Facundo Pereiro: “Nosotros somos muy cálidos, muy de abrazarnos y acá no pasa tanto” 

Facundo Pereiro, artista olavarriense, se encuentra en Francia dedicándose a las artes circenses. Los detalles de dos culturas diferentes.


 

Por: Danisa Jaime 

 

Facundo Pereiro, artista olavarriense dialogó con Central de Noticias sobre su viaje a Europa. En este momento, se encuentra en un pueblito de Francia llamado Saint-Fulgent, a pocos kilómetros de una de las villas más grande del lugar, Les Herbiers, y a 40 kilómetros de Nantes. Por esos lados, se empieza a sentir el comienzo del invierno.

 

En principio, Facundo viajó a Europa a visitar a su novia en plan de “verla y ver que podía surgir”. Estando en Portugal y gracias a un grupo de Facebook, vio que una persona publicaba que necesitaban de manera urgente artistas en Francia. “Me mandé, me preguntaron si hablaba francés y les dije que no, pero que si me hablaban despacio entendía” explicó entre risas. “Me comentaron lo que estaban buscando, yo les mandé fotos de lo que hacía y de los videos que tenía y justo estaban necesitando un payaso” explicó.

 

Así fue que el artista tomó un bus desde Portugal hasta Francia, el cual le llevo 25 horas de viaje. En relación a la pandemia por Covid 19, en la frontera España-Francia chequearon que tenía las dos dosis de Sinopharm y pronto, con la tercera dosis de refuerzo, tendrá el pase sanitario europeo.

 

 

Facundo se encuentra hace 2 meses en Europa. Llegó el 4 de octubre a Madrid, donde se quedó 5 días y luego viajó a Lisboa. “Madrid es hermoso, hay muchas callecitas, hice algunos de los puntos claves, pero lo que más hice fue caminar y perderme”. Además, tuvo la oportunidad de ir al Circo Price, donde vio un espectáculo de circo contemporáneo. Luego viajó a Portugal y vivió en Évora tres semanas donde realizó dos workshops: uno de “la relación del actor con la verdad” y después un “laboratorio de teatro físico”.

 

En Saint-Fulgent, pueblo en el que se encuentra, están bastante aislados y casi no hay casos de Covid. “No hay televisión, yo me entero por mi teléfono y la realidad es que hubo un rebrote de Covid en las ciudades más grandes como París, Ámsterdam, lugares grandes y turísticos.” “Hay mucha gente que está muy reacia a querer vacunarse y eso es el principal problema, no se vacunan.” explicó Facundo en relación a la pandemia.

 

El circo en Europa (y un poco de retroceso) 

 

Ante la pregunta sobre las diferencias de los circos en distintos países, Facundo explicó que las estructuras son muy parecidas. Los circos de calle, (que es a lo que se dedicaba él en Argentina) se manejan igual que allá, así como también los circos de carpa. “Son tradicionales, de familia, convocan a dos o tres artistas que no son de la familia y los llaman”.

 

“El primer día que me llamaron, todos los integrantes del circo llegaron se sentaron, prendieron las luces y dijeron “bueno a ver” y ese fue como el casting que yo hice, se rieron entonces aprobé” dijo entre risas.

 

Pero si hay una gran diferencia. Lo que no esperaba era encontrarse con animales.Hay muchos circos que todavía tienen animales y en el que yo estoy, también tienen.  En Argentina muchos de los circos que tenían animales han cerrado, Argentina tiene mucho activísimo. A la gente no le gusta y va a la puerta del circo y hace pasacalle y te hace una marcha. Acá no, de pronto el que no le gusta el circo con animales no viene directamente, no vienen a manifestarse” explicó Facundo.

 

En el circo donde él se encuentra hay 5 camellos, 4 burros, 2 llamas, 2 toros, 4 caballos, 2 tigres y 5 leones.Me sorprendió y no me lo esperaba en el año 2021 y en Francia, pero me di cuenta que está muy normalizado. Viene a romper con esta lógica que nosotros tenemos muy eurocentrista  y acá podemos ver de qué hay una tradición mucho más fuerte que rompe contra este progresismo de los derechos humanos y de los animales” sentenció.

