Es el Día Internacional contra la Hepatitis C

La fecha fue proclamada por la Organización Mundial de la Salud. El Municipio llevó adelante una campaña comunitaria de testeos voluntarios. 


Cada 1º de octubre se conmemora en todo el mundo el Día contra la Hepatitis C. La fecha fue proclamada en 2011 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a su contagiosidad: más de 170 millones de personas en el mundo la padecen.

 

En este contexto, el Municipio a través de la Secretaría de Salud llevó adelante una campaña comunitaria de testeos voluntarios, para lo cual contó con la colaboración de la Fundación HCV Sin Fronteras. Dicha campaña se desarrolló los días martes 28 y miércoles 29 de septiembre, a cargo de la Dirección de Atención Primaria de la Salud y los Servicios de Infectología y Laboratorio del Hospital Municipal “Dr. Héctor M. Cura”, junto a personal de la Fundación. Se realizaron los controles en el SMT Nº 2. En paralelo, se brindó consejería sobre esta enfermedad.

 

Germán Caputo, secretario de Salud municipal, se hizo presente en el transcurso de la campaña y se realizó voluntariamente el control correspondiente. También formaron parte de la campaña la asesora del área Mariana Diamanti, la directora de Atención Primaria de la Salud Virginia Draghi, la infectóloga del Hospital Municipal “Dr. Héctor M. Cura” Marina Grand y demás profesionales de la cartera sanitaria.

 

Virginia Draghi, directora de APS, informó que un total de 82 personas se realizaron el test y se registró un caso positivo. En este caso, se efectúa una confirmación de dicho resultado mediante el equipo de Biología molecular para la medición de carga viral de VIH, hepatitis B y C, del que dispone el Municipio. Tras ello el paciente se deriva al servicio de Infectología para continuar con la evaluación y eventual tratamiento.

 

Cabe destacar que, aunque se puede presentar como una infección aguda, lo más frecuente es que la Hepatitis C se desarrolle de forma asintomática: en una infección aguda, los síntomas pueden aparecer de 2 semanas a 6 meses después de haber tenido contacto con el virus. Más aún, los síntomas de la hepatitis C crónica pueden tardar hasta 30 años en manifestarse, y el daño al hígado suele ser silencioso durante este tiempo; con el tiempo puede conducir a cirrosis, cáncer de hígado y múltiples complicaciones fuera del hígado.

 

 

Por eso es tan importante el control periódico: se recomienda que, al menos una vez en la vida, todas las personas se realicen el test de la hepatitis C a partir de los 18 años, para detectar el virus de forma temprana e iniciar el correspondiente tratamiento, mitigando así las consecuencias de la afección. Tal como informa el Ministerio de Salud de la Nación, en los últimos años aparecieron nuevos medicamentos antivirales que permiten tratamientos cortos (8 o 12 semanas).

 

El tratamiento de la hepatitis C es universal, seguro y efectivo en el 95% de los casos.

 

Al momento no se dispone de una vacuna para prevenir la infección por hepatitis C, contrario de lo que ocurre con las hepatitis A y B.

 

¿Cómo se previene la hepatitis C?

 

Dado que la hepatitis C se transmite a través de la sangre al compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes con personas infectadas, se debe evitar el contacto directo con la sangre de otras personas, no compartir cepillos de dientes ni otros artículos personales como agujas, maquinas de afeitar, etc.

 

También es transmisible a través de relaciones sexuales, por lo cual es fundamental el uso de un método de barrera como el preservativo, campos de látex, guantes o dediles en todas las relaciones sexuales (anales, orales y vaginales) es la medida más efectiva para prevenir la hepatitis C y cualquier infección de transmisión sexual.

 

Es importante exigir el uso de materiales esterilizados para la realización de un tatuaje o piercing, o ante cualquier procedimiento médico invasivo y/o estético.

 

Es prioritario evitar el consumo de alcohol y medicamentos que puedan ser tóxicos para el hígado.

 

También existe la transmisión durante el embarazo, aunque es una vía poco frecuente.

 

Síntomas

 

  • Cansancio, fatiga (astenia).

 

  • Náuseas o vómitos.

 

  • Fiebre y escalofríos.

 

  • Orina de color oscuro y materia fecal de color más claro.

 

  • Coloración amarilla en la piel y mucosas (ictericia).

 

  • Problemas de coagulación de la sangre.

 

  • Vómitos de sangre o materia fecal negra (sangrado digestivo).

 

  • Distensión abdominal con líquido dentro del abdomen (ascitis).