La Berta B: “Cuando salimos a la calle vamos hermanadas y en manada”

Visibilidrag Olavarría cumplió un año el 7 de diciembre. El festejo que se viene, las violencias que sufren en la noche olavarriense y los proyectos para el 2022. 


 

Por: Danisa Jaime

 

La agrupación Visibilidrag se formó en Olavarría el 7 de diciembre de 2020. Pasó un año desde que decidieron mostrarse en la ciudad con ganas de difundir su arte drag, pisar fuerte los escenarios y abrir nuevas puertas.

 

En este momento, la agrupación está compuesta por La Chicho Térez, La Imi Queen, Lady Ayrala, Nikkita Rouge, Pimienta Negra y La Berta B. 

 

El próximo viernes 17 de diciembre, a las 21:00 se presentarán en Merello Bar, ubicado en Coronel Suárez y Cerrito. Allí festejarán su cumpleaños con perfos, teatro, fantasía, juegos con el público y humor. En cuanto a los preparativos, Berta B contó a Central de Noticias que están “a pleno con todo”.

 

Además confeccionan sus vestuarios, compran sus maquillajes y aprenden día a día a montar y preparar un show. En este festejo sumarán sorpresas y sorteos. Habrá globos, torta y piñata.

 

 

Explicó La Berta B que “hay momentos donde nos emocionamos, donde la gente se emociona, donde la gente estalla de risa o donde la gente estalla porque no puede creer la perfo que está viendo“.

 

Hijes e Hijas de la pandemia 

 

Visibilidrag nació con la pandemia. En un contexto de encierro, su única forma de mostrarse fue virtualmente. De esta forma realizaron vivos en su cuenta de Instagram @visibilidragolavarria. Pero querían más. Querían salir a mostrarse en la ciudad y trabajar con su arte.

 

“Vimos que no nos era redituable, que era muy desgastante físicamente, económicamente y demás, pero sobre todo económicamente. Nos dimos cuenta de que estábamos en un espacio de confort, nos juntábamos en nuestras casas  los fines de semana a hacer los vivos de la Visibilidrag“, explicó La Berta B.

 

“Hemos tenido máximo 40, 50 personas conectadas. A veces hacíamos un vivo para 8 personas, a veces para 20. Ahí crecimos un montón. También nos encontramos que por ejemplo, un corrector sale hoy por hoy $700 y nos alcanza para menos de un mes”, señaló.

 

 

Impulsadas por una cuestión económica, además de artística, decidieron empezar a “salir” a la ciudad: “Sabíamos que en Olavarría no existía y fue todo desafío. No empezamos por espacios culturales, que son los espacios que habitualmente nos han acogido, nos han abrazado. Empezamos a ir a otros espacios porque teníamos ganas de conquistar la ciudad, teníamos ganas de movernos mucho“, explicó.

 

Comenzaron en Pipas, luego Ámsterdam y también el bar Merello en donde festejarán su cumpleaños con su última fecha confirmada.

 

La noche olavarriense y sus violencias marcadas 

 

“Para nosotres la noche es una oportunidad artística e identitaria. La noche nos abraza mucho y también es hostil. Olavarría también es hostil”, contó y aseguró: “Sabemos convivir con eso”.

 

La Berta B destacó algunas situaciones hostiles que atraviesan al salir a la calle “maquilladas y montadas”: “Nos cruzamos con gente que nos toca bocina, nos grita cosas, graba vídeos o quiere sacarte fotos para que le hagamos un chiste a su amigo. Nuestro arte está muy lejos de eso”.

 

Ante este tipo de situaciones, aseguró que “le explicamos por qué eso está muy lejos de lo que nosotres hacemos. Entendemos que hay otres artistas y otras identidades en otras ciudades que hacen eso y es parte de su laburo pero lo nuestro no va para nada por ahí”.

 

“Cuando salgo a la calle no pretendo que se acerque ninguna persona a sacarse una foto para burlarse de mí o para exclamar que soy una identidad masculina que me convierto en otra identidad”, remató.

 

También hay otras reacciones que son positivas. “Les niñez de la ciudad, por ejemplo, quedan maravillados y enloquecidos con lo que hacemos y otra gente también, así que  tratamos de quedarnos con esas cosas positivas. Está re bueno que nos pidan una foto siempre que sea una buena intención”.

 

“Cuando salimos vamos hermanadas y en manada. Si bien salimos a disfrutar y trabajar, vamos muy alerta cuidando a la otra. Por ejemplo, a mí me salen cosas feas o quiero reaccionar ante gritos, pero hay veces que tenemos que dejarlo pasar o simplemente seguir y confiar en lo que estamos haciendo y dejar que ese chiste no nos hiera”, indicó.

 

Agregó que “la violencia y la discriminación nos atraviesa a todes, y de alguna forma siento que como mostras estamos siendo en este momento responsables de construir algo nuevo”. 

 

Habló de la responsabilidad de construir nuevas perspectivas al “animarnos a pisar otros espacios” o “animarnos a salir” ya que “muchas veces hasta nosotres mismes nos encontramos en nuestros bunkers -porque así le hemos llamado a nuestras casas- maquillándonos y estando días enteros trabajando”.

 

Expresó como deseo la posibilidad de “laburar en un montón de espacios más. Sabemos que es muy de a poquito y deseamos que lo hagan también otras mostras de la ciudad  y sobre todo deseamos que nos convoquen y que nos deseen”.

 

Cuando salimos, ponemos un solo pie en la calle y ya sabemos que nos van a pasar un montón de cosas. Lejos estamos de querer seguir en nuestros bunkers.

 

El trabajo detrás de cada show

 

La Berta B, explicó que algunas personas no terminan de entender lo que significa “nuestro laburo artístico”. “Creen que lo hacemos solamente como un hobby y si bien disfrutamos, también trabajamos un montón”.

 

 

Cada evento realizado implica que la agrupación trabaje horas sin parar. No solo durante la función sino también en los días previos: arman sus trajes, cosen, prueban maquillajes. “En el show contamos cómo nos hicimos los trajes, contamos qué maquillaje nuevo aprendimos a hacernos y nos reímos de eso, pero también aprovechamos para seguir contando el camino que estamos llevando”.

 

 

Visibilidrag, una familia nueva 

 

“Mucho orgullo, mucha emoción”, eso es lo que la agrupación le genera. “La verdad que todo arrancó siendo un grupo de arte de mostras donde queríamos visibilizarnos, siendo disidentes y siendo drags. Y de pronto la grupa se convirtió en una familia”.

 

La familia se volvió algo que aprendieron a reivindicar. “La hemos criticado tanto porque hemos atravesado muchas situaciones de expulsión. Muchas infancias y adolescencias en las que tuvimos que aguantar el chiste de tu tío machista, aguantar la mirada de los abuelos, aguantar cosas que no nos merecíamos”.

 

El fin de año renueva las proyecciones a futuro. Se presentaron a programas de becas y también a concursos. Entre ellos, pudieron ganar uno que está en proceso de trabajo y  será presentado en el Teatro Municipal el año entrante.

 

Mientra tanto continúan con las presentaciones “ya que se ha convertido en una fuente de laburo. Si no hacemos un show por mes es imposible sostenernos y se nos está haciendo muy difícil”.