Paritaria: tras una asamblea en el Hospital los municipales endurecen las medidas

Los trabajadores municipales se reunieron en el estacionamiento. Al quite de colaboración sumarán recorte de horas extra. Se detallaron la última oferta del Municipio y la contrapropuesta del sindicato.


Este martes se llevó adelante la asamblea del Sindicato de Trabajadores Municipales en el predio del Hospital Municipal de Olavarría. El encuentro tuvo lugar en el estacionamiento del centro de salud en el marco de la negociación paritaria y contó con importante asistencia de trabajadores.

 

La conducción del sindicato enfatizó las medidas de fuerza ya definidas y pidió a los trabajadores “ingenio” para “tomar medidas que molesten al Municipio”. Al quite de colaboración que ya se aplica, se sumará el recorte de horas extra.

 

José Stuppia abrió la jornada con un discurso en el que repasó los “60 días de negociación”, con propuestas y contrapropuestas, y resaltó que tras el último encuentro de la semana pasada, el Municipio aumentó su oferta a 45% de suba salarial anual.

El Sindicato mantiene su pedido de 48,5% anual, de que “el aguinaldo vaya con un 35% de suba” y de que la escalada de subas alcance diciembre con 41% de aumento salarial.

 

Justamente, el debate central entre las partes pasa actualmente por los plazos de los incrementos: “todavía para nosotros es una propuesta que no nos satisface” subrayó el secretario general.

 

En ese marco dio a conocer en detalle la oferta del Municipio expresada en el último encuentro. La lectura estuvo a cargo del secretario gremial Hugo Scorolli.

Consistió en la suba de 8% en el sueldo de abril, 12% con base de julio para incorporar al mes de agosto. “Pero acá hay una pequeña trampita” advirtió al señalar que los haberes de agosto se cobrarían en septiembre. La propuesta continúa con los porcentajes previstos desde noviembre hasta abril de 2022 donde se alcanzaría 45%.

 

La comisión negociadora dio a conocer su contrapropuesta: buscan llegar a diciembre con un aumento acumulado de 41% y completar entre enero y marzo del año próximo lo restante para cerrar el año paritario con suba de 48,5%.

 

En el corto plazo, el pedido es de aumento de “12% sobre la base de mayo a partir de junio. Esto sería sumado al 8% que ya nos dieron. Y era lo que queríamos de entrada” expresó para pasar a detallar los porcentajes mensuales que se solicitaron.

A esas demandas sumaron la exigencia de horas extra para liquidar el aguinaldo, un bono de 5 mil pesos en agosto y otro de 15 mil pesos en diciembre, además del premio anual (presentismo) de 15 mil pesos, y pases a plantas y más detalles vinculados con pedidos de áreas específicas de trabajo.

 

Stuppia añadió detalles de lo sucedido en la mesa de negociación a partir de la incorporación de nuevos empleados y cuestionó que el Ejecutivo “nunca mostró voluntad de querer acordar”. En ese marco se refirió a las medidas ya en marcha, como la “quita de colaboración” en distintos sectores y añadió la suspensión de horas extra.

 

“Miedo hay que tenerle a Dios, de ahí para abajo a nadie” cerró Stuppia su intervención.

Luego habló el secretario de Finanzas, Marcelo Díaz, quien en duros términos cuestionó la respuesta del Ejecutivo a las demandas: “el intendente se caga en nosotros, no les estamos pidiendo nada, necesitamos sangre, sangre de las bases”.

 

Otra de las integrantes de la comisión negociadora, Marisa Luna, resaltó que “esta conducción va al frente, no tenemos miedo. No queremos migajas para los trabajadores, nuestra parte la pusimos en la pandemia. Le pedimos que quiten la colaboración, que se sienten y sean firmes”.

 

Finalmente, con la votación unánime de los presentes se definió sumar el recorte de horas extra al quite de colaboración que se aplica a modo de protesta.