Malvinas: Denuncia y acusaciones cruzadas en la previa del acuerdo

En el aire de Radio Universidad un trabajador denunció amenazas y aprietes, además que la contaminación “es algo de hace rato”. Desde el Sindicato se desmintieron tales afirmaciones.


Sin dudas uno de los temas más relevantes de las últimas horas ha sido el conflicto en Transportes Malvinas y sus consecuencias en cuanto a las tareas de limpieza y recolección de residuos en la ciudad. Inclusive, la situación ambiental que fue expuesta a partir de estos hechos ha generado también múltiples réplicas en el ámbito político y otras esferas. Finalmente en la jornada de este miércoles las partes arribaron a un acuerdo, pero en la previa se pudieron escuchar fuertes acusaciones que pueden tener su correlato en el ámbito penal.

 

En diálogo con La Mañana de Radio Universidad (FM 90.1) un trabajador de la firma encargada del servicio de limpieza y recolección de residuos fue entrevistado para conocer más acerca del estado de situación de la protesta que venían llevando a cabo. “Nos juntamos a apoyar Ramón, al muchacho que fue echado, todo los compañeros lo apoyamos”, inició su relato Carlos Santellán. “Todo pacíficamente para que lo incorporen porque fue mal echado, una causa que le hizo la empresa y no tenemos apoyo del sindicato”, agregó.

 

“El sindicato lo único que dijo cuando estuvo acá presente es que era un compañero que estaba echado y que si nosotros lo apoyábamos íbamos a ser 100 familias a las que se les iba a cortar la cabeza, nos iban a echar a todos”, arremetió Santellán, quien dedicó varios apartados de su testimonio al gremio.

 

 

Asimismo, también apuntó contra la empresa. “Nosotros tomamos la medida para apoyar al compañero, porque además era un compañero que estuvo como cuatro años sin trabajar porque tuvo un problema de cáncer, entró a laburar hace diecisiete días y le hicieron a causa de los lixiviados que eso viene hace rato, no viene desde ahora”. Inclusive, en la continuidad del diálogo explicó que el trabajador despedido no estaba en condiciones de hacer tal situación por su cuenta, hablando expresamente de directivas de superiores, a quienes mencionó con nombre y apellido. “Acá muchos hacen la vista gorda, nadie mira”, reprochó.

 

“Esto hubiese seguido todo normal si la empresa no hubiese ensuciado a los trabajadores, que dijo trabajadores infieles. Si en una empresa hay un capataz y te da una orden que abras un canal, nos manda un capataz a nosotros, si te dan una orden vas y la haces”, narró. “Es injusto lo que está pasando”, completó.

 

Segundos después enfatizaría otra grave denuncia: “a la noche acá vino la camioneta del Sindicato con cuatro personas armadas haciendo represalia a nosotros y nosotros nada que ver, vinieron acá a hacer quilombo”. Esa situación fue expuesta en una denuncia formal que ya está en manos de la Justicia.

 

“Nada que ver, todo mentira”

 

Minutos más tarde también en el aire de la FM 90.1 se le dio la palabra a César Vicente, referente del Sindicato de Choferes de Camiones, quien narró una realidad completamente opuesta. “Este es un conflicto individual que se inició hace más o menos veinte días, cuando la empresa despide al trabajador. Un despido individual con causal, hay una conciliación obligatoria donde un grupo minoritario de trabajadores rompieron la conciliación obligatoria, hicieron una medida de acción directa, esto se estaba tratando por la vía legal, administrativa como dice la Ley de Contrato de Trabajo”, inició su relato de lo sucedido.

 

“La empresa ha cortado la relación totalmente con este trabajador y el trabajor despedido con un par de compañeros han iniciado una medida de acción directa y no han dejado salir a trabajar el resto de los compañeros que quieren salir a cumplir su labor”, agregó a medida que daba cuenta que la continuidad de esa medida de fuerza ponía en “riesgo” 114 fuentes de trabajo.

 

 

Acerca de las causales del despido y las afirmaciones vertidas por Santellán minutos antes respondio que “nada nada que ver. Hay un causal y la empresa obviamente será responsable de las causales de despido y si es un despido donde la empresa está terminando el contrato y no lo quiere reincorporar, está la ley para que se abone la indemnización correspondiente”.

 

Posteriormente señaló que se trata de un grupo minoritario quienes llevan adelante la protesta. “Son 20 los que están haciendo esta medida de acción directa, tienen de rehén al resto de los trabajadores”, enfatizó. Por último, sobre las amenazas y personas armadas fue tajante, “para nada, son todos trabajadores de Malvinas que querían salir a trabajar que ellos amenazaron y apedrearon. Eso es todo mentira”, concluyó.