La campaña entra en sus últimos 14 días a toda velocidad (e intensidad)

Pocos medios, pero mucha calle. Aunque todo tiene sus bemoles. La unidad con cuestionamientos internos. UCR, Pro, Bucca, Valicenti. La necesidad de fiscalizar.


Extracto del newsletter Volver a las Fuentes, donde se puede acceder y suscribir acá. Por Alexis Grierson y Josefina Bargas.

Faltan dos semanas

Es una campaña, de mínima, menos mediática. Pero no por ello menos intensa. Muchas veces uno cree que lo que no sale en los medios no pasa, pero no hay que ser mediocentrista, ¿no? Lo concreto es que las fuerzas políticas están caminando la ciudad, algunas organizadas, otras como se puede… pero el cuerpo a cuerpo está.

La baja considerable de visitas políticas a la ciudad también da cuenta de esta menor intensidad. Que no es tal: en diálogo con este newsletter, más de un dirigente y militante manifestó sus deseos abiertos de agredir a este dúo de periodistas “si dicen que la campaña no es brava…no saben lo que estamos caminando”.

La diferencia está en los detalles: mientras que algunos eligieron como estrategia recorrer barrios, hacer cara a cara con vecinos y no comunicarlo, otros han tenido varios inconvenientes, sobre todo logísticos. “Estamos complicados, a veces sin gente, a veces repitiendo lugares…” dijo uno de los tantos consultados durante la semana.

Quien radicalmente mostró un cambio de estrategia fue el Frente de Todos, que salió decididamente por los barrios a tomar nota de los reclamos y las necesidades de los vecinos. Fueron la fuerza que más se mostró públicamente en esta etapa, que se intensificará en las últimas dos semanas que prometen ser mucho más intensas. En esa línea, ayer en el salón del Centro de Empleados de Comercio se hizo el encuentro denominado “Ahora Nosotrxs” que reunió a una gran cantidad de jóvenes en diálogo con el candidato Maximiliano Wesner. Asistieron militantes de una decena de agrupaciones adherentes al Frente de Todos, y también independientes que no mantienen un activismo sostenido.

Juntos sigue con su estrategia casi, casi, sin tocar nada: Galli lidera, la lista acompaña, recorrida por obras y reuniones con instituciones y organizaciones. En silencio, mientras tanto, hay puerta a puerta de entrega de folletos y boletas, y diálogo con los vecinos. Las miradas estarán puestas en mantener esa línea y, también, intensificarla en las últimas dos semanas.

La campaña de Celeste Arouxet es también en esa sintonía, pero más en silencio: Ahora Olavarría preparó una recorrida de más de 50 cuadras diarias para tener un cara a cara con la gente. Intensificar eso en lo que viene será difícil, pero el objetivo está en reforzar zonas “que creíamos que nos podía ir mejor y no fue así” indicó una fuente del espacio.

Mismo caso el de Vamos con Vos y el Frente de Izquierda. El voto personalizado al máximo: diálogo con los vecinos en sus propias casas y un puerta a puerta por cada voto. Y en el caso del FIT el regreso a su fuerte: contacto directo con trabajadores en los sectores industriales del distrito. Acá viene el análisis general.

En grandes trazos, los indecisos y los que no fueron a votar en las PASO se cuentan de a miles. Pero la indecisión se extenderá hasta el último minuto. “Hay radicales que no sabemos si acompañarán al Pro, si gente que votó a la Izquierda mutará al Frente de Todos o viceversa, si el espacio de Espert perderá votos con Santilli” y así.

Es por eso que desde el lunes, la campaña subirá un cambio. Acelerará hasta el cierre y se ratificará el 14 de noviembre con las elecciones. ¿Habrá un clima electoral para ese entonces? Al menos eso se buscará: el contexto es otro y la situación sanitaria permitirá ese avance. Actos y más presencias nacionales son dos de las muchas cosas con las que nos encontraremos en los últimos 11 días de campaña. 

Tal vez tengas que prepararte un calendario para anotar y seguir al detalle el cronograma de visitas y actividades. Y ya que estamos, registrá la primera: el miércoles será el debate de candidatos que organizó la Facultad de Ingeniería. Ya se sorteó el orden de exposiciones y hubo algún que otro chisporroteo entre los frentes por detalles de imagen (claro en política no es ningún detalle amigues), pero las principales decisiones ya están tomadas. Nosotros ya le agregamos “preparar pochoclos” a la anotación en la agenda.

Las diferencias venideras

También será una marca de la campaña: el intento de mostrar unidad donde los ruidos internos son fuertes. Tanto, que después del 14 de noviembre puede haber implosiones, rupturas y quiebres de cara a los próximos dos años. Ejemplos hay muchos, pero con dos fuertes alcanza.

