De formas: prácticas de negociación y conducción política

“Que llamen y digan qué quieren”. “El interior de la provincia de Buenos Aires va a ser central: vamos a ir distrito por distrito”. Se aprobó el Presupuesto 2022 para Olavarría. La sesión del HCD que ya se organiza para el 27 de diciembre. 


Extracto del newsletter Volver a las Fuentes, donde se puede acceder y suscribir acáPor Alexis Grierson y Josefina Bargas.

 

Formas de negociar y acordar

 

Aplica para la elección de autoridades, aplica para el Presupuesto. Como todo lo que funciona con grieta, hay dos formas de negociar con el espacio de enfrente: o te llaman o los llamas.

 

Estará bien o mal, el gallismo aplicó un sistema en el cual buscan ser convocados a negociar por el solo hecho de ser ganadores de elecciones y gestionadores del Estado. “Que nos llamen y nos digan qué quieren” se escuchó, luego de la elección de autoridades, desde el Ejecutivo.

 

 

La oposición local no tiene el mismo mecanismo: busca, también, ser convocada para que el oficialismo, luego de ganar, le realice un ofrecimiento. El intríngulis genera desconexión, y como resultado principal lo que se vio el lunes, con Juntos quedándose con todo.

 

Las versiones se cruzan: que intentaron negociar unos días antes, que la oposición llamó faltando tres horas, que nunca pidieron nada. Lo concreto es que el oficialismo gana, tiene los votos y como se evidenció, manda: si bien aflojaron “apenas” en el armado de comisiones, se quedaron con la presidencia, la vicepresidencia primera y segunda, algo bastante inusual.

 

 

Mercedes Landívar estrenó la presidencia del interbloque haciéndose escuchar. Primero con palabras mediadoras y ya luego con dureza dejó en claro que “se la pasan hablando de diálogo y ahora hacen esto”. Celeste Arouxet hizo lo mismo: incluso, tras adelantar puertas para adentro que iba a acompañar al oficialismo en su propuesta, la inclusión de Arregui hizo cambiar su parecer y propuso a Guillermo Lascano para la secretaría. El oficialismo tenía los votos.

 

¿Es válido que el oficialismo tenga una postura de “vengan a tocar la puerta” para negociar? ¿O por su condición de oficialismo es quien debe encabezar una propuesta para arrimar posturas? Ejemplos ya hubo varios, siempre con el mismo concejal: Martín Lastape (UCR) quien “tocó la puerta del bloque” con sugerencias para hacer en varios proyectos. Todas fueron aceptadas pero… ¿es la manera? No hay respuestas correctas o incorrectas. Hay realidades. Y esto es lo que ofrece la actual gestión.

 

 

Y Galli tiene Presupuesto para 2022

 

¿Será la envidia de otros ejecutivos? La cosa es que hubo 11 manos levantadas en la sesión extraordinaria del viernes para aprobar el Presupuesto 2022 de Olavarría: las del bloque Juntos y las del bloque UCR-Juntos.

 

La sesión se dio como las últimas dos de este tipo: el oficialismo presenta la iniciativa, el Frente de Todos hace una exhaustiva presentación con análisis por área, en este caso Celeste Arouxet dejó las críticas más duras y luego llega la postura del sector que negocia. Las cuentas dan a favor del oficialismo y el presupuesto sale aprobado.

 

 

Juan Mujica, ahora vicepresidente primero del HCD y presidente de la comisión de Hacienda, fue el miembro informante. Presentó el presupuesto de 8.364 millones de pesos, de los cuales 43% serán ingresos tributarios y que prevé gastos por unos 7.000 millones con lo que la estimación es un cierre con ahorro corriente de más de 1.000 millones de pesos. “Es un presupuesto pos pandemia” definió. Adelantó las recaudaciones previstas para varias tasas y se refirió con algunos datos más detallados a los gastos de Deportes, Cultura y Salud, y enumeró las obras públicas previstas con énfasis en salud, educación y localidades.

