Ley de Etiquetado Frontal: “Es un avance importante en materia de salud pública”

La diputada nacional Liliana Schwindt habló con Central de Noticias. Destacó el recorrido del proyecto. La presión de la industria alimenticia y la oposición de los diputados que “gobiernan para los CEO de las empresas”.


La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que ya tenía media sanción en el Senado y que obliga a los productores de alimentos envasados a incluir un sistema de etiquetado frontal con octógonos negros que adviertan sobre excesos de azúcares, sodio, calorías y grasas saturadas y totales.

 

Fue aprobado con 200 votos positivos, 22 negativos y 16 abstenciones. La diputada nacional Liliana Schwindt -quien también es vicepresidenta de la Comisión de Defensa al Consumidor- dialogó con Central de Noticias manifestó su conformidad con el resultado.

 

Destacó que “habíamos trabajado dos años en este proyecto, en el mandato anterior y en este. Había perdido un poco las esperanzas, pero finalmente se pudo y creo que es un avance importante en tema de salud pública”.

 

 

Respecto a los diputados que rechazaron la iniciativa, Schwindt indicó que “no me extraña porque estos diputados son siempre los que se oponen a todo. Son básicamente los diputados del Pro que cuando les tocó gobernar lo hicieron para los CEO de las empresas y remató: “representan esos intereses. Lo han hecho siempre y lo siguen haciendo”.

 

Por otra parte, aseguró que “la industria siempre se rehúsa a los cambios o a adecuarse a otros parámetros. Por ejemplo, en Chile se estuvo casi 7 años para sacar la ley. Nosotros tenemos nuestros intereses y ellos tienen otros. Por supuesto que ejercieron su presión, pero no obtuvieron un resultado positivo. Por lo menos hasta ahora”.

 

Ellos pueden seguir haciendo los productos que quieran. Nosotros lo que queremos es que el consumidor sepa cuando va a llevarse un producto si es alto en grasa, alto en azúcar, alto en sodio.

 

 

 

Algunos aspectos de la ley

 

Además de los cambios en el etiquetado frontal, la ley determina que los productos que contengan entre sus ingredientes edulcorantes o cafeína tendrán que informar que su consumo no se recomienda en niñas y niños.

 

Por otra parte, el proyecto establece la prohibición de emitir publicidad comercial -dirigida a niños, niñas y adolescentes- de productos con sellos de advertencia.

 

Asimismo, dispone que los productos que tengan más de un sello de advertencia no podrán incluir dibujos animados, personajes, figuras públicas, regalos ni elementos que llamen la atención de niños, niñas y adolescentes.

 

Ahora, la ley deberá ser promulgada y reglamentada. Una vez que ocurra esto, las grandes industrias tendrán 6 meses para adaptarse a la norma. En tanto, las pymes contarán con dos años para hacer la adaptación.