La Cámara Federal de Casación absolvió a los hermanos Méndez, condenados por el crimen del “Negro” Moreno

La subsecretaría de Derechos Humano de la Provincia catalogó el fallo como un “grave retroceso en el juzgamiento de civiles por crímenes de lesa humanidad”.


“Grave retroceso en el juzgamiento de civiles por crímenes de lesa humanidad”. De esa manera se titula un artículo que en las últimas horas fue difundido por la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, desde donde se dejó planteada la “disconformidad” con respecto a la decisión tomado desde la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, que absolvió a los hermanos Julio y Emilio Méndez, condenados en 2012 por su participación como cómplices del secuestro y asesinato del abogado laboralista de Olavarría, Carlos Alberto Moreno en 1977. 

 

 

“Con esta decisión, que replica el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de diciembre pasado, la justicia federal plantea un doble estándar respecto del juzgamiento a civiles acusados por su participación en la comisión de crímenes de lesa humanidad”, se planteó desde el organismo bonaerense. “Esta resolución implica un límite en el juzgamiento de estos delitos: los actores económicos (empresariales y técnicos) que contribuyeron y/o buscaron beneficiarse durante el período de la dictadura cívico-militar, aportando apoyo económico, técnico, político, logístico o de otra naturaleza”, agregaron.

 

“A criterio de la Subsecretaría de Derechos Humanos, que es querellante en la causa, esta nueva doctrina que se intenta instalar, además de ser completamente arbitraria configura una situación de notoria gravedad institucional, comprometiendo la responsabilidad del Estado argentino que se encuentra internacionalmente obligado a investigar y juzgar a los responsables de crímenes contra la humanidad”, avanza la publicación divulgada en las últimas horas.

 

Vale recordar que los civiles tandilenses habían sido condenados en primera instancia a respectivas penas de 11 y 15 años

 

En la continuidad del escrito se planteó que “lo resuelto por la Sala IV, no solo reviste gravedad institucional con miras a la debida preservación del imperio constitucional, convencional y del derecho internacional de los derechos humanos, sino que las cuestiones que se ventilan en esta causa superan los intereses de los partícipes, de tal modo que ella conmueve a la comunidad entera en sus valores más sustanciales y profundos”.

 

Por último, se expresó que “la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires persistirá en su compromiso con la Memoria, la Verdad y la Justicia, como una verdadera política de Estado. Por tal motivo recurrirá el fallo en los próximos días a través de la presentación de un recurso extraordinario federal”.

 

Fuente