Celebrar sin pirotecnia sonora: “Más luces, menos ruido”

En la previa a la Navidad, se reforzó la campaña del Municipio que busca evitar este tipo de celebraciones que son nocivas para personas y mascotas. No hay habilitados en la ciudad locales de venta de pirotecnia.


Las celebraciones navideñas y el Año Nuevo traen consigo ciertas prácticas y tradiciones a la hora de festejar, como la utilización de pirotecnia sonora, que impacta nocivamente en personas que tienen discapacidad intelectual, trastorno de hiperactividad con déficit de atención, con condiciones del espectro autista, y otras problemáticas de salud mental; niños y niñas, personas mayores, bebés y mascotas.

 

En este contexto, y bajo el lema “Más luces, menos ruido”, el Municipio impulsa una campaña de concientización, mediante la cual invita a la sociedad a encontrar otros modos de celebración en estas fiestas, donde la forma de festejar sea un lugar de encuentro que no cause daño a nadie.

 

Efectos nocivos en la salud de las personas y animales

 

La pirotecnia sonora duplica el estruendo que nuestro organismo es capaz de soportar. Lo que durante años aceptamos como forma de festejo, y no cuestionamos, es nocivo para nuestra salud y la de animales de diversas maneras. Las explosiones provocan lesiones auditivas, y otros efectos desagradables.

 

Las personas mayores en ciertas circunstancias de salud sufren el impacto causado por la pirotecnia sonora ya que, generalmente, interrumpe sus horas de sueño y descanso, provocándoles tensión y sobresaltos. Quienes tienen Alzheimer, además, sufren otros padecimientos como desorientación, nerviosismo e insomnio.

 

Las personas con hipersensibilidad auditiva padecen especialmente la contaminación acústica causada por los fuegos artificiales, es el caso de las personas con condiciones del espectro autista, quienes sufren angustia, ansiedad, tensión, conductas estereotipadas y repetitivas, según cada situación. En ocasiones, su mayor sensibilidad auditiva las lleva a tomar una actitud agresiva como forma de manifestar la molestia y llegan, incluso, a autolesionarse.

 

Las y los recién nacidos, bebés y las infancias en general sufren la contaminación acústica causada por la pirotecnia sonora ya que, además de provocarles miedo y estrés, interrumpe sus horas de sueño y descanso.

 

Nuestras mascotas tienen una capacidad auditiva mayor que la nuestra. Por eso sufren mucho los estruendos provocados por los fuegos artificiales ya que afectan sus sentidos, las perturban y atemorizan. También pueden causarles pérdida de la audición y ponerlas agresivas. El impacto en ellos es tan fuerte que pueden llegar a morir por paros cardíacos o atropellados al escapar a raíz del miedo generado por las explosiones.

 

Ordenanza

 

Desde el año 2016, nuestro Municipio cuenta con la Ordenanza N° 4055 /16, que declara a Olavarría “libre de pirotecnia”, y establece la eliminación del uso de elementos y dispositivos pirotécnicos, en festividades, celebraciones o eventos públicos oficiales organizados por el Ejecutivo; además de la prohibición de productos de pirotecnia cuya sonoridad supere lo establecido en Ordenanza N° 3978 /16, en términos de contaminación acústica.

 

La normativa prohíbe:

 

  • Vender elementos pirotécnicos que no estén debidamente registrados.

 

  • La comercialización de elementos pirotécnicos en espacios sin la habilitación correspondiente.

 

  • Fumar en el sector de venta y/o almacenamiento.

 

  • Vender elementos pirotécnicos a menores de 16 años.

 

  • Almacenar, tener en guarda o depósito, material al alcance de terceros.

 

  • Vender elementos y/o dispositivos pirotécnicos no autorizados por la Ordenanza.

 

  • Almacenar, tener en guarda y/o depósito, elementos pirotécnicos cerca de materiales inflamables, fósforos, encendedores, fuentes de calor, calentadores, estufas, etc.