Rusia anunció que lanzará en 2022 la vacuna Sputnik nasal contra el coronavirus

Sería la primera de su tipo, aunque en varios países se desarrollan investigaciones para producir fármacos similares.


Rusia está lista para lanzar una vacuna de administración nasal contra el Covid-19, una nueva versión de la Sputnik que no solo protegería contra las formas graves de la enfermedad y del contagio, sino que, de acuerdo con el centro Gamaleya, la farmacéutica productora, también prevendría la transmisión. Esta característica la convertiría en particularmente efectiva ante la variante Ómicron.

 

La vacuna nasal Sputnik será eficaz en especial contra la variante altamente contagiosa Ómicron, no solamente desde el punto de vista de la protección contra el propio virus, sino también para prevenir su transmisión y propagación”, informó el centro en su cuenta oficial de Twitter.

 

Científicos rusos anunciaron desde mediados de año que trabajaban en una forma de inoculación por vía nasal. Inicialmente, se hablaba de destinarla a niños entre ocho y 12 años.

 

Ahora la nueva Sputnik nasal sería la primera de su tipo, aunque en varios países se desarrollan investigaciones para producir un fármaco similar, que presentaría ventajas con respecto a la vía de administración intramuscular.

 

 

Científicos de la Universidad Libre de Berlín han iniciado un estudio preclínico en el que han recodificado una variante atenuada del virus SARS-CoV-2, y la han aplicado a roedores por vía nasal, logrando reducir la reproducción de la enfermedad.

 

La principal ventaja de las vacunas nasales es que, además de proteger contra las formas más graves del coronavirus, al igual que las intramusculares, dificultan también la infección, según aseguró la directora científica de la OMS Soumya Swaminathan durante una interacción en las redes sociales de la entidad.

 

Hasta el momento, Sputnik V ha sido aprobada para su uso en más de 70 países y otros 21 Estados dieron también su visto bueno a Sputnik Light.

 

Los creadores de la vacuna rusa defienden que por el momento no hay necesidad de desarrollar un nuevo fármaco para la variante Ómicron.

 

Fuente: DIB