El Intendente vetó dos ordenanzas: una es la eximición del 50% de Tasa de Seguridad e Higiene

Era una propuesta del Frente de Todos. La otra legislación rechazada por el jefe comunal era una propuesta para un organismo de control de servicios públicos locales presentada por la UCR. 


Este jueves, el Intendente Ezequiel Galli vetó dos ordenanzas aprobadas sesiones atrás en el Concejo Deliberante: una de ellas eximía del pago del 50% de la Tasa de Seguridad e Higiene a contribuyentes que facturen menos de 36 millones de pesos; la otra, creaba un organismo de control de servicios públicos locales.

 

La propuesta presentada por el Frente de Todos (que tuvo aprobación por mayoría y sin el acompañamiento del oficialismo) daba la exención desde el 1 de enero de este año hasta el 31 de diciembre y estaba orientada a monotributistas cuya facturación no superen los 36 millones de pesos anuales.

 

La ordenanza, sancionada el 26 de agosto, fue vetada con fecha del lunes aduciendo “que la Ley Orgánica de las Municipalidades otorgan al Ejecutivo la exclusividad de la iniciativa para la modificación presupuestaria, reservando al HCD la facultad de modificar las partidas correspondientes a su propio presupuesto”.

 

Además, se señaló que la aplicación de la normativa “conlleva a la vulneración del principio de estabilidad presupuestaria consagrado en el artículo 34 de la LOM” y también “que las disposiciones legales ponen en manos del DEM la responsabilidad de recaudar los recursos y ejecutar los gastos de la Municipalidad” por lo que “resulta un avance manifiesto sobre sus atribuciones la pretensión de disponer exenciones tributarias”. La ordenanza, cabe señalar, fue vetada de forma completa.

 

El otro veto a una propuesta presentada por la UCR, que también fue completo, tuvo como motivación que “crea un organismo de control de servicios públicos que no se encuentran en algunas categorías, como la recolección, barrido y disposición de residuos sólidos urbanos, y disposición de residuos patogénicos, confundiendo el universo a controlar”. La decisión del Ejecutivo no resultó sorpresiva: quedó en lo previsible cuando se abstuvo el oficialismo de votar la ordenanza.

 

También se mencionó en el veto que la LOM dado que la ordenanza “atribuye funciones propias del DEM, siendo que el Ejecutivo dispone quiénes serán designados para la fiscalización de todo lo concerniente a la prestación del servicio que se concesione, como asimismo, al cumplimiento de las ordenanzas de tarifas y precios”.

 

El intendente Galli expresó en los motivantes del veto que el organismo “se encontrará constituido por un funcionario ad honorem, con el requisito de un concurso cuyas bases no se detallan, y un representando de cada Colegio Profesional sin especificar qué Colegios tendrían incumbencia para fiscalizar”.

 

Finalmente, dejan en claro que la ordenanza crea un régimen sancionatorio, que está “violando el principio de juez natural y de ley previa, ambos consagrados constitucionalmente y revalidados jurisprudencial y convencionalmente”.

 

Los vetos fueron ingresados al HCD en las últimas horas, y los bloques que aprobaron la normativa podrán insistir con las Ordenanzas en próximas sesiones. Necesitarán, para aprobarla nuevamente, el acompañamiento de las dos terceras partes de los votos del cuerpo deliberativo.