Bruno Fitte: “todo lo nuevo me genera cosquilleo, vértigo, me divierte y me gusta mucho atravesarlo”

El músico Bruno Fitte presentó su primer libro “Juglares en el apeirógono, poesía como puentes colgantes” el pasado domingo. Los detalles. 


 

Por: Danisa Jaime

 

Bruno Fitte, músico oriundo de Sierras Bayas, presentó su primer libro titulado “Juglares en el apeirógono, poesía como puentes colgantes” el pasado domingo en el Museo Dámaso Arce.  Además del autor, se hizo presente el escritor Guillermo Del Zotto y el dibujante y padre de Bruno, Daniel Fitte.

 

 

Bruno Fitte comentó que fue un proceso larguísimo, que aproximadamente le llevó 2 años en plena pandemia y que el libro está repartido entre la ciencia y el arte. El músico comenzó a incursionar en la poesía luego de querer “hacer canciones a partir de las letras. Cuando empecé fue como descubrir la musicalidad propia de las palabras”. 

 

 

Además agregó que “ahí empecé a investigar y meterme en cursos y talleres, aprender de la poesía y la literatura. De ahí nace está aventura que para mí hace un tiempo era impensado”. 

 

Daniel Fitte, dibujante y padre de Bruno, comentó que “lo que yo sabía era que no me quería perder esta oportunidad de dibujar en su primer libro. Me sirvió para trabajar desde un lugar que tiene que ver con la no pretensión. Tomé la idea de no ilustrar literalmente los textos de Bruno, si no de tratar de generar espacios donde el lector sea una parte creadora de esta experiencia“.

 

Asimismo explicó que hay retratos de animales, personajes, texturas y huellas. Por último, agregó que “la verdad fue una experiencia bellísima, para mí es de una enorme felicidad”. 

 

Por otra parte, el escritor Guillermo del Zotto leyó fragmentos del libro y comentó que “cuando uno cuenta desde este lado todo el proceso, es como que el trabajo valió la pena. Se trabajó mucho y estos son los finales felices. A Bruno lo conocía menos en su arte y estuvo muy lindo acompañar esto. Creo que es un libro que ayuda a mirar. El texto es fotografía, es música, poesía y ciencia desarmada. Me parece que encontró el equilibrio”. En tono de broma, y refiriéndose a Daniel Fitte, comentó que “estoy celoso. Antes hacía solamente libros conmigo”.

 

 

Luego, Bruno Fitte a través de un proyector y con dibujos de Daniela Zapata (Dani Colores) leyó varios fragmentos de su propio libro. Los sonidos, las imágenes, los dibujos y colores se expresaron durante la lectura atrapando al público presente. Por último, invitó a sus hermanos a tocar dos nuevas canciones a través del proyector.

 

 

 

 

 

 

Sobre el proceso de escritura, el título y los dibujos de su padre

 

Bruno Fitte dialogó con Central de Noticias y explicó qué significa el título del libro: “es una combinación de palabras que para mí poéticamente son muy potentes. Por un lado, lo que eran los juglares en su momento y lo que siguen siendo hoy en día. Lo necesarios que son estas personas que van recorriendo lugares, haciendo arte, promulgando, comunicando y luchando a través del arte. Y por otro lado, el concepto de apeirógono que fue un descubrimiento durante el proceso de ordenamiento de todo este material, esto de ser un polígono de lados infinitos. A mí me explotó la cabeza metafóricamente el concepto”.

 

Por otra parte, en relación a los dibujos de su padre Daniel, comentó que “le copó enseguida la idea, más allá de ser mi viejo y esto de la subjetividad, lo respeto y lo admiro muchísimo como artista. Yo ya conocía otras de sus participaciones en libros con dibujos, así que es una alegría doble por el gran artista que para mí es, y por ser mi papá”. 

 

Por último y en relación a unir dos ramas distintas del arte (en este caso música y poesía) agregó que “fue súper divertido. Todo lo nuevo me genera cosquilleo, vértigo, me divierte y me gusta mucho atravesarlo. Obviamente con un montón de respeto. Siempre me encantaron los libros y leer libros, así que hacer uno me parecía una tarea que requería de muchísimo respeto y compromiso”.