Galli, ganador aunque tiene su propia “Córdoba”

Una semana después, los balances. Juntos ya comenzó a definir la campaña que viene. En la sección el Intendente perdió pero el Pro avanzó en estructura. Todos acertó en localizar la campaña. La “variable Celeste”.


Extracto del newsletter Volver a las Fuentes, donde se puede acceder y suscribir acáPor Alexis Grierson y Josefina Bargas.

 

Ratificar liderazgos

 

El domingo pasadas las 16 horas el Intendente había hecho llegar algunos mensajes manifestando la confianza por el resultado. “Vamos a dar una gran sorpresa en la Provincia” avizoró. Pasadas las 19 horas, Hilario Galli, secretario de Gobierno, no podía disimular su alegría aunque siempre trató de ser prudente: el boca de urna y las mesas testigos mostraban que Juntos se imponía en la ciudad, que le ganaban con tranquilidad la interna a Belén Vergel y la UCR, y que Bruno Cenizo era el concejal más votado de la elección.

 

Es que si bien los dos primeros se preveía que podían suceder con mayor tranquilidad, el tercero no estaba asegurado. Ni qué hablar de lo ocurrido a nivel provincial, que le daba la frutilla del postre a una elección casi casi redonda.

 

 

¿Por qué casi redonda? Diego Robbiani no logró imponerse en la Séptima ante el radical Alejandro Cellillo, quien ganó en la PASO seccional. Pero de eso hablamos luego.

 

De esta forma, la estrategia del Intendente se transformaba en un éxito: se puso al frente de una campaña que no lo tenía como protagonista (no es candidato) y usó su figura para abrirle el paso a Cenizo, González y ahora Matrella y Mosescu con la integración de listas.

 

Discursos medidos pero efusivos, una celebración cargada de novedad de los “JovenEz”, y la foto de la unidad: Galli, Cenizo, Cominotto, Vergel y Matrella (entre muchos otros) compartieron escenario para mostrarse “Juntos” de cara a lo que viene.

 

 

Vergel tuvo un discurso muy corto; Matrella también fue muy breve, aunque se extendió un poco más. La foto era más importante y estaba consumada. Más allá de algunas diferencias que persisten, ahora el trabajo será ratificar la elección y buscar la suma de concejales. De hecho, en el sexto lugar quedó Vergel (por la Ley de Paridad) y algunos aspiran a que ya es un lugar “límite”. Otros sectores se ven tan confiados que aspiran, incluso, a un 7-3.

 

La semana estuvo dedicada a continuar el trabajo. Nada se detuvo y los lineamientos de cara a la Legislativa de noviembre ya comenzaron a trabajarse. Hubo algunos encuentros entre radicales y pro, con epicentro en el jueves, con una comitiva radical encabezada por Franco Cominotto que se reunió con otra comitiva encabezada por el Intendente.

 

Desde el espacio del Intendente deslizaron en “no quedarse con el resultado” y “salir a buscar los votos”. En charlas con este newsletter, indicaron que “confiamos en el votante de Manes que nos va a seguir acompañando pero también estimamos que muchos que no fueron a votar lo harán en noviembre, y por nosotros” además de que “los votos sueltos tienden a votar espacios similares al nuestro, y trataremos de presentarle una alternativa que acompañen”. En pocas palabras, creen que tienen mucho por “rascar” de todo lo suelto que quedó post PASO.

 

Falta marcar un asterisco

 

Si el Intendente ratificó liderazgos, está claro que el de la Séptima lo mantendrá pero con un pequeño asterisco: aún le falta la gran victoria seccional que le ratifique ese lugar. En esta PASO el radical Cellillo le ganó por muy poco a Diego Robbiani y encabezará la lista.

 

 

Algunos dijeron que Cellillo estaba sorprendido por los motes de “batacazo” y “sorpresa” con los que se tituló en Olavarría: la estructura radical de la Séptima sumado a lo atractivo de la candidatura de Manes (ratificada en números) le valió para ganar.

 

Y apareció, también, la “Córdoba” de Galli: ¿se acuerdan del balotaje de 2015 donde Mauricio Macri ganó por la diferencia que le representaban los votos de la Provincia de Córdoba? Bueno, la Córdoba del Pro fue lo sucedido en Azul, donde la UCR sí dio un batacazo y le ganó la PASO al Intendente Bertellys, quien llevaba a su secretario de Gobierno, Alejandro Vieyra, como candidato a concejal.

 

Los balances del domingo por la noche y los días posteriores pasaron por ahí: no se hizo mala campaña, pasa que en Azul la gestión lleva otro desgaste.