El primero es la relación de la UCR y el Pro dentro de Juntos. En Olavarría es manifiesto: en la campaña se admitió un “buen trabajo conjunto” e incluso “mejor que de lo que esperábamos” como lo dijo un dirigente radical en esta etapa de la campaña. Pero…

Como planteamos la semana pasada, las dudas pasan por la creación de interbloques en el Congreso, en la Legislatura bonaerense y los Concejos Deliberantes, con el de Olavarría como eje. ¿Matrella y Vergel (si ingresan los dos) podrían tener “espacio aparte” y armar un interbloque de Juntos? 

“Todos sabemos que la figura del interbloque no existe, eso y romper es lo mismo” afirmaron desde el Pro, espacio que fue crítico de esa formación cuando el Frente de Todos decidió mantener la unidad de ese modo. Ahora, también es cierto (y todos lo admiten) que justamente es una forma de conservar la unidad. No debemos olvidar, también, que si Vergel ingresa (serían 6 concejales para la lista de Juntos) el Intendente tendría mayoría sin los radicales, con exactamente 10 concejales (y el voto doble del presidente del HCD, que no sabremos quién será pero se estima que será de Juntos).

Más allá de la puja de los espacios a ocupar y las estructuras que se pueden formar, si hubo algo que la UCR y el PRO intentaron mostrar fue unidad. Y como dijimos en la edición pasada, “dime que aparentas y te diré de qué careces”. Más allá del actual conformismo por el desempeño de la campaña, el futuro estará después del 14 de noviembre. Y con uno o dos concejales, el radicalismo ya empezó a mostrar sus cartas en el acto encabezado por Facundo Manes en Ferro: el radicalismo quiere liderar Juntos. A nivel nacional, provincial y local.

La contracara de esta postura es la que mostró Peronismo Republicano. Más precisamente su referente Mario Cura, quien en la inauguración del local partidario -con Ezequiel Galli a su Izquierda y Franco Cominotto a su derecha- había reafirmado la participación dentro de Juntos y su rechazo a los quiebres en los legislativos. Así sostuvo que “no hay libre pensadores dentro del Concejo” y “estoy en un colectivo con una conducción y hay que respetarla”.

¿El segundo ejemplo? La construcción de César Valicenti por un lado y “Bali” Bucca por otro. Algunos hablan de “construcción complementaria” para fortalecer la unidad. Por el otro lado, actitudes y ciertas convocatorias muestran una situación más de competencia por liderazgo que complemento de unidad.

Bucca sigue con presencia en Olavarría en la búsqueda de peronistas: a la agrupación Hacer Olavarría (con Einar Iguerategui y Gerardo Ripoll a la cabeza) se le suma la creación de puentes con otros referentes tales como Sergio Milesi, del cual se revelaron algunos encuentros importantes, incluso uno esta semana. Que también habría tenido la presencia de Germán Aramburu y Alicia Almada, vale decir.

Lo curioso es el objetivo. Más allá de acercarse ideológicamente, la idea es “construir después del 14 de noviembre” con un plan a mediano y largo plazo. No suena a complemento, suena a estructura “paralela” al referente del espacio hoy por hoy, César Valicenti.

Los constantes vaivenes de la segunda parte de la campaña mostraron unidad por un lado (como el encuentro con vecinos del que participó Bucca y Wesner con otros candidatos de Todos) pero diferencias por otro, con un Bali caminando solo y Wesner haciendo campaña por otro lado con la dirigencia del Frente. Por ahora hay olor a guerra fría, lo que no quiere decir que no haya paz en el futuro. 

Para cerrar, dos perlitas en fotos. ¿Hubo una candidata que dejó un palito en Instagram en medio de una recorrida? Parecía una doble interpretación, pero la segunda lectura justamente era la mal pensada…¿esperan verla en el piso? 

La otra. En una publicación del Municipio acerca del funcionamiento del consorcio Coceba, Ezequiel Galli apareció al lado de una histórica del eseverrismo (de Helios): Nora Gelso. ¿Fue acaso otro (sutil) señalamiento en el debate que se dio pos PASO por el destino de los “votos del eseverrismo”?

¡Fiscalicen, te lo piden ellos por favor! 

Salvo alguno que otro, el objetivo de estos últimos 14 días será conseguir la mayor cantidad de fiscales de mesa para “defender los votos”. Curioso: más allá de la entendible situación de los partidos más chicos que no siempre cubren las mesas para fiscalizar (algunos incluso se manejan con fiscales generales solamente), Juntos se mostró con la intención de reforzar la fiscalización por falta de gente.

Lo contamos en la previa de las PASO: faltando pocas horas, se “bajaron” decenas de fiscales de los espacios por razones variopintas. La falta de interés por la elección, la situación por la pandemia y la gran incertidumbre general hizo que fueran comicios raros, incluso con el tema fiscales.

