cuentas. Hay que adoptar medidas de seguridad e higiene digital, ser más desconfiado en definitiva. Somos tan vulnerables como el grado de conciencia que tengamos de los peligros en la red”, concluyó.