Por mayoría y tras un extenso debate se aprobó la venta de lotes a Cementos Avellaneda

El oficialismo buscó destacar la labor interdisciplinaria y de numerosos organismos para el desarrollo del proyecto. La oposición hizo hincapié en las “irregularidades del expediente”.


Por mayoría, el Concejo Deliberante aprobó la venta de lotes a Cementos Avellaneda: los dos proyectos que estuvieron en tratamiento se votaron por mayoría, aunque con distinta composición.

 

En ambos casos, Juntos y UCR-Juntos dieron los avales necesarios para que el expediente lograra la aprobación.

 

El oficialismo centró sus intervenciones en destacar la labor interdisciplinaria y de numerosos organismos para el desarrollo del proyecto. Por su lado, la oposición hizo hincapié en las “irregularidades del expediente”, especialmente la ausencia de una tasación oficial, y en la falta de tiempo para el estudio adecuado.

 

 

La desafectación de la calle

 

El encargado de presentar la iniciativa fue el concejal Martín Endere, de Juntos, quien destacó que se trataba de dos proyectos: el primero fue la deshabilitación del tramo a la venta, de casi 4 hectáreas, del espacio público y, el segundo, la cesión de ese sector a la empresa Cementos Avellaneda. “Es una calle del Paraje San Jacinto del partido de Olavarría que divide la explotación La Cabañita” dijo.

 

Luego hizo hincapié en la labor que “el Municipio y la Subsecretaría de Minería de la Provincia” hicieron para desarrollar el proyecto que se analizó en el HCD.

 

Acerca de la circulación en el sector adelantó que “existe la obligación de la empresa de hacer una traza” de la que dijo que tendrá unos 2.800 metros. “Se generó una traza nueva con un ancho distinto y fue avalado por el Colegio de Ingenieros de la provincia de Buenos Aires” explicó Endere. En ese marco, destacó la labor del personal municipal y de la Facultad de Ingeniería de la Unicen que “elaboró la tasación y a partir de dudas, la Presidenta del cuerpo nos dejó una aclaración presentada por la misma universidad”. Más adelante desde la oposición se cuestionó que mediante esa documentación se buscó establecer que la tarea de la Facultad consistió en una “tasación”.

 

Endere adelantó que “desde el bloque vamos a presentar mociones de modificación de artículos e incorporación de artículos” sobre las que luego señaló que “van dirigidas a garantizar al ciudadano que todas las medidas que expuso la empresa queden plasmadas en la ordenanza. Nos dará la tranquilidad de que el plan de remediación se constituye en obligación de la empresa de realizarla en los tiempos dispuestos”.

 

 

“Estas mociones no son novedosas para los 20 concejales, han sido dialogadas y se corresponden con la concentración de ideas de todos los bloques” dijo en un intento de señalar que se habían tomado en cuenta las dudas de la oposición.

 

En ese contexto hizo mención a uno de los aspectos cuestionados por el Frente de Todos en la previa de la sesión: “la ordenanza también dispone la afectación de los fondos. La totalidad de los fondos se disponen en inversiones en infraestructura, nada va a gastos corrientes. Se pretende conformar un círculo virtuoso de la economía”.

 

En ese punto planteó dos modificaciones al proyecto en tratamiento que fueron aprobadas por todos los concejales.

 

 

Luego intervino su compañera de bancada, Guillermina Amespil quien detalló el trabajo de la Facultad de Ingeniería y buscó contrarrestar las observaciones que había hecho la oposición al señalar que “no se trabajó solo con documentación que presentó la empresa” y que los profesionales de la Facultad hicieron “sondeos propios y estudios en el laboratorio”. “El trabajo de la Facultad de Ingeniería nos parece muy serio” enfatizó.

 

Acerca del proyecto productivo afirmó que “es una inversión para los próximos tres años” y que la producción será “un vuelco para el mercado argentino de cemento, cal y los productos que se generen” con el objetivo de que “no haya baja de stock por no haber accedido a los proyectos mineros”.

 

Más adelante también destacó el desarrollo de la Facultad de Ciencias Sociales para la propuesta socioambiental, “plantean una visión posmoderna de la explotación minera” expresó para destacar que se utiliza el concepto de “construcción de ecología artificial”.

 

Tras un cuarto intermedio donde los concejales dialogaron sobre los artículos modificados se pasó a la votación. Se aprobó por mayoría la ordenanza 4.805/21 con los votos de Juntos, UCR y Ahora Olavarría. El interbloque Frente de Todos votó en contra.

 

 

El segundo debate

 

Con esa aprobación pasó a considerarse la segunda propuesta: la afectación del tramo a la venta a la empresa Cementos Avellaneda. Aquí se dieron los discursos con los cuestionamientos más profundos de la oposición al oficialismo y al Ejecutivo.