 

 

En el resto de los distritos, según fuentes de Juntos del ala Pro, todo fue ganancia: se formaron grupos nuevos, se presentaron listas y se armaron estructuras donde antes no las había. “Con el tiempo, de esta interna con el radicalismo haber podido armar nuevos grupos será nuestra fortaleza” se explicó. Es decir, el Pro ahora tiene una mayor estructura y amplió su alcance territorial.

 

De todos modos, el radicalismo impuso su propia estructura: Cellillo estaba seguro desde el día 1 que tenía que encabezar por su experiencia y por su origen partidario, y las urnas le dieron la razón. Además, aunque suene reiterativo, lo atractivo de Facundo Manes ayudó con un empujón a las listas que le dieron, ahora, el primer lugar en la lista de senadores provinciales

 

Además, Robbiani no quedó afuera: ocupará el tercer lugar y dependerá de una buena campaña sumado a que el Frente de Todos no supere el 33% para alcanzar esa banca, la que le permitirá al Intendente Galli tener un nombre propio en la Legislatura bonaerense.

 

 

Localizar la campaña y su resultado

 

El Frente de Todos no logró el objetivo y no tuvo buenas noticias más arriba: la derrota de Tolosa Paz fue un golpe duro, más allá de que la localización de la campaña de Maxi Wesner rindió frutos.

 

Al contrario de lo sucedido en Juntos, hubo mucha más prudencia en el espacio partidario de calle Necochea. Como dijimos antes, la chance de que Wesner sea el concejal más votado estaba muy cercana y se aspiraba a esoPor 1.239 votos, esto no fue posible.

 

Sin embargo, no todo fue lamentos: hubo un balance positivo de la campaña, que insistimos en que fue localizada más allá de las numerosas visitas de referentes provinciales y nacionales (vino Axel Kicillof en dos oportunidades y Alberto Fernández): fue Maxi Wesner + 9 precandidatos, como se diría en el fútbol.

 

 

El propio Wesner en su balance hizo el mismo análisis“soy un candidato nuevo, en mi primera campaña el espacio llegó a los 30 puntos y quedamos a 1.200 votos del candidato del Intendente”. El objetivo, podría decirse, estaba cumplido en cierto aspecto. Sobre todo si lo trasladamos a otro detalle, dado que Wesner efectivamente sacó más votos en Olavarría que Victoria Tolosa Paz. Incluso, que Eduardo “Bali” Bucca.

 

Ahora, queda encarar noviembre. A diferencia de Juntos, el Frente de Todos (con Maxi Wesner a la cabeza, dado que fue el único orador que esta semana habló públicamente) creen que se pueden “pescar” muchos votos en ciudadanos que acompañaron a Facundo Manes y también otros espacios opositores al gobierno municipal. “Ese voto está en contra de Ezequiel Galli, si no, lo hubiese votado. Ese votante debe saber que somos la alternativa al gobierno del Intendente”. Es decir, la polarización llevada al extremo.

 

De todos modos, fue una semana más de recalcular. Y ser testigos, como lo fuimos nosotros, del lío que se armó en el Frente de Todos nacional. Ahora con gabinete presidencial nuevo, con sugerencias aceptadas y otras no tanto, se juntan las cartas y se baraja de nuevo. Probablemente se verán movimientos más concretos en los próximos días.

 

 

Saluden a las sorpresas

 

Celeste Arouxet dio, sí, un batacazo: superó con creces sus propias expectativas, quedó cerca del 8% de los votos (¿a las puertas del ingreso de un concejal?) y el dato más fuerte es que su candidatura cosechó 300 votos más que su referente Espert y casi 500 más que sus candidatos a senadores provinciales.

 

Lágrimas, mucha emoción y promesa de ir por más: así Arouxet vivió las horas posteriores de conocer un resultado de Avanza Libertad que prácticamente nadie esperaba. Es decir, existió el voto local y no todo fue “arrastre” nacional como se proyectaba a priori y esta fue la sorpresa dentro de la sorpresa. Es que días antes de las PASO, desde sectores que hicieron encuestas adelantaban que Espert crecía en Olavarría pero ponían en duda la posibilidad de la actual concejal de cosechar votos propios.

 

 

Restará ver qué pasará pensando en noviembre, dado que hay dos escenarios: puede elevarse el piso para ingreso a un concejal (se estima que la participación podría crecer, mínimo, más de 8 puntos) y puede cooptar un votante de Facundo Manes que integrará con Diego Santilli y también de espacios de derecha que quedaron afuera de la PASO. O perderá votos por tener un votante con otro objetivo legislativo en noviembre y ante un escenario de mayor polarización entre las fuerzas principales.

