Los intendentes miran la “re-re” y Bali Bucca es el “coronado” de la semana

Reuniones y una muestra de la importancia del senador electo por el Frente de Todos. ¿Derogar una Ley o aplicar una interpretación en la Justicia? Los movimientos en la gestión y en el Concejo Deliberante.


Extracto del newsletter Volver a las Fuentes, donde se puede acceder y suscribir acá. Por Alexis Grierson y Josefina Bargas.
La estrella de la Séptima

Un hombre destacado en la sección durante esta semana fue “Bali” Bucca. Después del resultado electoral del domingo 14 hubo un festejo desde el sector del electo senador bonaerense pero eligieron mantenerse con perfil bajo hasta el final del escrutinio definitivo. Sólo se mostró en una reunión con el ministro nacional Juan Zabaleta.

Terminado el recuento hubo una comunicación en la que se destacó el resultado: “por primera vez en 24 años en la séptima sección electoral, el peronismo recuperó una banca histórica”. Se puso de relevancia el aumento de 13 mil votos de la PASO a la Legislativa, algo de lo ya hablamos la semana pasada, que posicionó en 33,64% al Frente de Todos (62.109 votos) y habilitó un escanio en la Cámara Alta.

A su vez, se resaltó la “intensa recorrida” de Bucca para sumar esos votos con el detalle de aumento por distrito. El caudal de voto del bolivarense subió entre 10% y 37% en cada uno. Alvear y Azul dejaron las remontadas más importantes en términos porcentuales. Lo de Azul fue más que llamativo porque los 3.500 votos nuevos significaron 26% de todos los votos nuevos de la sección (el mismo número aumentó en Olavarría). Pero en el total de votos del FdT en el segundo cuerpo de la boleta en Azul, ese aumento significó 32% más (alcanzó 10.700 votos el 14 de noviembre), mientras que en Olavarría por ejemplo significó 17% más.

El miércoles fue un día intenso. Bucca estuvo con Insaurralde y en el encuentro de intendentes oficialistas con Kicillof, donde también estuvieron Sergio Massa y Máximo Kirchner, además de algunos ministros provinciales y la vicegobernadora Magario.

El jefe de Gabinete provincial dijo que “quería felicitar a mi amigo Bali” por su elección y pasó a resaltar la relación entre la gestión provincial y la del Municipio de Bolívar. En la misma reunión estuvo el intendente Marcos Pisano. Justamente, a Insaurralde le atribuyen un rol clave en la remontada electoral del FdT y tiene la llave de la relación del gobernador con los intendentes, mucho más después de las elecciones.

En el encuentro con Kicillof, un tema central fueron las obras del presupuesto 2022 y lo que se espera del FIM. Al menos lo que se comunicó oficialmente. Pero también allí el gobernador les adelantó la suba impositiva que se viene para “recuperar la inflación” y que no piensa “aumentar el volumen de endeudamiento”. También el futuro del Senado estuvo entre lo que se habló y claro, el resultado electoral, tema principal del encuentro que sirvió para un intercambio de felicitaciones entre los jefes comunales: hay conformidad por la remontada. En esa reunión, que fue un almuerzo, habló el Gobernador y hubo un “vocero” por sección. El de la Séptima fue el Chinchu Gasparini.

Más allá de estos encuentros, Bucca sostuvo el perfil bajo y no quiso contactos con los medios. Supuestamente es una actividad que retomará en la semana que se inicia. Veremos.

La re, la re-re, la interpretación y los intendentes

Fue uno de los temas de la semana. ¿Qué pasará con los intendentes que no podrían reelegir dada la actual legislación en la Provincia? En la Séptima, sin distinguir colores políticos, son siete de los ocho que conforman la Sección. Sólo Marcos Pisano  (Bolívar) podría aspirar, con la Ley, a una reelección. Esto tiene un agregado: los jefes comunales cumplieron un importante rol entre las PASO y las Generales del 14 de noviembre. Pues bien… parece que hay pista libre.

Con escollos, pareciera que los intendentes tendrán otra posibilidad de ser reelegidos. Hay dos caminos: o derogando la Ley (algo que va a encontrar resistencia en ciertos sectores, como el massismo, el vidalismo, y otros espacios que aceptaron que la Ley salga por consenso) o buscando judicializar bajo la interpretación de que ninguna legislación es retroactiva. Al ser sancionada en 2016 -con un mandato en curso- el primero debería contarse…desde 2019. Es válido, sí, pero dependerá de una interpretación.

