Inauguraron la oficina regional del Ministerio de Mujeres de la Provincia de Buenos Aires

Participaron referentes del Ministerio de Mujeres de la Provincia y se descubrió un mural en el marco del Programa “Ellas no fueron pintadas”.


“Cuando hay movimiento social, colectivos sociales y demandas, se deben plasmar en gestión para dar las respuestas”. Así se proclamó en la tarde de este martes Estela Díaz, la ministra de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual quien en el cierre de la visita a nuestra ciudad tomó participación activa de la inauguración de la Oficina Regional de esa cartera, que a partir de hoy tendrá su espacio en la sede de la Delegación local del Ministerio de Trabajo ubicada sobre Coronel Suárez al 3000.

 

 

Hasta allí se acercó un importante número de personas entre las que pudo verse a referentes y representantes de varias instituciones, partidos y entidades, además de funcionarios tanto del plano local, como regional y nacional. Varias de ellas también con un rol activo en lo que ha sido el arribo a Olavarría del plan Acompañar, que durante el inicio de la presente semana asistió a mujeres y disidencias en la sede del Centro de Empleados de Comercio, como por ejemplo la coordinadora regional del ministerio Hosanna Cazola y la subsecretaria de Políticas contra las Violencias por Razones de Género, Flavia Delmas.

 

Entre las presencias destacadas también pudo verse a la Directora Provincial de Planificación y Gestión Comunicación, Lucia García Itzigsohn, y a la Coordinador de la Unidad de Políticas Transversales, Lidia Fernández, además de integrantes del Gabinete del Ministerio de Mujeres, tanto de Nación como Provincia. A la par, también se acercaron y fueron parte de los oradores del evento referentes del Ministerio de Trabajo bonaerense, de la talla del Director Provincial de Delegaciones Regionales y de Empleo, Miguel Funes, y Raúl Calamante, coordinador regional del ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, quien es además referente de Suteba y la CTA bonaerense. Asimismo, también pudo verse a las concejalas olavarrienses Mercedes Landívar e Inés Creimer, además de la diputada nacional Liliana Schwindt y Florencia Juárez, directora de Políticas de Género de la Municipalidad. También se acercaron diversas organizaciones, tales como Nuestra América, Movimiento Evita, Red Puentes.

 

 

En la ocasión fueron varios los oradores y fue precisamente Estela Díaz quien puso el acento en la importancia no sólo de este nuevo espacio, sino también del programa Acompañar del que tomaron parte decenas y decenas de olavarrienses. “Estos operativos los estamos haciendo en todo el país y la afluencia de personas es muy importante”, señaló la funcionaria, quien no ocultó su preocupación acerca de la vulnerabilidad y la falta de empleo para mujeres y disidencias.

 

 

En ese sentido, enfatizó que “el tema que tiene que ser prioritario es trabajo, trabajo y trabajo. Trabajo y producción. Pero hoy trabajo y producción, y trabajo con derechos, es lo que nos es esquivo para nosotras. El trabajo con derechos, el trabajo con igualdad, que ese sea el eje cada vez más presente en el conjunto de la política de gobierno. No hay mejor política social, de inclusión, que el trabajo”, subrayó. En ese apartado incluyó también la política dispuesta reciente desde Anses de reconocer a las mujeres los años de cuidados de sus hijos para poder jubilarse, algo que catalogó como “histórico” y revolucionario”.

 

“Ellas no estaban pintadas”

 

La ocasión sirvió además para descubrir un mural realizado por la Colectiva Artemisia, integrada por las artistas Rosana Farana, Antonia Ayesa, Natalia Schumacher y Josefina Bilbatua. Además de presentarlo, funcionarios y referentes dejaron su marca en la obra.

 

 

Rosana Farana habló ante los presentes y explicó que la inspiración y también el objetivo fue representar “mujeres de nuestra ciudad, pero también buscando lugares comunes en torno a todas las ciudades que conforman la región séptima”. “Vimos muchas conexiones, cuestiones vinculadas a los saberes ancestrales, a los roles de las mujeres originarias”, completó.

 

 

“Cómo se van tejiendo las redes que unen generaciones a partir de prácticas culturales cotidianas”, continuó y utilizó precisamente una analogía con el arte del tejido para hilvanar lo hecho con los conceptos de la antropóloga argentina Mariana Chávez para explicar “cómo la cultura es una trama de tejidos simbólicos que nos sustenta pero que a su vez vamos construyendo y descontruyendo constantemente”, señaló.

 

 

“Haber transitado este proceso de 4 meses de trabajo, fue espectacular. Haber construido esto en un proceso de tanta enfermedad es un motivo más que valioso”, concluyó Josefina Bilbatua.