“El proceso de Memoria, Verdad y Justicia se completa con toda la verdad”

Matías Moreno, subsecretario bonaerense de Derechos Humanos e hijo de Carlos “el Negro” Moreno, manifestó su disconformismo con la absolución de los hermanos Méndez por el secuestro y crimen de su padre en la última dictadura cívico militar.


Persisten las réplicas y proclamaciones a partir de la resolución emitida en las últimas horas desde la Sala IV de la Cámara Federal de Casación, que absolvió a los hermanos Méndez, quienes habían sido condenados por el crimen del abogado laboralista olavarriense Carlos “el negro” Moreno. Una de esas voces es nada más y nada menos que la de su hijo Matías, quien es además subsecretario bonaerense de Derechos Humanos, precisamente desde donde se dio a conocer la novedad.

 

“Primero manifestar el disconformismo”, inició su diálogo con La Mañana de Radio Universidad FM 90.1. “Entendiendo que la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y avalada por la Cámara de Casación, ponen estándares de valoración de la prueba muy muy altos para permitir el juzgamiento y la condena de los sectores civiles que colaboraron a partir del sistema nacional de represión”, completó.

 

 

En esa misma línea añadió que “en el caso específico de secuestro de papá, y si bien tuvimos condena por los autores materiales, y si bien se comprobó que estuvo detenido ilegalmente la quinta de los hermanos Méndez, se comprobó que también que era un centro clandestino de detención. Lo que pone en duda la Corte Suprema bajo el bajo el principio jurídico de in dubio pro reo tiene que ver con que no hay certeza que los hermanos Méndez conocieran que ahí en su propiedad se estaban produciendo delitos de lesa humanidad”, precisó.

 

“Estamos totalmente en desacuerdo”, enfatizó y agregó que “hay muchísimos testimonios que hablan de cómo funcionaba ese lugar. Vale recordar es una casa quinta que no estaba muy alejada del espacio urbano Tandil, de hecho es un camino obligado a un club muy conocido como el club de rugby Los Cardos. Se hablaban de movimientos de Fuerzas Armadas durante el día y la noche”. En la continuidad de su relato toma un aspecto que también fue ponderado desde la Comisión por la Memoria de Olavarría, que en las últimas horas también planteó su repudio a lo sucedido.

 

 

Todo se vincula a la investigación por el Centro Clandestino de Detención La Huerta, causa por la que los hermanos Méndez actualmente están procesados con prisión preventiva. “Se desconoce, porque no se valoró, la prueba”, enfatizó con respecto a “cuatro testimonios de ex presos político detenidos ilegalmente, que sostienen haber estado en la propiedad de los hermanos Méndez en el año 76´, eso obviamente no fue valorado en esta instancia, porque son testimonios que corresponde a otra causa”, explicó y subrayó que “en función de eso vamos a presentar un recurso extraordinario”.

 

“La verdad es que hay un sector de la Justicia que claramente nos está diciendo que con el juzgamiento y el procesamiento y la condena de las fuerzas armadas sí, pero cuando intentamos avanzar en la complicidad de civiles, que ya sabemos que es vox populi, todos sabemos que fue necesario durante la última dictadura una participación civil, ahí ponen un freno”. Inclusive ironizó que el caso particular del secuestro y crimen del “Negro” Moreno “nos están pidiendo el contrato de alquiler de los hermanos a las fuerzas armadas para que funcione allí un centro clandestino de detención”.

 

 

No obstante ello, subrayó que “tenemos compromisos internacionales como Estado, de lograr la reparación completa y si bien Argentina a nivel mundial es un ejemplo de cómo tramitar su pasado reciente, lo cierto es que el proceso Memoria, Verdad y Justicia se completa con toda la verdad, con el juzgamiento y el procesamiento de aquellos que participaron de la sociedad civil con el sistema nacional de represión”.

 

Por último, no quiso dejar pasar la ocasión para mandar un saludo y agradecimiento a la comunidad olavarriense. “Es una ciudad que llevamos dentro de nuestro corazón. Siempre decimos lo mismo, que Olavarría es nuestra ciudad, que nosotros somos de Olavarría y el hecho de que eventualmente nos tuvimos que mudar a La Plata no fue por una decisión propia sino que las condiciones de ese momento nos obligaron a movernos de ciudad. Pero saben en Olavarría el amor que tenía mi padre por esa ciudad, por eso fue la ciudad que eligió para trabajar, para desarrollarse y para planificar su vida familiar y sobretodo el amor que le tenía a los trabajadores y trabajadoras del sector minero, así que aprovecho siempre para mandar un abrazo a todos los y las olavarrienses”, finalizó.