Los autos eléctricos ¿son “cero emisiones”?

Los autos eléctricos son una realidad. Menor, pero que irá creciendo en tendencia de cara al futuro. ¿Cuidar el medio ambiente o una respuesta a la falta de petróleo? 


Por Marcos Pascua (*)

Los vehículos a base de combustibles fósiles tienen los días contados, la escasez de petróleo con el paso de los años se irá acentuando, cada vez queda menos “oro negro” barato en el mundo, cada vez más empresas se encuentran en transición hacia los autos eléctricos por este motivo, o ¿vos creías que eran amigables con el medio ambiente?

Los autos eléctricos, ¿son menos contaminantes que los que se mueven a base de petróleo?

La Unión Europea (UE) puso como fecha de caducidad a los autos que utilizan combustible derivado del petróleo el año 2035, a partir de allí los autos nuevos deberá ser “cero emisiones”. Dicho de otra manera solo podrán ser eléctricos o de pila de combustible de hidrógeno.

¿Y qué me importa a mí que leo esto desde el sur del mundo? Ya vamos a llegar.

Claro que la transición hacia una movilidad más “verde” es bienvenida, pero detrás de este desarrollo amigable con el ambiente se encuentra la verdadera razón, la escasez de petróleo.

Según Antonio Turiel, quien es científico titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC-España), el ritmo máximo de producción de petróleo se alcanzó en 2018. Además, agrega que las compañías petroleras han reducido las exploraciones en un 60% en los últimos años, llegando hasta un 90% en el caso de Repsol. Es el motivo por el cual las empresas están trabajando en desarrollos de vehículos eléctricos, que son ¿amigables con el medio ambiente? Vamos a ver.

Explotaciones “verdes”

Claro que pensar en vehículos “cero emisiones” es un paso en la dirección correcta, pero las emisiones ¿se producen solo cuando ponemos en marcha el auto?

En un sentido muy básico el esquema del funcionamiento de un vehículo eléctrico es semejante al del funcionamiento de un vehículo de combustión. Entonces, analizaremos en qué se diferencian.

Los vehículos eléctricos con batería, o vehículos totalmente eléctricos, dependen completamente de la electricidad almacenada en la batería para conducir las ruedas, a diferencia de los automóviles con motor de combustión interna que funcionan con combustibles fósiles. Cuando un vehículo con motor convencional se queda sin combustible, el propietario o propietaria debe pasar por una estación de servicio para llenar el tanque. En contraste, los conductores o conductoras de automóviles eléctricos pueden cargar la batería usando una fuente de electricidad externa. Los vehículos eléctricos híbridos enchufables albergan un motor de gasolina o diésel, así como un motor eléctrico, pero los propietarios cargan la batería mediante el mismo método.

Hasta acá todo bien con los vehículos eléctricos ¿no? Si tu respuesta es no, ya entendiste de que viene la cuestión. Continuemos analizando en detalle las diferencias.

Las baterías: Existen diferentes tecnologías. Desde las más sencillas de Plomo-Ácido (Pb-Ácido), hasta las más avanzadas de Ion-litio (Ion-Li), pasando por otras tecnologías intermedias como la de Níquel Hidruro metálico (NI-MH) o la de Níquel-Cadmio (Ni-Cd). ¿De dónde provienen cada uno de estos componentes? Claro que sí, la minería.

Si vos eras de lo que se preguntaban qué importa que en Europa le hayan puesto caducidad al vehículo que tenés en tu garage, llegamos a la respuesta.

¿Dónde existen reservas de Litio? Por supuesto, en nuestro maravilloso continente, más concretamente en el “triángulo del litio” que comparten Bolivia, Chile y Argentina.

Actualmente, según el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, existen dos proyectos en producción en el país: el Salar del Hombre Muerto/Mina Fénix, que produce desde 1997 en Catamarca; y el Salar de Olaroz en Jujuy. Nuestro país se encuentra en cuarto lugar en cantidad de reservas probadas de litio, aunque dependiendo de las fuentes, puede aparecer tercero, y posee entre el 25% y 30% de los potenciales recursos del denominado “triángulo del litio”.

