“El municipio no debe actuar como un Banco, debe ser un socio en la construcción”

Maximiliano Wesner analizó la situación habitacional de Olavarría y ahondó en el proyecto de construir 100 viviendas por año. “Si está la voluntad política se puede, no es algo inviable”.


“La necesidad habitacional es real”. Maximiliano Wesner, titular de la oficina local de Anses y candidato a concejal en las próximas elecciones legislativas, dialogó a solas con Central de Noticias y el tema viviendas fue el eje principal. La elección no es azarosa, sino que responde tanto a una demanda histórica de la comunidad, sino que también es una de las problemáticas abordadas en su plataforma, tal como lo expuso en la presentación de propuestas realizada días atrás en la sede del CECO.

 

“La necesidad de vivienda atraviesa a distintos sectores”, añadió a medida que daba cuento lo sucedido también en los últimos días, donde la entrega de viviendas también fue tema de agenda a partir de las visitas tanto del ministro Jorge Ferraresi como de Agustín Simone, administrador del Instituto de la Vivienda bonaerense. Allí halagó lo hecho desde el Estado para dar una respuesta a esta situación e inclusive enfatizó la importancia de una decisión y voluntad política para “atacar de verdad” el tema del hábitat.

 

Wesner reveló queen el marco de la visita de Simone se presentó un referente del barrio Educadores para que, al igual que lo sucedido con el barrio Uocra, se culminen las últimas viviendas. “Es sumamente necesario terminar el barrio Educadores”, detalló el candidato.

 

Fue en esa senda que inclusive hizo propias la palabra del ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat para plantear como desde el Ejecutivo Municipal “no fueron a golpear la puerta” en búsqueda de respuestas. “Pero sí lo hicieron los sindicatos en Olavarría”, agregó aludiendo a lo hecho tanto por AOMA como por el CECO.

 

100 viviendas por año

 

Una de las propuestas más resonantes planteadas desde el Frente de Todos fue, precisamente, la de construir 100 viviendas por año, algo sobre lo que fue consultado por este portal. “Mirando Rafam, mirando los recursos que contamos, Olavarría es un municipio que tiene que hacer 100 viviendas por año”, insistió.

 

A la par, señaló que ese plan debe ser “bajo otra modalidad, para personas que justamente no tengan posibilidad de acceder a un plan tradicional, ya sea de Nación o Provincia, o como lo es hoy el Tu.Vi. municpal. ¿Cómo? creando el Fondo Municipal de Vivienda, con un fuerte banco de materiales municipal, garantizándose ese material a la familia”, agregó.

 

 

En la continuidad de su explicación del proyecto dio cuenta que se trata de una modalidad “mixta”. En ese sentido explicó que las familias beneficiarias pondrían “el terreno o la mano de obra”, recordando los planes autogestivos que se dieron en el Partido tiempo atrás. A la par, también puso el acento en cómo estas iniciativas “dinamizan mucho la economía local”, enumerando no sólo trabajadores vinculados con la mano de obra, sino también, por ejemplo, corralones o canteras.

 

Para que esto funcione es clave tanto la creación como el mantenimiento del mencionado Fondo Municipal de Vivienda. De acuerdo con lo que explico, el sostenimiento se dará a partir “del pago de una cuota similar a un alquiler. Esa actualización de la cuota va a ser con el coeficiente de variación salarial y con el índice de construcción, un mix, para crear un índice 50 y 50”. “Que no se desactualice y poder seguir haciendo viviendas”, completó.

 

“Está pensado de acuerdo a lo que Olavarría puede hacer, a fondos que se pueden afectar”, continuó y mencionó allí tanto al Impuesto a la Piedra como la Coparticipación Provincial. “Estamos hablando, más o menos, de no más de 300 millones de pesos por año”.

 

Banco de tierras

 

Más allá de la creación de un fondo pensado en los materiales, surge la inquietud acerca de los terrenos o lotes para avanzar con la construcción. Allí la solución también será mixta. “Loteos se están haciendo continuamente”, aludió en primera instancia tomando como parámetros los datos que obtienen a partir de los planes del procrear. A la par, también señaló que “hay oportunidad en el mismo seno familiar, de tener un terreno donde construir”.

 

No obstante, enfatizó que “la municipalidad tiene que recuperar el Banco de Tierras para seguir ofreciendo lotes. El pickelado es algo que se está acabando, hay que desarrollar de manera genuina lotes con servicios municipales”. Fue allí también cuando resonaron los dichos vertidos por Ferraresi días atrás. “Las comparto”, expresó y añadió que “si esta la voluntad política se puede, no es algo inviable. De manera conjunta, articulada, monitoreada, se puede”.

 

 

“El número que decimos, las 100 viviendas de año que proponemos, es porque se puede hacer, se puede dar respuesta con material y terrenos a esa demanda”, subrayó. “El municipio no debe actuar como un banco, debe ser un socio en la construcción. Las familias no quieren que les regalen nada, esto tiene que ser conjunto, el municipio tiene que ser un socio activo y proyector de la familia que necesita su vivienda”.

 

Por último, puso el acento en cómo el programa deber ser “armado de tal manera que continúe en las gestiones, porque el reembolso se va a seguir dando, garantizar el tema de cómo se retroalimenta ese fondo”.