Todos fuimos, todos somos, todos podemos ser

Se cumplen 15 años de la Tragedia de Ecos, en Santa Fe. Su recuerdo, la importancia en la historia de la Seguridad Vial, Día del Estudiante Solidario y Festival por la Conciencia, este año por streaming. 


Por Marcos Pascua (*) 

 

Hace quince años, un grupo de estudiantes de una escuela porteña regresaba en un micro de larga distancia, 9 de ellos y una maestra perdieron la vida en la ruta 11 en la provincia de Santa Fe, a causa de la inconsciencia de un chofer de camión alcoholizado y de la impericia del chofer del micro en el que viajaban. ¿Por qué es importante recordarlo? ¿Qué iniciativas surgieron a partir de allí? ¿Cómo podés colaborar?

 

El 8 de octubre de 2006 un grupo de estudiantes secundarios de la escuela Ecos, del barrio porteño de Villa Crespo, volvía de realizar un viaje en el que entregaron donaciones a la escuela chaqueña El Paraisal-Quitilipi, de la cual eran “padrinos”. Aproximadamente a las 22:15 horas, en el kilómetro 689 de la RN N°11 fueron embestidos por un camión que era conducido por un chofer que tenía una concentración de 1,65 g/l de alcohol en sangre.

 

 

El camión circulaba en “zigzag” invadiendo el carril contrario, el chofer del colectivo (Atamañuk) decide cruzarse de carril para esquivarlo, pero el camión regresa a su carril impactando con el micro, barriendo la mitad del vehículo y dejando como víctimas fatales nueve estudiantes y a una de las maestras que viajaba con ellos, además del chofer del camión y su acompañante.

 

Los tres juicios

 

Atamañuk afrontó tres juicios. El primero fue en 2009 y fue absuelto por el juez Jorge Galbucera, pero el fiscal apeló y la sentencia fue anulada por la Cámara Penal de Apelaciones de Vera. El segundo llegó en 2011. El juez penal de Reconquista Virgilio Palud condenó al chofer a tres años de cárcel en suspenso por homicidio culposo. Pero la defensa apeló y el fallo fue anulado por la Cámara de Penal de Rafaela: el juez se había olvidado de tomarle la indagatoria al acusado. El tercer juicio tuvo lugar en 2013. El juez Jorge Oscar Fernández dictó la condena a dos años y medio de prisión por “homicidio culposo” y “lesiones culposas” y una inhabilitación para conducir por cinco años. Pero ya para ese entonces la defensa había iniciado un planteo de prescripción, que tuvo éxito en julio de 2014 en la Cámara Penal de Rafaela.

 

La Corte Suprema de Santa Fe confirmó la decisión el cierre por prescripción. Así, todo quedaba en la nada. Pero el fiscal general de Santa Fe Carlos Steigmayer planteó un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia, que logró ser oído por la Corte Suprema de la Nación en 2019: el máximo tribunal obligar a la justicia de Santa Fe a evaluar la responsabilidad del chofer.

 

En ese contexto, la defensa insistió: “los elementos de convicción colectados a lo largo del proceso no son suficientes” para dictar una condena. “Quien originó el riesgo no permitido fue el camionero, y este actuar fue determinante para la producción del accidente con sus consecuencias”, se sostuvo.

 

Pero el Tribunal lo rechazó. Y si bien se consideró que estaba prescripto el delito de “lesiones culposas múltiples”, sí estaba en vigencia el análisis sobre el delito homicidio culposo múltiple. En su voto, el juez Eduardo Alberto Bernacchia escribió: “El obrar del justiciable Atamañuk fue tanto ‘imprudente’ por precipitado y peligroso como ‘negligente’ ya que lo hizo con descuido, desatención y falta de precaución”. La forma en la que manejó, además, “ha sido antirreglamentaria y ello está dado por el lugar de la colisión que es en el carril contrario por el cual debía circular”.

 

Según el fallo, “Oscar Eduardo Atamañuk no respetó el deber de cuidado, ya que, no disminuyó la velocidad del colectivo. Esta es la conducta primaria, lógica y principal que debió realizar y no lo hizo. Falta a la verdad cuando en su declaración indagatoria nos dice que levanta el pie del acelerador cuando advierte que el camión se desvía como para esquivar algo o cuando nos dice que desacelera y busca tirarse a la banquina previo al enfrentamiento”. El chofer del colectivo fue condenado a tres años de prisión condicional, además de ser inhabilitado para conducir durante cinco años.

 

Día del estudiante solidario

 

 

A partir del año 2007, a un año de la tragedia, el Consejo Federal de Educación de la Nación declaró, en su homenaje, el 8 de octubre como “Día Nacional del Estudiante Solidario”.

La trágica pérdida llevó a familiares a movilizarse para intentar reducir el número de muertes viales en la Argentina y continuar con su tarea solidaria.

 

Ese fue el espíritu que movilizó a los allegados de las víctimas a conformar la Asociación Conduciendo a Conciencia desde donde cada 8 de octubre organizan recitales y con lo recaudado realizan actividades solidarias.

 

Junto a más de 55 bandas y renombrados músicos, ya han realizado catorce recitales a los que han asistido más de 65.000 personas en diferentes predios (Obras Sanitarias, Estadio Malvinas Argentinas, Club Ferrocarril Oeste, Av. La Pampa y Figueroa Alcorta, Estadio Luna Park, CCK,Ciudad Cultural Konex, La Trastienda Opera Orbis, año 2020 Recital por Streaming con motivo de la pandemia Covid-19) donde los asistentes siempre cambiaron su entrada por una donación solidaria. Año tras año se incrementan las recaudaciones en donaciones, habiendo alcanzado un total de 550 000 kg de alimentos, prendas de vestir y distintos productos, distribuidos a lo largo de más de 130.000 km de solidaridad.

 

Esta tarea hubiera resultado imposible sin el aporte incansable de más de 400 voluntarios.

 

Estas donaciones han llegado a más de 3000 alumnos que concurren a las 55 escuelitas, comedores y salas de primeros auxilios, ubicados en zonas rurales de las provincias de Santiago del Estero, Corrientes, Salta, Jujuy y Chaco.

 

Este año el recital también se hará en forma virtual y podés comprar tu entrada acá para colaborar con la asociación. La totalidad de la recaudación será destinada a la compra de alimentos no perecederos y útiles escolares que llegarán a 18 escuelas rurales, 3 hospitales y 2 talleres de costura en 5 provincias del norte de nuestro país.

 

Memoria

 

Si bien han pasado quince años de la tragedia, pocas cosas han cambiado para mejorar la seguridad vial de nuestro país, la ausencia de formación en Educación Vial, la falta de controles de alcoholemia, además de la falta de controles a las concesionarias que explotan las rutas son parte de las deudas que el Estado tiene con la población en general. Por otro lado, la lentitud con la que trabaja la justicia en general y en estos temas en particular tampoco colabora a penalizar estos hechos con la contundencia y en el tiempo que merecen.

 

Como sociedad y en vísperas de un fin de semana largo donde muchos y muchas circularán por las rutas de nuestro país debemos actuar con responsabilidad, respetar las normas de tránsito, no debemos olvidar que compartimos las vías de circulación con muchas otras personas y nuestro accionar afecta directamente al de los demás.

 

Si vas a manejar hacelo con responsabilidad, porque todos fuimos, todos somos y todos podemos ser.

 

¡Nos leemos en dos semanas de nuevo!

 

Fuentes:

  • com
  • Infobae
  • Conduciendo a conciencia

 

(*) Ingeniero Civil-Tesista en Seguridad Vial- Promotor Comunitario de Seguridad Vial