Durante la semana, la Mesa Provincial de Juntos se reunió para delinear la parte final de la campaña y se enfatizó, justamente, en la fiscalización en el conurbano pero sin descuidar todo el territorio provincial. “Somos la única lista opositora que puede ganarle al oficialismo” dijo Jorge Macri en Twitter.

En Olavarría hay ejemplos también: Celeste Arouxet emitió un spot en el cual convoca a los vecinos a fiscalizar para su espacio, Ahora Olavarría, en la lista que encabeza José Luis Espert de Avanza Libertad. En las PASO tuvo una buena performance y si mejora, puede incluso a aspirar a una banca en el HCD. El objetivo es claro: más allá de que acompañen la lista, que todos los votos se cuenten, hasta el último.

El radicalismo también hizo fotos bajo el lema “yo fiscalizo” y alentó a la participación vecinal en esta elección. Teniendo en cuenta los resultados y las estructuras, la integración UCR + Pro pareciera tener más salvada la cuestión vinculada a los fiscales. Pero más vale estar tranquilos. 

Nicolás Del Caño (Frente de Izquierda) estuvo en Olavarría y uno de los puntos que dejó entre las charlas realizadas con medios locales fue el de la fiscalización. Con la particularidad de que todos miran al conurbano como “el territorio complicado” para controlar y defender los votos. ¿Prejuicio o realidad?

Y ya que estamos, hablemos de que la visita del candidato provincial del FIT se centró en contactos mediáticos tanto en Olavarría como en Azul. No se mostró (al menos en las imágenes que se hicieron públicas) con los candidatos ni la dirigencia locales.

Otro que también estuvo en la ciudad esta semana, pero que sí estuvo con las referencias locales fue Florencio Randazzo. Apuntó al llamado a “los que no fueron a votar” y enfatizó su mensaje de “la oportunidad” de Vamos con Vos, como salida a que “las dos fuerzas políticas que han gobernado los últimos años han fracasado”.

Hay presupuesto y es enorme

Algo adelantamos la semana pasada, pero nos quedamos cortos. El Presupuesto 2022 de Olavarría tendrá 8.300 millones de pesos, lo que significa un aumento de 68% en comparación con lo que se aprobó para este año. ¿Qué pasó? Bueno, por un lado la inflación (la proyectada y la real) y por otro la “nueva normalidad”, que no es el fin de la pandemia pero sí una situación más parecida a 2019 que a 2020.

El proyecto entró el viernes al Concejo Deliberante y hubo foto de Ezequiel Galli con la secretaria de Economía Eugenia Bezzoni de un lado del mostrador, y Bruno Cenizo del otro recibiendo los papeles.

Aproximadamente un 10% de los recursos se irán a Obras Públicas. Hay obras muy importantes como la ampliación del Hospital (terminar la ya empezada e iniciar modificaciones en otro sector del centro de salud), viviendas TUVI, la infraestructura para el loteo de 4 manzanas en Colonia Hinojo, la construcción de la playa de camiones para Sierras Bayas y al menos tres edificios escolares nuevos.

Varias de estas obras y la compra de ciertos bienes se planificaron con fondos municipales. Entonces, ¿Galli está respondiendo a la crítica de que sus presupuestos tienen pocas obras y que muy pocas se hacen con fondos propios? “No respondo a las críticas. Sólo a las que se hacen con buena leche y casi todas se hacen con mala leche” dijo el Intendente.

¿Habrá FIM 2022? Galli aclaró que por ahora no se sabe y de pasada dejó una interpretación interesante: lo que percibe Olavarría en concepto de fondos de Provincia para obras es una “devolución” de los aportes desde el distrito para Ingresos Brutos.

¿Qué esperar de la coparticipación para el año que viene? Otro tema sobre el que no hay certezas, pero la proyección es que se mantenga el mismo CUD que rigió en 2020 y en 2021. Y a todo esto, entre enero y agosto Olavarría recibió unos 1.300 millones de coparticipación lo que significa que en el total del año actual, esa partida va a representar alrededor de 33% de todos los recursos (es el porcentaje promedio).

¿A qué más hay que prestarle atención? El año que viene habrá dos licitaciones importantes: la del transporte interurbano de pasajeros y la de recolección de residuos. Para esta última, el Ejecutivo adelantó que se intentará incluir la recolección diferenciada (como se hace actualmente en las zonas de prueba de GIRO). Y otra cosa más: tal vez para el presupuesto 2023 se incluya una reorganización del área de Desarrollo Humano.

Un extracto

 

Estos temas, y otros más de la actualidad del ámbito político local, se publicaron en la edición de este domingo del newsletter Volver a las Fuentes –en esta edición, “Florecieron los conflictos
y los “peros” en la unidad”
 – que escriben semanalmente Alexis Grierson y Josefina Bargas.

 

La publicación es gratuita, sale todos los domingos a la mañana. La edición completa acá y la suscripción está abierta aquí mediante una dirección de correo electrónico.