Lo curioso es que hay un antecedente muy importante. La no re-re de Menem en 1999 muestra una situación de similares características: fue elegido presidente en 1989, durante su primer mandato se reformó la Constitución (y con ella la duración de los mandatos y la forma de reelegir) y tras ser reelegido en 1995, se intentó presentar un amparo para que se interprete como “el primer mandato” de la nueva Constitución tras el Pacto de Olivos…y fue rechazado por la Corte Suprema. ¿Tiene vinculación? Sí. ¿Sentó precedente? Claramente no y este es un escenario novedoso.

Los intendentes quieren avanzar sobre modificaciones en la Ley, Kicillof acepta los cambios pero con una condición: que haya acuerdo con Juntos. ¿Qué pasa en Juntos? Hay posturas divididas. Mientras que algunos consideran que debería modificarse la Ley, otros creen que se trabajó mucho en un consenso para aprobar una legislación que permite que dirigentes no se “atornillen” en sus cargos. ¿Quién tiene esta última postura? Ezequiel Galli.

Galli tiene la mirada interpretativa de que en 2023 iría, bajo los ojos de la Ley, por un segundo mandato. Y más allá de las tensiones internas y el propio deseo del actual jefe comunal (¿iría por un tercer mandato?) la postura tiene ruidos internos en el Pro y también en el radicalismo. Y ojo, que el massismo ya anticipó que no votará absolutamente ninguna modificación y tiene un interesante peso en la legislatura bonaerense.

“No entienden que es una Ley que perjudica a Juntos y le brinda la posibilidad al Frente de Todos de exponer proyectos y miradas ante la ciudadanía sin necesidad de mostrar los mismos nombres” indicaron, visiblemente ofuscados por la intención que pasó de un mero deseo: hubo reuniones, se aceptaron las reglas…y arranca la búsqueda de un nuevo consenso.

¿De donde salieron los votos a Celeste Arouxet?

¡Qué lío armó Arouxet! Es que muchos siguen en el plano de la “sorpresa” de la elección de la concejal electa por Avanza Libertad y el recuento definitivo sirvió para realizar números e intentar determinar dónde estuvo la clave de la elección de la representante de Espert a nivel local. 

Todas son hipótesis, pero hay una mirada interesante realizada por un analista del Palacio San Martín. Si comparamos Legislativas con Legislativas, es decir, 2017 con 2021, podemos encontrar ciertos detalles que dan cuenta de por qué Juntos por el Cambio (o Juntos) no perdió votos en esa comparativa y le permitió a Ahora Olavarría el ingreso de una concejal. 

Primero, una aclaración: la participación este año fue mucho más baja, por lo que se trata de tomar un parámetro de aproximación para tratar de determinar la comparativa con más exactitud. Dicho esto, y si se toman en cuenta los votos de Juntos por el Cambio y Unidad Ciudadana (Juntos y Todos en la actualidad) las elecciones son casi calcadas en cantidad de votos. 

Entonces ¿dónde están los votos que actualmente obtuvo Arouxet? En el massismo y en el eseverrismo puede haber una primera respuesta. Hay una muy buena parte de los votos de las dos listas del 2017 que pueden haber terminado en la lista de Avanza Libertad. Si damos un paso más, encontramos otra particularidad: la característica del votante (de la zona céntrica y barrios aledaños) coincide con el voto de ese año y este 2021. 

Para traducirlo, entonces. Hay un voto muy particular en elecciones legislativas que tiende a “no polarizar tanto” y busca terceras o cuartas fuerzas. Coincide, particularmente, con el perfil eseverrista que tanto discutimos en las PASO. ¿Es el total? No, claro que no. ¿Es verdad que además está la importancia de Espert en todo esto? Sí, desde ya. ¿Hay una característica radical/massista/eseverrista en el probable voto a Celeste Arouxet? Sí, y eso arroja un sinfín de miradas en torno a cómo buscar el voto de cara a 2023, con la importancia de una elección Ejecutiva.

Si bien la intención de fondo fue mostrar que Juntos no pierde votos más allá de la elección agridulce del pasado 14 de noviembre, también es cierto que es el análisis más profundo de un votante con criterios que de alguna manera salen de lo esperado, que termina siendo el más codiciado, que otorga bancas en el Concejo Deliberante y además, transforma en decisiva una elección. ¿Para muestras? Elecciones Ejecutivas 2019 y la caída entre PASO y Generales de José Eseverri que benefició, casi directamente, a Ezequiel Galli.