 

Rápidamente Ahora Olavarría mostró su rechazo: votó en contra, a diferencia de la votación anterior. “Nadie está en contra de Cementos Avellaneda, estamos defendiendo el patrimonio de los olavarrienses” dijo Celeste Arouxet.

 

Se quejó de que el Ejecutivo no presentó “el plan de inversiones”, el cual afirmó que solicitó “porque estoy cansada de que prometan inversiones que después no hacen”. “Esa respuesta nunca llegó, la volvimos a pedir la semana pasada y la estamos esperando” agregó.

 

 

Luego centró sus críticas en “la diferencia entre avalúo y tasación” y en que “no hay tasación para la venta”, En ese contexto subrayó que “580.000 pesos nos salió a los olavarrienses el avalúo”, en referencia al pago que efectuó la Municipalidad a la Facultad de Ingeniería por el estudio.

 

Luego avanzó en críticas al monto establecido – 1.522.603 dólares-, la forma de pago y la forma en que ese monto se contabilizará en las cuentas municipales.

 

Pidió el pase a comisión para seguir estudiando el tema. La moción fue rechazada por mayoría: Juntos y UCR-Juntos votaron en contra.

 

 

Luego intervino el concejal Carlos Coscia (Juntos) quien adelantó que “vamos a realizar una serie de mociones al articulado”. Tras exponer en detalle aspectos de la propuesta ambiental y turística de la empresa, propuso cuatro modificaciones.

 

Entre las modificaciones que propuso estuvieron la forma de pago – “determínese que el precio de venta es el equivalente en pesos a 1.522.603.96 dólares siendo su forma de pago mediante transferencia o depósito en un único pago al momento de forma de la contraventa”- y el agregado de que la empresa “asumirá a su costo la obligación de realizar una nueva traza la que será cedida al Municipio”.

 

A continuación se dio una extensa intervención de la presidenta del interbloque Frente de Todos, Mercedes Landívar, quien cuestionó que el oficialismo presentó las modificaciones en la sesión y no las adelantó, “indudablemente nos falta madurez y buenas prácticas democráticas” sostuvo.

 

Reiteró las críticas que había expuesto este lunes, sobre la falta de tiempo para el análisis del tema, la falta de “tasación oficial” e incumplimiento de la Ley 9.533. “Apareció hoy una aclaración de la Facultad de Ingeniería donde de repente le colocan la palabra tasación. El contrato que se firmó es por avalúo. Lamento muchísimo porque sé del prestigio de la Facultad de Ingeniería, pero esto es una vergüenza porque la Facultad no fue contratada para hacer una tasación” afirmó.

 

 

“No queríamos sesionar porque hay irregularidades más que importantes que hacen al cumplimiento de una normativa” reiteró Landívar y lanzó “estamos en contra del ejercicio de poder de esta forma, para hacer lo que se quiere cuando se quiere de manera caprichosa”.

 

Más adelante tomaron intervención otros concejales de la misma bancada: Ubaldo García, Inés Creimer, Juan Sánchez y Maximiliano Wesner. En todos los casos cuestionaron las “irregularidades” del expediente en debate.

 

“Cuál es el apuro, a qué intereses responde. Claramente acá hay un acuerdo personal entre el Intendente municipal y el precio de venta. Porque se podría haber sacado al menos el doble. Y el Intendente es el que privó a todos los ciudadanos de sacar al menos del doble. Nos privó de 150 millones más, del colector cloacal norte” aseguró Sánchez.

 

 

Por el oficialismo, en tanto tomaron la palabra Nicolás Marinangelli y Maite Salerno, quien buscó exponer una supuesta contradicción entre la postura del Frente de Todos en el Concejo y de la Subsecretaría de Minería. Hubo algunos cruces y hasta “pedidos de disculpas” por exabruptos en las críticas.

 

La sorpresa la dio la UCR: intervino el presidente del bloque, Sebastián Matrella, quien propuso otras tres modificaciones y en ellas incluyó planteos que había expresado hace tres semanas el Frente de Todos.

 

Las propuestas consistieron en la creación de comisiones de “control y seguimiento” del “cronograma de tareas” del proyecto ambiental y de los ingresos que percibe el Municipio.

 

 

Tras más intervenciones y pedidos de modificación a la propuesta que había planteado la UCR, las cuales fueron aceptadas, la presidenta Cecilia Krivochen llamó a votación.

 

Las siete modificaciones planteadas por Coscia y Matrella fueron aprobadas por unanimidad. Finalmente, la ordenanza de venta de los lotes a la empresa Cementos Avellaneda se aprobó por mayoría: Juntos y UCR-Juntos votaron por la positiva y habilitaron la ordenanza 4.806/21. El Frente de Todos y Ahora Olavarría votaron en contra.

 

Casi a las 14, tras cuatro horas y media de debate, finalizó la tercera sesión extraordinaria del diciembre y la última del año.