 

El Frente de Todos inició su ronda de exposiciones con análisis en la que hablaron casi todos los concejales. Abrió Ubaldo García, con una mirada detallada de los ingresos y los egresos. “Es un presupuesto de ajuste” se quejó. El último en exponer fue Wesner, quien centró su discurso en la crítica al destino del Impuesto a la Piedra, para adelantar el voto en contra.

 

 

“Invotable” describió Celeste Arouxet al presupuesto. Su postura quedó definida de entrada. Se refirió a la reunión con la secretaria Bezzoni en la comisión de Hacienda, cuestionó los fondos destinados al TUVI en 2022 y la forma de financiación –”quieren hacer del Municipio una financiera” lanzó– y habló del Fondo de Obras de Infraestructura para cuestionar el “acuerdo político” entre el Municipio y Coopelectric sobre el que dijo “se ve en la composición del bloque”.

 

Belén Vergel de la UCR fue la última en exponer y rápidamente adelantó el apoyo, aunque después hizo una crítica a la falta de aplicación de una parte de la ordenanza que creó el presupuesto propio para las localidades desde este año. Con esto estaba garantizada la aprobación.

 

 

Ahi fue cuando Martín Endere salió en respuesta. Mezcló las argumentaciones del Frente de Todos con las de Ahora Olavarría y se refirió a varios aspectos con especial hincapié en defender el programa de viviendas. Y para su final jugó la carta de “Ezequiel Galli ganó las elecciones”, lo que pareciera inhabilitar cualquier cuestionamiento.

 

Hubo más respuestas en rechazo a las expresiones del presidente del bloque oficialista. Juan Sánchez se quedó con el cierre y le devolvió una chicana con la que aludió a que Bruno Cenizo encabezó la lista de Juntos en noviembre y ahora pasó al Ejecutivo, “¿eso no es engañar al electorado?” dijo.

 

 

Ya iban más de cuatro horas de debate del Presupuesto y casi seis horas de sesión en total. Krivochen llamó a votación, Arouxet pidió que fuera nominal, pero el resultado ya estaba escrito. Once votos a favor y presupuesto aprobado.

 

¿Cerramos el año? Para nada

 

Ilusos los que creímos que con el Presupuesto se bajaba la bandera del 2021. Todavía tiene una función más para dar: el proyecto de venta de una calle a la empresa Cementos Avellaneda, clave en la explotación de recursos naturales de la empresa¿y con alguna (otra) sorpresa bajo la manga?

 

Vayamos a lo que sabemos y es concreto: todos los indicios apuntan a que el 27 de diciembre será la última sesión del año, ya en extraordinarias.

 

Allí se tratará un pedido de la empresa Cementos Avellaneda -amparados por informes de la Facultad de Ingeniería- donde se solicita al Concejo Deliberante autorizar una venta por un millón y medio de dólares al Municipio para comprar una calle. Son dos proyectos de ordenanzas: uno desafecta el tramo de unos 3.000 metros del uso público y el otro es la venta en sí. Suena simple pero es tal cual. Hay mil detalles técnicos pero es eso.

 

 

Para seguir este tema hay que mirar de cerca dos claves: la primera tiene que ver con qué puede aparecer detrás de este pedido. Algo entrevimos en la edición anterior: ¿habrá otras empresas que en el afán de explotar piedra buscarán comprar calles? El rumor está… existe… e incluso se le ha escapado a algún que otro técnico.

 

Lo segundo que habrá de seguir de cerca es si el precio por la calle es el adecuado. En la edición pasada señalamos que la tasación de la calle está un poco “desfasado” del precio que debería solicitarse por estos tiempos (mucho contador en el Concejo).

 

¿Será un factor para torcer alguna decisión? No pareciera, dado que esta semana el Frente de Todos pidió crear una comisión especial para seguir de cerca los fondos que llegarán de la venta. Es decir… si se dan una serie de condiciones muy pequeñas (incluso con seguir el RAFAM el control estará realizado) levantarán la mano.

 

El PJ y el interior bonaerense

 

Ayer asumió Máximo Kirchner al frente del PJ de la Provincia de Buenos Aires. Fue un acto en el Museo del Peronismo de San Vicente, bien sencillo con un homenaje a Perón, arenga de inicio, discursos y cierre con la marcha. Una hora en la que alcanzó para dejar muchos mensajes.

