Garantías dictó la detención de olavarriense sorprendido con pastillas de éxtasis en Azul

El juez azuleño Federico Barberena acompañó el planteo del fiscal Lucas Moyano, por lo que el acusado, de 37 años, seguirá tras las rejas.


En el cierre de la tarde del último martes un operativo de rutina llevado a cabo desde el destacamento de Policía Vial de Azul interceptó en la Ruta Nacional N° 3 un Volkswagen Vento que circulaba con dirección hacia Olavarría. Hasta allí todo transcurría con total normalidad, sin embargo el nerviosismo demostrado por el conductor del rodado hizo sospechar a los agentes de seguridad que algo no estaba bien.

 

Fue por ello que se le pidió que descendiera del vehículo y que, además de la documentación habilitante para circular, también permitiera mostrar el interior del rodado y sus pertenencias. Fue así que se logró dar con el hallazgo de una mochila que en el interior poseía un sobre de color madera con alrededor de 30 pastillas de éxtasis, de un pesaje total superior a los 11 gramos. Ese hallazgo motivó también a que se le incautaran los dos teléfonos celulares que tenía en su poder.

 

Debido al tener del hallazgo se convocó al fiscal Lucas Moyano, precisamente el titular de la UFI especializada en estupefacientes. Fue el funcionario judicial olavarriense quien horas más tarde lo recibió en el recinto de justicia para llevar a cabo una audiencia en términos del artículo 308 del Código Procesal Penal, ocasión que sirve para imputar al acusado y darle la posibilidad que narre su versión de los hechos, algo que descartó al hacer uso de su derecho a negarse a prestar declaración indagatoria.

 

 

Debido a esa situación todo se limitó a la notificación de las actuaciones en su contra por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”, figura por la que además el fiscal Lucas Moyano requirió al Juzgado de Garantías que se formalice la detención.

 

La novedad ahora está dada en que el titular del Juzgado de Garantías 2 de Azul, el doctor Federico Barberena, acompañó el pedido y dictó la conversión en detención de la aprehensión del olavarriense. No obstante ello, lo hizo por la figura de “tenencia ilegítima de estupefacientes” y no “con fines de comercialización”, tal como había sido requerido desde fiscalía.

 

Ahora resultará clave lo que se desprenda de las tareas complementarias, entre las que sobresale los peritajes a los teléfonos celulares. El acusado, quien fue identificado como Brian Mariano Yi, ahora permanece en una seccional policial de Azul a la espera de una confirmación de cupo para ser trasladado a una sede carcelaria del Servicio Penitenciario Bonaerense.