¿Nuevo escenario en noviembre? Unos 2.500 electores se quedaron sin sus candidatos en Olavarría

Sumados a los blancos, 7.500 votantes son la expectativa de base para las fuerzas que quedaron en carrera. ¿Cómo se moverán? Además, se espera que suba la participación.


Josefina Bargas / @JosefinaB

(del staff de Central de Noticias)

 

Los resultados de las PASO en Olavarría dejaron varias líneas abiertas para proyectar lo que sucederá en noviembre. O al menos, para preguntarse por lo que sucederá: cómo se moverán los votantes en las generales en el plano local.

 

Fueron cinco las listas que lograron superar el corte de 1,5%, además de la interna que se resolvió en Juntos. En el camino quedaron cuatro listas que suman 2.500 electores “sueltos”, aunque el sesgo de participación permite prever hacia donde se moverán con bastante seguridad.

 

Por otro lado, el voto en blanco: unos 4.800 olavarrienses fueron a las urnas el domingo pero no eligieron candidato local, 7,44% que como ya se expresó alcanza para ubicarse por encima de la tercera fuerza.

 

Y a todo esto, se suma la baja participación, un fenómeno nacional. Fue de alrededor de 67% en Olavarría, entre ocho y diez puntos por abajo del promedio de las PASO de 2015, 2017 y 2019. La proyección de los promedios de participación de las generales muestran que entre 9.000 y 13.000 electores más podrían sumarse en noviembre en caso de alcanzarse una participación standard.

 

Es previsible que se dé el movimiento: en noviembre habrá más electores que el domingo pasado. Pero nuevamente será una incógnita en qué número.

 

También, de repetirse lo que ha sucedido en elecciones anteriores, una parte importante del electorado que se sume apoyará al oficialismo local. Las particulares condiciones de este año electoral dejan dudas incluso sobre esa premisa.

 

 

Los electores “sueltos”

 

El Frente Unión por Todos, de Juan José Gómez Centurión (Martín Ortíz fue el primer precandidato local), había cosechado 817 votos. Estos votantes muestran un perfil de derecha y conservador que podría moverse hacia Avanza Libertad, donde José Luis Espert convoca a esa porción del electorado, aunque también hacia Juntos.

 

Lo mismo podría preverse de Todos por Buenos Aires, que cosechó 485 votos y fue el frente menos votado en Olavarría, donde el precandidato local fue Sergio Palahy Sosa. El referente nacional fue el libertario José Ignacio Raffo.

 

Por otro lado, también quedó en las PASO el Partido Republicano Federal que cosechó 790 votos con la precandidatura de Alan Aguirre y la referencia nacional de Guillermo Moreno. En este caso, la convocatoria fue a un electorado peronista más tradicional, lo cual coincide en parte con los votantes de Vamos con Vos (de Florencio Randazzo). Estos votos podrían moverse había allí, aunque también pueden ver como atractivo al Frente de Todos.

 

Por último, MAS (de Manuela Castañeira) cosechó 536 votos en Olavarría. En este caso, el perfil de votante es de izquierda con lo que el FIT parece el destino más lógico para esta porción del electorado olavarriense.

 

 

En este escenario, Juntos tiene más chances de sumar tanto por los votantes que quedaron sin referencia, como por lo que se sumarán en noviembre sin haber estado en las PASO.

 

¿De dónde surgirán los nuevos votantes del Frente de Todos? Además de que también tendrán nuevos electores con el aumento de la participación, Maximiliano Wesner ya dio algunas pistas de la intención de la principal oposición local: “iremos a buscar los votos casa por casa” adelantó. No descartó, además, buscar al votante de Facundo Manes, dado que “ese ciudadano no apoya la gestión del intendente Galli y nosotros somos la principal alternativa a su gobierno”.

 

Por acá un análisis similar del escenario provincial con las candidaturas a diputados nacionales.