 

Lo concreto es que “la variable Celeste” puede armar carambolas con la distribución de bancas. Deberá alcanzar el 10% de los votos válidos para alcanzar una banca. Pero a prestar atención: los pisos suelen hasta duplicar el resultado que sacó Arouxet el domingo pasado. Habrá que redoblar mucho los esfuerzos.

 

Algunos datos duros

 

De los comportamientos generales del electorado local vamos a señalar por un lado la baja participación (67% más o menos) en línea con lo que pasó en todo el país. El voto en blanco fue de 2,95% en el cuerpo nacional, de 6,58% en el provincial y 7,44% en el cuerpo local: los olavarrienses fueron más decididos a rechazar al oficialismo nacional que su definición de qué hacer con las listas a concejales.

 

Y entonces hablemos de corte: la verdad que fue bajo en general. En “La lista de Ezequiel”, Frente de Todos y Avanza Libertad, operó de abajo hacia arriba: los cuerpos locales fueron más votados. En Dar el Paso, el FIT y Vamos con Vos operó en sentido inverso: las listas nacionales cosecharon más votos.

 

 

Juntos ganó sin lugar a dudas en 20 de los 22 circuitos locales (acá ves todos los datos por circuito en un mapa) y la diferencia con Todos fue de 20 puntos. Pero en líneas generales, podemos decir que en la ciudad cabecera cuanto más cerca del centro, mejor le fue a Juntos. Y también la misma zona es la que dejó los mejores resultados para Avanza Libertad. Y al revés para el Frente de Todos: cuanto más a la periferia, mejor el resultado.

 

En la PASO de Juntos se impuso Bruno Cenizo con total claridad en todos lados. Pero el desempeño de Dar el Paso fue un aporte importantísimo: es que también, en todos los circuitos sumó votos.

 

 

Ahora, si hablamos de “la lista más votada” hubo sorpresas: los circuitos 711C, 711D y 711E tuvieron a Maximiliano Wesner como quien cosechó más apoyos individualmente. Son las zonas donde más tradición hay de voto al peronismo. Y ojo, en las PASO de 2019 pasó algo muy parecido y para la general Juntos por el Cambio logró arrastrar más votos y dar vuelta el resultado.

 

En las localidades también. Sierras Bayas y Colonia San Miguel le dieron la victoria a Todos. Las restantes zonas, a Juntos. Y asimismo, en Hinojo y Loma Negra, Wesner fue “el más votado”.

 

¿La proyección? Hay unos 7.500 votos que quedaron “sueltos” entre los que votaron en blanco y los que votaron a listas que no superaron el corte. Y a ellos debe sumarse los que no fueron a votar ahora y sí lo harán en noviembre: entre 9.000 y 13.000 ciudadanos más quedan por asistir a las urnas para alcanzar una participación dentro del promedio.

 

 

Es un gran misterio cómo se moverán, incluso si Juntos podrá retener todos los votos de la interna. A priori se estima que será así. Y también, incluso en base a elecciones anteriores, hay que señalar que el piso y el techo del Frente de Todos no tienen mucha diferencia. A su vez, es cierto que cada año electoral entre la primaria y la general el padrón crece y muchos de los “nuevos votantes” se inclinan por el oficialismo.

 

No podemos proyectar mucho más acerca de qué va a pasar, pero hablemos de lo que pasó. En las últimas cuatro PASO, Juntos (o Cambiemos o Juntos por el Cambio) viene mostrando un sostenido aumento de votos. Entre 2019 y ahora cosecharon 3.000 votos más. Argumentan que han logrado captar el electorado eseverrista.

 

En cambio Todos (o Frente para la Victoria o Unión Ciudadana) muestra un volumen de votos muy cambiante según sea una elección legislativa o una ejecutiva, con mucha mayor convocatoria para las segundas. Igualmente, la tendencia es la contraria: elección a elección, el kirchnerismo pierden caudal. Si se compara la PASO 2019 con la PASO 2021 la caída es de 6.000 votos.

 

 

Un extracto

 

Estos temas, y otros más de la actualidad del ámbito político local, se publicaron en la edición de este domingo del newsletter Volver a las Fuentes –en esta edición, “Olavarría amarilla, en una provincia amarilla, en un país …” – que escriben semanalmente Alexis Grierson y Josefina Bargas.

 

La publicación es gratuita, sale todos los domingos a la mañana. La edición completa acá y la suscripción está abierta aquí.