Alberto en Olavarría: La gestión de la pandemia y la fuerte crítica a la oposición

El Presidente Alberto Fernández, tras pedir disculpas, habló de la Zona fría para Olavarría y de todos los proyectos llevados adelante por el gobierno en pandemia. “Basta de miserabilidad. Se puede mentir mucho a algunos, pero no se puede mentir a todos todo el tiempo” dijo.


Fue un discurso largo, de repaso, que intentó opacar el pedido de disculpas por la foto en Olivos que destapó fuertes cuestionamientos. Hubo pasajes interesantes, pero por sobre todas las cosas, una crítica dura hacia la oposición, que se animó a pedirle juicio político.

 

Tras el pedido de disculpas, el presidente Alberto Fernández arrancó el repaso rápidamente: “hemos sido capaces como gobierno de poner de pie un país que estaba arrodillado en todo sentido. No existía Ministerio de Trabajo, de Salud, de Ciencia y Tecnología. Algunos creían que en la universidad pública uno caía. Y con ese discurso uno se conformaba”.

 

Apuntó contra María Eugenia Vidal, “una gobernadora se jactaba de no inaugurar más hospitales. En esta misma provincia se cerraron escuelas. Vivíamos en un país donde nos informaron, en un minuto treinta, cómo tomaban un crédito del FMI”.

 

Por la pandemia “tuvimos que terminar hospitales que quedaron sin terminar. Los terminamos en tiempo récord, que nos corría la pandemia. Lo mismo hicimos con muchos hospitales de todo el país. También los hospitales modulares”. Por ello, “conseguimos que quien se enfermara no padeciera la falta de atención de salud. Nadie se murió porque no tuvo respirador ni cama, nadie”.

 

También valoró como logro del gobierno la solución de la deuda externa con los privados: “se jactaban que sacaron un crédito a 100 años, de la época de Rivadavia que no se veía algo así. Con el acuerdo ahorramos a los argentinos 37 mil millones de dólares”.

 

Zona Fría

 

Ya metido en el proyecto de Zona fría (aunque en el medio hubo algún que otro repaso más) señaló que “logramos desdolarizar las tarifas y sostenerlo sin aumentos”.

 

“Es cierto que nos cuesta subsidios, pero dejamos de escuchar ‘tuve que elegir pagar el gas o comprar remedios’ ‘cenar o pagar la luz’. Ese temor de la gente que tuvo que enfrentar del 1000, 2000, 3000% de aumento, que ahora desapareció. Empezamos a hacer previsible la vida de los argentinos y argentinas. Todo esto pasó en pandemia”.

 

Aprovechó a mencionar una medida sancionada hace poco tiempo: “no lo dije en campaña, porque no sabía cuan fácil iba a ser. Pero el que me precedió se llenó la boca de que había que eliminar el Impuesto a las Ganancias. Yo no lo dije, pero lo hicimos”.

 

Por la Ley de Zona Fría, “Máximo tomó aquella idea, lo trabajaron juntos con Liliana, con José Luis Ramón, hicieron el esfuerzo con Sergio para juntar la mayoría necesaria que hoy ocurre. Y ocurre eh, porque no hay mayoría en diputados. Agregamos siete provincias. No hicimos distinción política, en Mendoza gobierna la oposición. Mi problema no es el gobernador, mi problema son los mendocinos, que quiero que vivan mejor dijo, ante el constante aplauso de los presentes.

 

“Basta de miserabilidad”

 

Siguió la línea vinculada a la gestión de la pandemia, y en el medio de las medidas repasadas “salimos a buscar vacunas, a un mundo donde 10 países concentraban la mayoría de las vacunas. Y fuimos a Oxford, a Rusia, a Estados Unidos, hablé con todos. Pero la campaña era que esto era un negocio. Lo que estábamos haciendo era traer salud para nuestro pueblo. Eso hicimos”.

 

“Respetamos la diversidad, siempre. Nadie ha sido proscripto, a nadie se persiguió por esto. Yo no llamé y metí preso a un dueño de un canal. Resulta que el autócrata soy yo y los republicanos son ellos. Hasta se profugan antes de dar explicaciones” agregó, ya con mucha dureza hacia la oposición.

 

Destacó que su lema desde el inicio fue que “primeros están los últimos, ampliamos la Tarjeta Alimentar, la Asignación Universal, el IFE a millones de argentinos que nadie sabía que existían. Nadie sabía quiénes eran, ni de qué trabajaban”.

 

“Basta de miserabilidad. Se puede mentir mucho a algunos, pero no se puede mentir a todos todo el tiempo”.

 

Finalmente, habló de lo que viene por delante y sus prioridades. “los comercios e industrias que cerraron en pandemia tienen el primer número para ayudarlos, como los jóvenes que quieren recuperar el tiempo en el que estuvieron encerrados. Yo no me hago el distraído”.

 

Citando el lema de campaña “la vida que queremos” dijo que “como un pueblo maravilloso, yo sé que nos vamos a volver a levantar” cerró.