Tercera Ola: un recorrido por el Hospital Municipal

La gran demanda de testeos en los centros de hisopados dista mucho del trabajo realizado en el centro de salud. Pocos internados y “un trabajo aceitado” para informar a la población.


La segunda ola, a mediados de 2021, generó prácticamente un colapso en el Hospital Municipal. Camas repletas de casos, fallecidos, y un estrés importante en el personal de Salud. Minutos antesm el propio Germán Caputo catalogó esta situación como más compleja en lo administrativo que en la salud propiamente dicha. Y una recorrida por el Hospital ratificó dicho concepto.

 

En primera instancia, las cirugías programadas no están suspendidas: incluso, hay una baja de la demanda típica de la época del año lo que hace que el centro de salud esté descomprimido de por sí.

 

Pero además, de 1.500 casos activos solo hay tres personas internadas, lo que hace que el trabajo sea más intensivo con estos casos, pero que no genera una saturación del personal que por momentos atendió a decenas de personas al mismo tiempo.

 

 

 

Tanto la Unidad de Terapia Intermedia como Clínica General distan y mucho de otros días, de otros contextos: afuera hay poca gente, personas internadas por otras patologías, y lo que evidenció como “una jornada normal” en el Hospital Municipal.

 

A eso se le debe sumar el trabajo que hace el área de Epidemiología. Al entrar a sus oficinas, María del Carmen Weis explicó que se analiza caso a caso y se carga a sistema, lo que suele demorar la entrega de certificados y documentación que ratifica un caso positivo. “Más en este contexto, estamos cargando de a 700 fichas por día” se indicó.

 

 

También se mantuvo un contacto con el personal encargado de enviar los mensajes vía sistema que confirman o descartan un caso positivo de COVID a cada una de las personas que fue a hisoparse a los centros de testeos, en una oficina que se asemeja mucho a un call center, pero que dista de ello.

 

 

 

Caputo y Weis comentaron que “todos los hisopados que se realizan en la ciudad, sean públicos o privados, pasan por la oficina de Epidemiología”. En otros tiempos de inicios de pandemia, en esa oficina supo ubicarse un árbol de contactos estrechos para tratar de “cerrar el círculo” del virus. Hoy, con la alta tasa de contagios, es prácticamente una anécdota de la pandemia.

 

Finalmente, el recorrido llegó al Laboratorio Biomolecular, donde se trabajaba en el análisis de las muestras de este miércoles, que nuevamente tuvo importante asistencia de vecinos y vecinas con síntomas de COVID. “Se trabaja muy intensamente pero el mecanismo está aceitado y podemos procesar más cantidad de muestras” indicaron en ese lugar.

 

 

 

A casi dos años de iniciada la pandemia, la experiencia adquirida en el poco tiempo, el avance en la vacunación y variantes que no poseen tanta carga viral hacen que el Hospital atraviese momentos de “mayor tranquilidad” hasta el momento. A pesar de los más de 1.500 casos activos que tiene Olavarría actualmente.