Casa Popular de la Mujer cierra el año apostando al trabajo colectivo

Nuria Pola, referente del espacio, habló con Radio Universidad (FM 90.1) sobre las actividades que realizarán este jueves 23 de diciembre en la sede ubicada en Fassina 1931. El trabajo durante 2021 y las proyecciones para el próximo año.


Nuria Pola, es referente de Casa Popular de la Mujer, un espacio creado el 15 de febrero de 2019 con el objetivo de brindar contención a mujeres víctimas de violencia de género. En diálogo con Radio Universidad (FM 90.1) contó sobre el cierre de año que realizarán este jueves 23 de diciembre desde las 18:30 en la sede ubicada en Fassina 1931.

 

Habrá una feria, música en vivo, murga, juegos, peluquería popular y una mesa de difusión: “la idea es que todas las personas que transitamos la casita, Red Puentes, Nuestra América, las pibas de los barrios, poder encontrarnos y ver el trabajo que se ha realizado durante todo el año. También está abierto a la comunidad”.

 

A casi tres años de la inauguración del espacio que en un primer momento se denominó Casa Popular Valeria, Nuria Pola afirmó que el trabajo es colectivo, en comunidad, solas no vamos a poder hacer nada. Necesitamos del acompañamiento de la sociedad, de los organismos del Estado porque una mujer, una disidencia que atraviesa violencia de género con solamente la escucha no va a poder salir, es un trabajo que requiere un acompañamiento integral muy profundo”.

 

 

Por otra parte, repasó la tarea y organización que alcanzaron después de recorrer estos años de trabajo. Cuando una mujer o una disidencia toma contacto con Casa Popular de la Mujer “lo primero que hacemos es escuchar, contener y abrazar a esas mujeres que ya vienen explotadas, hartas y rotas por toda esta violencia machista”.

 

Luego llega el momento del asesoramiento en cuanto a los canales de denuncia. “Y si se decide denunciar al violento tratamos de acompañar porque cuando vas a denunciar por ahí se te puede escapar algún hecho del relato y esto es sumamente importante para que el juzgado actúe con la mayor rapidez y eficacia en cuanto a las medidas de protección”.

 

 

A su vez, destacó los vínculos que se pudieron tender con la Comisaría de la Mujer y el Juzgado “y esto a benefició mucho el laburo cotidiano que tenemos con las mujeres que sufren violencia de género”.

 

Por otra parte, el mecanismo adoptado para llevar adelante esta tarea se fue adquiriendo ante la necesidad de organización que surgió a partir del femicidio de Valentina Gallina ya que “fue terrible la demanda”.

 

De esta forma, señaló que cuentan con tres unidades productivas. “Un grupo es el de abordaje con las compañeras que escuchan, contienen y asesoran. Después está el grupo de compañeras que están de lunes a viernes en la casita en diferentes turnos donde fomenta la promoción y protección ante la violencia contra las mujeres, hay talleres y almuerzo; y por último está la guardia que son las compañeras que tienen los celulares abiertos 24 x 7”.