La peatonal de la Necochea

El análisis de Marcos Pascua sobre la actividad realizada y la importancia de contar con “ciudades caminables”. Entrevista a uno de los organizadores.


Por Marcos Pascua / @Ma7c0s

(*) Ingeniero Civil-Tesista en Seguridad Vial- Promotor Comunitario de Seguridad Vial.

 

¿Una peatonal? Sí, una peatonal en el centro de Olavarría. Un grupo de comerciantes que busca revitalizar un tramo de la calle Necochea, con ganas de ofrecer algo distinto, un espacio donde los y las olavarrienses puedan disfrutar en un entorno diferente, donde el tiempo se hace lugar por sobre el ruido cotidiano de los motores a combustión.

 

La semilla

 

Un comerciante de la zona, Javier Lerchundi, propietario de Don Ismael, quería festejar el aniversario de su local en la calle y por ese entonces logró la habilitación del sector de su estacionamiento, sembrando la semilla para lo que fue la primera peatonal de la calle Necochea.

 

 

Las personas con su comportamiento son las que van generando el modo de vivir la ciudad, gran parte del movimiento que hace unos años se centralizaba en la zona céntrica, principalmente en la calle Vicente López se fue trasladando en forma gradual a la zona del parque, punto gastronómico y de recreación por excelencia en tiempos veraniegos y la clásica “vuelta al perro” que se realiza entre las calles Rivadavia, Vicente López, y la zona del parque ya mencionada fue “vaciando” otras calles del centro de la ciudad. El clásico paseo en autos hace que la gente pierda la posibilidad de interactuar con su entorno como lo podría hacer caminando y de a poco la zona céntrica fue perdiendo la vitalidad que logró tener años anteriores.

 

La semilla se hizo brote

 

La semilla de la peatonal comenzó a regarse con el comienzo de la primavera por loscomerciantes de la zona y casi todo lo que se riega en primavera, brota. Se juntaron, se pusieron de acuerdo, juntaron firmas y fueron al municipio. Sí, 17 comerciantes de la calle Necochea propusieron algo distinto para la ciudad. Con el visto bueno de la Municipalidad comenzaron a trabajar en el proyecto de embellecer su entorno.

 

 

Ellos se encargaron de conseguir todo lo necesario para que ese día la calle Necochea se convierta en un lugar de esparcimiento y de encuentro para toda la familia, mesas, sillas, sonido, inflables, espectáculos de magia, hasta un DJ para que Olavarría vuelva a tener su peatonal, aquella que aún hoy una parte de la ciudadanía recuerda con nostalgia.

 

Las repercusiones

 

Y finalmente llegó el día, la peatonal de Necochea al 3100 se estrenó el pasado 8 de diciembre, en un feriado de mitad de semana. A las 16 horas comenzaron los preparativos, se cortó la calle, se colocaron baños químicos y a las 17 comenzó el paseo. ¿Y cómo fue? “Mejor de lo que esperábamos” señaló Javier, “la gente se acercó muy bien predispuesta, contenta, hasta nos preguntaron cuando íbamos a hacer otra”. Olavarría encontró un espacio distinto, donde disfrutar de un sector del centro de la ciudad de otra manera, con tiempo, caminando, “algunos vinieron a tomarse una birra, mientras los más chicos jugaban en los inflables y otros miraban vidrieras”.

 

“Eso es lo que buscamos, que sea un paseo para toda la familia” indicó Javier. En cuanto a la repercusión “quedamos muy conformes, a nosotros nos gustó mucho que la gente venga, a los comerciantes nos fue mejor, pero lo que más destacamos es que nos pusimos de acuerdo para generar algo distinto y la gente respondió de buena manera”.

 

 

Disfrutaron los más chicos en los inflables, disfrutaron los más grandes de acercarse a “tomar algo”, todos juntos disfrutaron de “El Gran Jorge” y su magia, de la música, del DJ y hasta “se armó el baile” señaló Javier. Vale aclarar que todas estas atracciones fueron gratuitas para quienes se acercaron a la peatonal, “no todo es sacarle a la gente, creemos que está bueno darles algo distinto y se van a acercar”, agregó Javier. La propuesta estaba pensada hasta las 22:00, “cuando le empezamos a decir a la gente que se terminaba, nos decía, ¿ya nos tenemos que ir?” contó Javier, escena que podría ser acompañada de un meme que diga “para que me invitan a una peatonal si saben cómo me pongo”.

 

Así fue como en un miércoles feriado, un tramo de la calle Necochea se convirtió en un lugar distinto, para disfrutar, para encontrarse, para estar, para vivir la ciudad de otra manera y la repercusión que se generó ese día y posteriormente demuestra que Olavarría necesita de un espacio así, un espacio distinto. Respecto a lo que se generó días posteriores, Javier agregó, “vi muchos comentarios en redes sociales con repercusiones positivas y una pregunta recurrente de cuando se viene la próxima”.

 

 

“La idea es continuar con este tipo de formatos, la repercusión fue muy buena, nos gustaría embellecer de a poco nuestra cuadra”, así que para quienes se acercaron y quieren otra o bien para quienes no pudieron ir, a estar atentos que la peatonal Necochea promete próximas ediciones.

 

La importancia de contar con ciudades caminables

 

En este mismo espacio se ha contado en diversas columnas la importancia de vivir en ciudades caminables, ya que esta forma de trasladarse disminuye la contaminación, los siniestros viales, mejora el estado de ánimo de las personas y hasta en muchos casos logró aumentar las ventas, esto se explica porque caminando hay más tiempo para detenerse a mirar vidrieras, a disfrutar del entorno de una manera que desde arriba de un auto no se logra. Diversos estudios sobre movilidad demuestran que aumentar la “caminabilidad” en las ciudades trae consigo una mejorar en la salud de su población, mejora la movilidad y la calidad de vida de los usuarios.

 

Por eso quien suscribe celebra estas iniciativas y también como muchas personas espera la realización de la próxima. Si el miércoles estuviste en la peatonal podés contarnos que te pareció.

 

Por mi parte, nos vemos en quince días. Si estás pensando en salir de vacaciones en tu auto no te pierdas la próxima columna que te voy a contar todo lo que necesitás para tu escapada.