En Argentina, BMW Group llegó a un acuerdo con la empresa minera Livent Argentina para que sea su segundo proveedor mundial de Litio, detrás de Australia. Además, Toyota Tsusho (una empresa de Toyota Motor Corporation) forma parte del consorcio Sales de Jujuy, que extrae litio en esa provincia. En noviembre del año pasado, la empresa japonesa anunció una inversión de 400 millones de dólares para aumentar la explotación del mineral en nuestro país.

El mejor residuo es el que no se genera

 

Esas “cero emisiones” que prometen los vehículos del futuro no serán tan cero como pregonan, en algún punto las emisiones que no producirán los caños de escape las producirán las fábricas de autos o las centrales eléctricas.

 

Según un estudio alemán, para una batería Tesla de 75 kWh, esto supone una emisión adicional de CO2 de entre 10.875 kg y 14.625 kg de CO2. Y esto es por batería.

 

A esta emisión en la producción, debemos sumarle la emisión durante el uso de los vehículos. Pero Marcos, ¿no es que son “cero emisiones? Claro, serán cero emisiones en países como Albania donde la energía eléctrica es producida 100% de energía hidroeléctrica.

 

Pero ¿qué pasa en Argentina? En nuestro país según CAMMESA para noviembre de 2020 las energías renovables representaron un 10% y se espera que para 2040 lleguen al 51%. Mientras la matriz energética siga dependiendo en su mayoría de los combustibles fósiles, no habrá “cero emisiones”.

 

Las ciudades seguirán colapsadas

 

Ahora voy a necesitar de tu ayuda, te pido que observes con detenimiento la siguiente imagen y luego de unos minutos puedas deducir cuál de los vehículos funciona con motor a combustión y cuál es eléctrico.

 

 

¿Pudiste cumplir con el desafío? Yo no pude. Es que no habrá diferencias, las ciudades colapsadas que conocemos hoy no cambiarán con los vehículos eléctricos, en la calle ocuparán el mismo espacio. Si queremos vivir en ciudades con menor cantidad de vehículos debemos trabajar en un cambio cultural.

 

Aumentará la desigualdad social

 

Si estás pensando en comprarte un auto eléctrico acá te dejo un resumen de cuáles se venden en nuestro país y cuánto cuestan. Ahora, supongamos que la restricción sobre los autos de combustión llega a nuestro país, ¿cuántas personas creés que podrán acceder a su primer vehículo eléctrico? En el corto plazo, muy pocas.

Por otro lado, cuánta riqueza se generará para sus habitantes en aquellas provincias donde se produce la extracción de litio.

En nuestro país sobradas son las muestran de los que sucede cuando se termina la explotación de una mina.

Cambio cultural

 

No existe vehículo “cero emisiones”, si realmente queremos pensar en políticas que sean amigables con el medio ambiente en materia de movilidad debemos apuntar a cambios culturales. Repensar la forma en que nos relacionamos con las ciudades es lo que generará el cambio que necesitamos para reducir las emisiones, los siniestros viales y generar esas ciudades más sustentables y sostenibles.

Por eso, más que en autos eléctricos debemos pensar en planes de movilidad a largo plazo que fomenten el traslado a pie, en bicicleta o el uso del transporte público, claro, será necesario dejar de pensar las ciudades exclusivamente en términos automovilísticos.

Como mencionaba más arriba, es bueno que se piense en términos de contaminar menos o generar menos emisiones desde la movilidad, pero nada logrará generar menos emisiones que una ciudad donde la gente se desplace mayoritariamente caminando, en bici o en transporte público. Claro que no todas las personas pueden movilizarse de esta manera o no todos los viajes pueden realizarse en bicicleta, pero te invito a pensar con una mano en el corazón ¿cuántos de los viajes diarios que realizás pueden hacerse a pie, en bici o en transporte público?

Gracias por llegar hasta acá. En quince días nos volveremos a encontrar.

(*) Ingeniero Civil-Tesista en Seguridad Vial- Promotor Comunitario de Seguridad Vial