La primera cosecha de cultivo de Cannabis fue un éxito y van por más

La Facultad de Ingeniería empezó su cultivo de Cannabis hace 2 meses y medio y ya floreció su primera cosecha. Los detalles del proyecto. 


Por: Danisa Jaime

 

La Facultad de Ingeniería comenzó su cultivo de Cannabis hace 2 meses y medio y ya floreció su primera cosecha. La segunda, tendrá su lugar más adelante. Central de Noticias dialogó con dos de las investigadoras de este proyecto, Luisa Franchi y Luciana Mentasti,  y con Emilio Hurtado, integrante de Cannabis Activa.

 

“La verdad que nosotras no teníamos ni idea a la hora de cultivar. Emilio y Horacio de Cannabis Activa nos fueron guiando y por el momento las expectativas están siendo cumplidas. Tenemos los ejemplares en marcha con su primer cosecha, los rendimientos fueron bastante buenos ahora”, indicó Luisa. Hace poco tiempo, se sumó al proyecto la Facultad de Agronomía de Azul, el foco de ellos es trabajar en la parte de genética.

 

 

Para las investigadoras fue todo un desafió este proyecto debido a que el Dr. Gastón Barreto, director del mismo, se fue a vivir por unos meses al País Vasco, pero de todas maneras, “nos pusimos en marcha nosotras dos que somos las que estamos todos los días en la facultad,  para cuidar las plantas bajo las guías de Emilio y Horacio” agregó Luisa.

 

En ese sentido, la comunicación con Barreto, “es bastante constante dentro de los que nos permite la diferencia horaria, tampoco es inmediato pero estamos en contacto” explicó Luisa, y agregó que toman todas las decisiones con él a pesar de la distancia.

 

En cuanto al cultivo, la mayor parte de lo que contiene el conteiner fue donado por instituciones y empresas. Por ejemplo, una empresa de Buenos Aires, donó las luces LED y uno de sus objetivos es “evaluar uno de los sistemas LED y lo comparamos con un sistema de luz de sodio que es lo que usan los cultivadores. Nos sirve para comparar, y a ellos también, en cuanto a rendimiento de la obtención de flores que obtuvimos” detalló Luisa, y agregó que “ahora le tenemos que pasar esos datos sobre bajo que condición de luz hubo mayor producción”.

 

 

En el indoor tienen dos variedades de plantas con una “genética de cannabinoides equilibrada, eso quiere decir que tienen prácticamente la misma concentración de THC y CBD. Esas variedades son las que estaban circulando y que se hacían productos medicinales digamos, que está consumiendo la gente actualmente acá en Olavarría”. destacó Luisa.

 

Pero también tienen otros objetivos, tal como explicó Luciana: “el objetivo por lo que instalamos el indoor es en realidad generar información que le pueda servir a la gente que cultiva y que consume en cuanto a cuales son las condiciones de cultivo más educadas o que se obtiene cultivando de una manera u otra pero básicamente es generar información que le sirva a la gente, porque de hecho este tema surge de una demanda social”.

 

Además, Mentasti agregó que otra meta es “alimentar un poco nuestra pata científica porque también nosotros nos proyectamos en este tema determinar condiciones que tenemos que ir cuidando para poder generar información científica que sea reproducible y publicable”.

 

 

Por otro lado, Emilio Hurtado, integrante de Cannabis Activa, aportó mucho conocimiento a este proyecto. En sus palabras, explicó que “somos los encargados de coordinar y planificar el cultivo en base a los intereses investigativos que se plantean desde la facultad, es decir, cultivamos en pos de lo que se quiere investigar, por eso determinamos cuantas cantidad de plantas tenemos que poner a florar cuantas a esquejar,  y asesoramos el cultivo para cuando no estamos presentes nosotros”.

 

Además, se encarga de chequear cómo funcionan los distintos equipos de luces, “para ver a futuro que luces nos conviene usar”.  “La idea a continuación es ir tomando muestras en diferentes etapas de floración de las plantas, vamos a florar 8 plantas y ellas (refiriéndose a Luisa y Luciana) van a tomar muestras en diferentes etapas del proceso de floración” agregó Emilio.

 

La primera cosecha ya floreció y la segunda está en proceso. Se calcula que de acá a dos meses salga una más. Pero todo depende del tiempo de cada planta y de si las condiciones son favorables. Al ser un lugar artificial, explicó Emilio, “tenemos que emular lo que pasa en la naturaleza, lo cual no es nada sencillo”.

 

Más proyectos

 

Entre los tres explicaron que, en un principio, querían donar esquejes que fueran producidos en el indoor para los usuarios que estén anotados en el REPROCANN (Registro del Programa de Cannabis) el cual fue habilitado hace muy poco y en el cual los usuarios se elaboran sus productos medicinales en total legalidad. “Bajo ese régimen teníamos ganas de entregar a la sociedad esquejes para autoabastecerse con las dos especies que tenemos acá, pero todavía no está el marco legal para que eso pueda ser garantizado, todavía no lo podemos hacer”, explicó Luisa.

 

Emilio, añadió que la donación de plantines que salgan del cultivo mismo de ingeniería para las “personas que  hayan decidido cultivar en su casa, les aseguraría saber básicamente que genética están usando y que composición de canabinoides tiene ese genética”.

 

Y agregó que “como desafío a futuro veo muy interesante que esto pueda suceder porque justamente a nosotros lo que nos sucede cuando hacemos los talleres de cultivo es que a la gente  les cuesta muchísimo conseguir semillas, le cuesta muchísimo dar con una genética que funcione, entonces con esta posibilidad estaría buenísimo y facilitaría muchísimo a las personas que tomaron la decisión de hacer un cultivo domestico”.

 

Por último, Emilio explicó que en relación al proyecto actual “para nosotros fue súper simbólico ser invitados a participar, fue increíble y desde lo simbólico es como el reconocimiento a la gente que viene cultivando hace años ya y sumarme a todo esto que es súper movilizador”.

 

¿En qué consiste el cultivo?

 

El cultivo tiene 3 etapas:

  • Primero, está la etapa vegetativa donde las plantas crecen no afloran solo ganan tamaño en esta etapa la luz esta activa durante 18 horas, es un fotoperiodo de 18 horas de luz y 6 de oscuridad con lo cual induce a la planta a crecer.

 

 

  • Luego está la fase de clonación o reproducción que es sacar pequeñas ramas de los ejemplares que están ahí y convertirlas en pequeños plantines a futuro para poder multiplicar estas genéticas.

 

 

 

  • Por último, llega la etapa de floración las plantas. Reciben 12 horas de luz y 12 de oscuridad este cambio en el fotoperiodo induce a la floración. Comienza su fase de flora a partir de este cambio en el fotoperiodo automáticamente e independientemente de la época del año por eso al ser un cultivo artificial uno tiene más control y puede sacar más cosechas por año que si fuera en exterior.