“Hemos consolidado nuestra gestión”, el balance desde el Colegio de Abogados Departamental

El doctor Gastón Argeri analizó lo sucedido en el 2021 en la institución que preside pero también habló de lo proyectado para el 2022.


A pocos días de culminar el año, Gastón Argeri, presidente del Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul, trazó una línea de análisis que comprende lo más destacado de la agenda institucional 2021: lo logrado, lo aprendido y lo proyectado.

 

“Quienes integramos la conducción actual del Colegio de Abogados Departamental estamos muy contentos con el trabajo realizado. En primer lugar, porque hemos conseguido muchos de los objetivos propuestos y, sobre todo, aquellos que le incumben directamente a los matriculados y matriculadas. El Colegio de Abogados Departamental cuenta con una agenda inmensa, extensa como su territorio comprendido por 11 localidades, cada una de ellas con sus propias demandas y singularidades pero también inmersas en una dinámica institucional que tiene una geografía común de intereses”, expresó en una entrevista divulgada en los últimos días.

 

A la par, agregó que “hemos podido tender un puente hacia las necesidades y problemáticas locales, a través de la continuidad del ciclo “El Colegio te Escucha”, un espacio de diálogo y encuentro entre autoridades del Colegio y los abogados y  abogadas de las distintas ciudades. Seguimos afianzando ese Colegio cercano que nos propusimos desde el comienzo de nuestra gestión: cualquiera sea la distancia, nuestros matriculados y matriculadas saben que hay una respuesta institucional para cada requerimiento.

 

 

También hemos continuado con una diversa agenda a través de los 14 institutos que funcionan de manera permanente, además de las capacitaciones, jornadas y debates que atienden a la necesidad continua de actualización de la práctica profesional.

 

Me gusta pensar que aquellas respuestas que debimos dar para buscar soluciones a los emergentes difíciles que impone el día a día –y la pandemia nos enseñó mucho al respecto- nos va dotando de una mejor calidad institucional. Nuestro Colegio, al igual que todas las instituciones, tuvo que reinventarse para sobrevivir a lo inesperado, cuidando a nuestra gente sin retroceder en todo lo que habíamos logrado: más bien, todo lo contrario. Hemos consolidado un sistema de conectividad, cercanía y virtualidad que abarca la totalidad de nuestra agenda institucional y servicios.

 

¿Cuáles fueron los puntos claves de la agenda 2021?

 

Afortunadamente, muchos y en todos los órdenes de la vida institucional. Por un lado, decenas de disertantes se sumaron en cada una de nuestras convocatorias virtuales para el armado de capacitaciones gratuitas destinadas a todos los abogados y abogadas matriculados en nuestro Colegio de Abogados, con el propósito de fomentar debates de vanguardia en las diversas ramas del Derecho. Por sólo mencionar algunos, los nuevos abordajes en el proceso penal bonaerense; la violencia de género analizada desde las prácticas profesionales; el Derecho de Familia como herramienta social de transformación de la realidad de muchos sectores que aún siguen estando postergados en el discurso jurídico tradicional. A principios de año, participamos de un encuentro provincial muy importante de esa temática, con delegados de los 20 Colegios que integran el COLPROBA (Colegio de Abogados de la Provincia) habilitando y generando nuevos canales de diálogo entre todos los actores que integran el fuero.

 

 

Por otro lado, llevamos adelante un curso sobre el rol y tareas de curadores/apoyos, poniendo sobre relieve a la Salud Mental en el devenir de los procesos judiciales; a raíz de la exitosa convocatoria de la experiencia pionera, continuamos con los cursos de iniciación profesional a cargo de la comisión de Abogacía Joven, para brindar herramientas teórico-prácticas que faciliten el primer tramo de la práctica. Indagamos en la extensa normativa referida a la protección del consumidor, a raíz del incremento de los ciberdelitos y las estafas bancarias durante la pandemia.

 

También nos detuvimos a analizar dos ramas del Derecho cada vez más gravitantes en las sociedades actuales: el Derecho ambiental y el Derecho informático, alentando un debate en torno a una ciudadanía digital responsable que va construyendo un corpus jurídico en simultáneo con las necesidades de un siglo XXI que nos convoca a tomar conciencia sobre el mundo que viene. En muchas de estas propuestas, contamos con la participación de reconocidos juristas nacionales e internacionales. A las claras, hemos desarrollado un mapa de injerencia profesional que trasciende nuestro territorio de actuación.

 

¿Ya trabajan en la agenda 2022?

 

Por supuesto. Este año nos deja la vara alta en cuanto a la necesidad de sostener y mejorar los servicios y beneficios que ofrecemos a nuestros matriculados y matriculadas. Con los primeros días de 2021, implementamos el trámite gratuito de la firma digital, una herramienta de suscripción clave para nuestro ejercicio profesional, un beneficio que se sumó a los muchos ya en marcha, como el bolsín en todos los puntos del territorio departamental, la virtualización de la biblioteca del Colegio, un whatsapp permanente con las sedes del Colegio de Abogados, el permanente servicio de técnicos informáticos, la puesta en funcionamiento del registro de instrumentos privados, la posibilidad de adquirir tecnología al costo y en cuotas fijas para seguir proveyéndose de dispositivos y mejorar el ejercicio profesional bajo el programa de acceso a tecnología, entre otros.

 

 

Insisto en que ninguna institución avanza si no pisa sobre tierra firme y estamos convencidos de haber consolidado una gestión de trabajo a la luz de un desarrollo colectivo. Hacia adentro, generando la agenda que acabamos de recorrer. Hacia afuera, en diálogo con otros actores: con el Poder Judicial, con las autoridades provinciales y nacionales, toda vez que reclamamos por un mejor servicio de justicia en defensa de nuestra incumbencia profesional y de los derechos impostergables y vulnerados de la gente que acude a nosotros.

 

El 2022 nos encuentra en este punto de llegada pero también nos desafía con nuevas metas a alcanzar. El balance es sumamente positivo. Esta síntesis –que solo es una pequeña parte de todo el trabajo desplegado a lo largo del año- también es el resultado de una decisión institucional de profundizar este camino y de un Colegio de profesionales que acompaña todas estas iniciativas.