 

 

Agregó que “la realidad es que la gente lo ve y lo re apoya. Lo que yo veo es que, obviamente los animales están en cautiverio, pero un poco ellos se han amparado explicando en carteles cuál es su trato.  Cada animal tiene su alimento diferenciado no es que comen cualquier cosa. Es su amparo para que le sigan permitiendo tener a los animales. Los animales están bien (mas allá del cautiverio) y es una contradicción con la que yo lucho internamente también”.

 

En relación al circo en sí, todos los integrantes tienen dos o tres números. El payaso de circo o payaso de pista tiene números clásicos y después lo que cada uno pueda aportar. Facundo realiza 4 entradas de las cuales 3 son números clásicos, entre ellos, uno de Robin Hood, el clásico juego de la silla, y uno de boxeo donde el payaso compite contra una persona del público. En su último número, se hace presente su personaje llamado Elvira en el cual realiza teatro de improvisación, dependiendo el contexto. Elvira disfruta el momento, grita y baila.

 

 

Se ve mucho acá que el payaso regala flores a las mujeres e invita a los hombres a boxear. Elvira le regala flores y pastito a todas las personas y también invita a boxear a varones y mujeres. Eso también lo veo yo que esta muy marcado, había un numero donde a mi no me gustaba que el payaso le quiere robar un beso a alguien del público y eso dije que no lo iba a hacer y ellos me dieron libertad” explicó.

 

Además, pudo llevar música de Elvira hacia Europa.Hago una competencia de baile con la canción “se menea se menea” hago pasar tres personas y a cada uno le doy un paso de baile y hacemos una coreo infinita. Acá les re gustó esa canción, termina el show y todos la siguen cantando y no saben que dice pero lo dicen y en ese sentido traer música Latinoamericana a este lugar les re gustó”.

 

El idioma y los cambios del día a día 

 

“Estoy hablando ensalada de fruta. Hablo en inglés, francés, español, gracias al teatro hago mucha mímica y también uso el Google traductor. Los primeros días fue durísimo y me salvó muchísimo el Google traductor. Nos escribimos en el teléfono y nos mostramos la pantalla y así nos comunicamos. Después hay una persona que me entiende muy bien y si nos hablamos despacio hace como de traductor” explicó Facundo.

 

Además, comentó que su frase clave es ““je n’ai pas compris pouvez vous me répéter s’il vous plait “ (Yo no entendí me podes repetir por favor) y que la usa mucho con el dueño del circo. De todas maneras, contó que la realidad es que están muy acostumbrados a que viaje gente extranjera y a la vez “hay intención comunicativa, no he tenido grandes incomprensiones”.

 

También hay un chico de México y al hablar español pueden hablar de lo que sea. “Las personas de allá se ríen cuando charlamos porque dicen que parece que estamos borrachos porque somos muy expresivos, muy toquetones”.

 

En relación a los cambios culturales, Facundo explicó que “lo que más me sorprende o lo que estoy tratando de acostumbrarme son sus horarios. Acá se cena muy temprano, a las 7  y a las 9 ya están todos re durmiendo. Si uno quiere salir a un bar o a tomar algo a la una de la mañana ya está cerrando el lugar y en el pueblo chico donde estoy yo no hay boliche. Y después, algo distinto es el trato. Acá la gente se conoce mucho, pero nosotros somos muy cálidos muy de tocarnos, abrazarnos, y acá no pasa tanto”.

 

 

 

Ni bien llegue acá busqué donde venden yerba y donde puedo conseguir dulce de leche. Tengo saudade de sanguches de milanesa y de asado, y bueno también del calorcito del hogar. Pero la realidad es que aquí en el circo han sido muy amables, yo estoy durmiendo en una casilla rodante donde tengo mi cama, microondas, pava eléctrica ,heladera, luz ,almuerzo y cena que me lo dan aquí” indicó.

 

Para finalizar, Facundo mencionó algo que le pareció “muy loco” desde su estadía en Francia.Se comen una baguette entera por día, comemos mucho pan y uno no esta tan acostumbrado. Siempre esta fija, no comen si no tienen una baguette. Y lo más loco es que uno va caminando por la calle y ¿viste la máquina de café en Argentina? bueno, son máquinas de baguette.  Vos pones la moneda le das enter y te sale una. Son máquinas expendedoras de baguettes. Es un clásico acá. Está en cualquier esquina, hay un señor que repone la máquina a las 5 de la mañana y la gente pone su euro y aparece envuelta para llevar”.