 

Hablaron, en el siguiente orden, el presidente saliente del PJ, Gustavo Menéndez, la vicegobernadora Verónica Magario, el nuevo presidente Máximo Kirchner y el presidente de la Nación, Alberto Fernández (presidente del PJ nacional).

 

 

Máximo viene de ser protagonista de una semana muy caliente: la oposición lo acusó de “incendiar” la votación del Presupuesto 2022 de la Nación ya que después de su discurso en Diputados anunciaron el rechazo que hizo caer la iniciativa. Los discursos de ayer fueron todos para apoyar al jefe de bloque oficialista y quejarse de la oposición.

 

Pero vamos al punto más importante para nuestra zona. Máximo Kirchner dejó un adelanto de lo que quiere plantear en su gestión del Partido Justicialista provincial: “el peronismo de la provincia de Buenos Aires es central para el Frente de Todos y hay que abrirlo” subrayó.

 

“El interior de la provincia de Buenos Aires va a ser central: vamos a ir distrito por distrito. No sólo a hablar con los compañeros y compañeras del justicialismo, sino también con las cámaras del comercio y toda la gente que tiene sus inversiones y desarrollos en el corazón productivo de la patria” dijo.

 

Esta renovación partidaria incluye no sólo al presidente, sino a 72 integrantes del consejo del PJ. Para el martes a las 18 en la sede de CABA está convocada la primera reunión de este organismo en la que se decidirá la ocupación de cargos. Dos de los consejeros son de Olavarría y estuvieron ayer en San Vicente: Liliana Schwindt por la rama femenina y Guillermo Santellán por la Séptima sección.

 

 

Liliana Schwindt destacó la propuesta del nuevo presidente. “Es hora de que los partidos se hagan más fuertes, que tengan una relación no solo hacia adentro sino también hacia afuera”. Se presentó ella misma como ejemplo del objetivo de apertura de la nueva conducción: “no soy de La Cámpora y sin embargo me dieron un lugar preponderante en la conducción provincial”.

 

Guillermo Santellán dejó una visión del acto: “mostró el apoyo y la importancia del peronismo de la provincia de Buenos Aires en el movimiento nacional y sobre todo en el Frente de Todos. El PJ de la provincia de Buenos Aires tiene más de un millón de afiliados, es el más grande de Argentina”.

 

Sobre el mensaje para el interior provincial dijo que “es un tema que venimos trabajando durante mucho tiempo, la importancia que tiene justamente el interior de la Provincia para el peronismo, al ser el cuarto distrito electoral del país”. Consideró con ello que “tenemos que hacer un trabajo específico y me pareció muy interesante que (Máximo Kirchner) lo marcara como un punto estratégico. En ese sentido, estoy muy contento y muy esperanzado”.

 

 

En las fotos del acto también se vio a Federico Aguilera, presidente del PJ de Olavarría, al diputado provincial César Valicenti, y a los sindicalistas de AOMA, Alejandro Santillán y Bruno D´Amico.

 

“Estuvieron casi todos los presidentes del partidos de los distritos o ciudades bonaerenses” dijo Aguilera para leer el apoyo a la nueva conducción partidaria. De alguna manera, el olavarriense es una especie de precursor de la trayectoria partidaria de Kirchner aunque en la escala local: primero fue referente de La Cámpora y de ahi saltó a la conducción del PJ.

 

“El mensaje fue claro. De unidad y respaldo a Máximo como figura unificadora del espacio. Lo que queda por delante es el desafío de poner al PJ como articulador de las demandas que tiene la sociedad, y articular las demandas de los sectores políticos para seguir planteando un modelo de desarrollo productivo con inclusión que busca este Gobierno en las figuras de Alberto Fernández y Cristina Fernández y a nivel provincial con Axel Kicillof” dijo Aguilera.

 

 

La publicación de Volver a las Fuentes es gratuita, sale todos los domingos a la mañana. La edición completa acá y la suscripción está abierta aquí mediante una dirección de correo electrónico.