Un largo camino al 711 y 711A 

La conclusión, más allá de entender los votos de Celeste Arouxet, es que se debe trabajar -y mucho- en los dos circuitos electorales más importantes del Partido. ¿Suena injusto? Sí, porque además de ser los más importantes son los que menos necesidades estructurales tienen, como Microcentro, San Vicente, Mariano Moreno, Roca Merlo. Sin embargo… definen elecciones.

Es el principal desafío del Frente de Todos. Ya lo dijimos: romper con una hegemonía eseverrista primero y gallista después requiere de mucho trabajo, de mantener una base ideológica pero al mismo tiempo ofrecer una opción atractiva para un votante que no suele ser atraído por las ofertas peronistas. 

Eduardo Rodríguez tiene un futuro incierto -por ahora- y el espacio se prepara para trabajar de cara a ser una opción competitiva en ese sector: la idea es que Foro Olavarría – Frente Renovador busque una agenda “más anclada en el proyecto de ciudad con una perspectiva productiva, industrial, del nuevo urbanismo y más cercana al votante más esquivo del Frente” indicaron a este newsletter.

La idea es salir de una “repetición entre estética y narrativa” y aparece una inesperada pero interesante opción: la posibilidad de una PASO en 2023 dentro del Frente de Todos ¿abre la puerta a que en Olavarría se diriman internas pero también proyectos más atractivos a otros electorados? Una oferta bien amplia, lo que se dice.

De todas maneras, ojo. Otros espacios avizoraron un escenario similar pero pidieron “no nublarse” con la “obsesión de conquistar el voto esquivo”“El Frente también tiene un fuerte acompañamiento en los barrios, en las localidades. Donde hay más necesidades, y donde tenemos que responder. Con gestión y militancia para que haya una mejor calidad de vida” recalcaron. Traducido: no hay que descuidarse en los “lugares seguros” porque el votante analiza más, tiene en cuenta más cosas, y puede votar otra opción en un chasquido.

Los cambios en la gestión

Mientras no hay confirmaciones sobre el destino de Maxi Wesner (por ahora seguiría en Anses y en el HCD al mismo tiempo) sí los hubo en la CNRT: Gastón Sarachu dejará la subdelegación Olavarría y se dedicará 100% al ámbito deliberativo. 

Explicó que el objetivo fue lograr la representación popular para obtener una banca en el Concejo y, tras conseguirlo, ahora resta llevar adelante esa tarea otorgada por el electorado. Valoró la gestión realizada durante su gestión en el organismo nacional, la formación de un gran equipo de trabajo que logró muy buenos resultados y afianzó una oficina que tiene poco tiempo en la ciudad.

Tal es así, que este newsletter logró saber que estaría todo dado para que Sergio Feoli (quien integra el Foro Olavarría desde su nacimiento) sea el sucesor de Sarachu. Restaría, en tanto, la confirmación oficial por parte del titular de la CNRT, José Arteaga.

Y ya que estamos en momentos de hablar de gestión, aún no se sabe qué pasará con el actual concejal Fermín Ferreira, un dirigente que logró posicionarse en el ámbito social -se lo mencionaba como el sucesor de Diego Robbiani o en un lugar de similares características- pero con el candidato a senador sin su banca, la situación se complicó. ¿Habrá modificaciones en la Secretaría?

No es precisamente un cambio de gestión, pero sí un cambio en el Concejo Deliberante que puede dar que hablar. A falta de algunas definiciones, Sebastián Matrella armaría su bloque y se integraría con Juntos mediante la figura del interbloque. “Aunque se arme un interbloque, es romper” aclararon desde el Palacio San Martín, aunque “si mantiene la unidad en votaciones, en defender proyectos para el desarrollo de la gestión del Intendente, bienvenida sea la identidad y su intención”. Sin embargo… “no deberíamos estar negociando en todas las votaciones, ya no sería unidad y mostraría que lo que buscan es eso, tener una banca y correrse de la gestión”. Si bien se insistió en los buenos trabajos de campaña, y demás, parece que la situación será…áspera.

El debate del presupuesto 

Esta semana los concejales recibieron a la secretaria de Economía municipal, Eugenia Bezzoni, en la comisión de Hacienda y expuso sobre el Presupuesto 2022. Tras este encuentro, Ubaldo García y Celeste Arouxet salieron con críticas (esperadas) a la gestión local.

