La Comisión por la Memoria de Olavarría repudió la absolución de los hermanos Méndez

Lo hizo a través de un comunicado divulgado a los medios locales. “Memoria, Verdad y Justicia”, concluyeron.


En las últimas horas una importante polémica y repudio se desató a partir de la decisión de la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, que absolvió a los hermanos Julio y Emilio Méndez, condenados en 2012 por su participación como cómplices del secuestro y asesinato del abogado laboralista de Olavarría, Carlos Alberto Moreno en 1977. 

 

Una de las tantas voces que se levantó en contra de esa resolución fue la Comisión por la Memoria de Olavarría, que puso el acento en que “en dicho juicio fue demostrada la complicidad civil de los hermanos Méndez, quienes cedieron una quinta particular donde funciono un centro clandestino de tortura y muerte durante la última dictadura cívico- militar en la localidad de Tandil”.

 

“Los hermanos Méndez fueron condenados en 2012 por el Tribunal Oral Federal (TOF) de Mar del Plata por haber cedido su chacra como lugar de detención clandestino de Carlos “El Negro” Moreno”, añadieron a la par de recordar que Emilio Méndez recibió una condena a quince años, mientras que su hermano Julio Méndez recibió una pena de once años.

 

Los hermanos Méndez se encuentran actualmente procesados y en prisión preventiva en el marco de la causa por el centro clandestino “La Huerta” (Tandil) desde mayo de 2018 a partir de los testimonios de cuatro detenidos-desaparecidos de la zona que señalaron haber estado secuestrados en la “Quinta de los Méndez”.

 

“Queremos así también manifestar nuestro apoyo a la decisión de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires que presentará un recurso extraordinario federal ante la Corte Suprema de Justicia en función del reciente fallo de la Cámara Federal de Casación”, enfatizaron.

 

Por último expresaron que “desde la Comisión por la Memoria de Olavarría advertimos con preocupación una falta de compromiso y voluntad de la Justicia en avanzar con el juzgamiento de las complicidades y responsabilidades civiles y empresarias, comprometiendo la responsabilidad del Estado argentino que se encuentra internacionalmente obligado a investigar y juzgar a los responsables de crímenes contra la humanidad”. “Memoria, Verdad y Justicia”, concluyeron.