Arouxet afirmó que con el cierre de la paritaria 2022 el ejercicio se volverá deficitario y aseguró que la funcionaria dijo que el cierre de la negociación será en agosto, con lo que la opositora interpretó que se especulaba con “estirar los plazos de negociación” para cubrir la mayor erogación.

Cecilia Krivochen, de Juntos salió a responder esta versión: la desmintió y aseguró que Arouxet “falta a la verdad”, que nada de eso se habló en el encuentro y hasta ofreció pruebas.

Por su lado, Ubaldo refirió críticas similares a las de Arouxet y cuestionó además que la funcionaria no pudo dar detalles de las partidas previstas para el programa TUVI.

A su vez, la concejal de Ahora Olavarría estimó que los aumentos de tasas sumarán 110% desde diciembre en adelante (serán ajustes por inflación semestrales), se refirió a la deuda que mantiene Coopelectric con el Municipio por el FOI y planteó que podría haber un nuevo aumento tarifario del agua. Algo que no descartó el titular de Coopelectric, como veremos más adelante.

¿Qué se prevé para obras públicas?

La partida asignada al área de Obras Públicas para el año que viene alcanza 2.543,7 millones de pesos, es el 30% del presupuesto total de Olavarría. Los gastos en personal son alrededor de 5%, una proporción baja si se compara con otras áreas.

Dentro de las erogaciones previstas hay dos grandes grupos: las partidas para mantenimiento y las obras nuevas. Si se suman los gastos en mantenimiento superan por un poco más de 60% de los 2.543 millones.

Los principales destinatarios son la recolección y tratamiento de residuos con 805,6 millones de pesos (es prácticamente el 10% del todo el presupuesto), alumbrado con 225,4 millones, el mantenimiento de caminos rurales con 224,3 millones y de la red vial con 150,9 millones. También se cuentan aquí el mantenimiento de espacios verdes, de cementerios e hidráulica entre otros.

En cuanto a las obras nuevas se engloban allí dos partidas para viviendas TUVI: una por 41,3 millones para terminar lo anunciado en 2021 y otra por 40,8 millones que se presentó como “TUVI 2022”. Son prácticamente iguales con lo que surgen las dudas de cuántas viviendas proyecta el Ejecutivo construir. Además hay otras dos partidas para obras en el Hospital por 20,8 millones y por 25 millones para finalizar la obra en Gastroenterología y para mejorar el área de internación. Además se programó la continuidad de la red eléctrica en Los Fresnos por 41 millones de pesos.

Hay ocho obras importantes en establecimientos educativos, algunas de las cuales son construcciones de edificios nuevos con partidas de entre 12 y 32,6 millones de pesos. Suman entre todas el 7% de los gastos previstos para el área (unos 176 millones de pesos).

Un aspecto que es mirado con especial atención son las obras en las localidades. En este caso, se contaron siete obras importantes en cuanto a los montos a destinar que suman casi 100 millones (4% del total de gastos del área). La principal estará en Sierras Bayas: la construcción de la playa de camiones para la que se previeron 31,6 millones. Le siguen dos obras en Colonia Hinojo por 31 millones para alumbrado y para apertura de calles en un sector donde se generarán unos 72 lotes urbanos que estarán disponibles a la venta. En este caso, debe prestarse atención a los precios por los que finalmente se liciten estas obras ya que serán claves para fijar los montos de venta de los terrenos a los adjudicatarios.

Se contaron tres obras de extensión de la red de agua: una en Hinojo por 17,6 millones de pesos; la segunda en Olavarría y Sierra Chica por 6,1 millones y la tercera en San Miguel por 1,7 millón.

A su vez, se incluyó una partida de 7 millones de pesos para mejoras en el acceso a Santa Luisa. También se contemplaron más erogaciones de montos importantes para mejoras en distintos caminos rurales, por fuera del gasto específico de mantenimiento de la red.

Un extracto

 

Estos temas, y otros más de la actualidad del ámbito político local, se publicaron en la edición de este domingo del newsletter Volver a las Fuentes –en esta edición, “Mientras avanza el debate por la re-re, hay un coronado en el Frente de Todos” – que escriben semanalmente Alexis Grierson y Josefina Bargas.

 

 

La publicación es gratuita, sale todos los domingos a la mañana. La edición completa acá y la suscripción está abierta aquí mediante una dirección de correo electrónico.