Impacto en las empresas por contagios en Olavarría: “repercutió entre 15 a 20% del personal”

Lo expuso la integrante de la Unión Industrial, Vanesa Andreis. Reparó en que hubo contagios y también los aislamientos por contacto. “Se redujo mucho la producción” dijo. Distintos escenarios en las empresas locales.


Desde que comenzó la tercera ola de casos de Covid, un aspecto que se ha visto afectado es la asistencia laboral en virtud de que se dio alta contagiosidad y la disposición de aislamiento para quienes fueron contactos estrechos. “Las empresas tratan de hacer malabares” dijo a Central de Noticias, Vanesa Andreis de la Unión Industrial de Olavarría (UIO), para graficar cómo han sostenido su actividad las firmas locales ante este panorama.

 

A ello se añadió otro aspecto esta semana: con la ola de calor, el Gobierno Nacional pidió a las empresas que reduzcan su consumo energético en los horarios pico este jueves y viernes. La Unión Industrial adhirió a la recomendación y, sobre ello, Andreis interpretó que “la idea es generar conciencia”. Resaltó que desde las cámaras empresarias e industriales, la solicitud de la gestión nacional “se tomó con buena predisposición”.

 

Vanesa Andreis junto a César Longo, autoridades de la Unión Industrial de Olavarría.

 

Caída de personal

 

La empresaria tuvo en cuenta las características de los contagios en esta etapa de la pandemia en Olavarría: “el efecto multiplicador hizo que, obviamente, hubo y hay muchos aislados por enfermedad y por contacto” lo cual repercutió en los puestos de trabajo que quedaban sin ocupar por una semana a 10 días. Cabe recordar que Olavarría cuenta actualmente con más de 4.000 casos activos de Covid, y en lo que va del año diariamente se mantuvo por encima de mil casos.

 

En base a las consultas que realizó desde la UIO se estimó que “repercutió entre 15 a 20% del personal” en las empresas.

 

Vanesa Andreis comentó a modo de ejemplo las consultas que ella misma hizo, y señaló que “una empresa de servicios con una administración de 10 a 15 personas quedaba solo una trabajando. En una cantera, sólo el dueño y un empleado trabajaron toda la semana ya que el resto, cuatro obreros, quedaron aislados y estuvieron enfermos”. Sumó otro componente que son periodos habituales de vacaciones para muchos trabajadores, con lo cual ya había una reducción de planta de empleados.

 

 

Ante esto definió la situación como “bastante complicada” y destacó positivamente el nuevo protocolo sanitario que ya no obliga al aislamiento de los contactos en ciertos casos. “El aislamiento por contacto va a ser menos impactante” proyectó.

 

¿Se vio afectada la producción? Vanesa respondió que “se redujo mucho la producción”, al tiempo que advirtió que no se registraron casos de empresas que hayan tenido que parar a cero sus labores. En este punto, tuvo en cuenta que el sistema de producción en general es de “proceso continuo”, lo cual conlleva que “cerrar implica un costo muy importante”.

 

Sin embargo, señaló que se dieron una multiplicidad de situaciones en paralelo. Algunas firmas retomaron el trabajo en burbujas, otras decidieron hacer su cierre anual por vacaciones (ya sea porque siempre lo hacen en los primeros días de enero, o porque lo movieron ante la situación sanitaria), y en otros casos señaló que algunos empleados presentaron “PCR negativo” para mantener su asistencia, a pesar de ser considerados contacto de un contagiado. “Nadie quiere faltar a su puesto de trabajo, ha sido muy particular lo de estos últimos 15 días” definió.

 

Reducción del consumo eléctrico

 

Andreis respondió que el planteo de la Secretaría de Energía a las cámaras empresarias e industriales para que las empresas reduzcan su consumo energético este jueves y viernes fue “un pedido de colaboración” y que supone además “ser un poco más conscientes del consumo energético”.

 

En este punto, señaló que los problemas de abastecimiento y consumo “se dan en todo el mundo” y apeló a que “como vecinos tenemos que tomar conciencia de que tenemos hábitos de consumo por modificar”.

 

 

Además de ser integrante de la comisión directiva de la UIO, Vanesa Andreis es secretaria del Cuerpo de Delegados de Coopelectric. En ese marco, hizo referencia a la ardua labor de los operarios de la cooperativa para dar respuesta a las demandas de estos días.

 

En cuanto a la situación de la industria, remarcó que “a una empresa no le conviene tener mal uso de la energía”. Advirtió que hay aspectos difíciles de modificar, vinculados al tipo de procesos productivos o maquinarias utilizadas, al tiempo que destacó que cuando se logra hacer un cambio para reducir el consumo económicamente se nota mucho para los costos de esa empresa.

 

“La solución no es sólo la queja ante esto que pasa ahora, hay que invertir en energías renovables. No es sólo por el planeta, es el consumo y es la economía” planteó aunque en paralelo reconoció que para las industrias se trata de proyecciones a largo plazo que, ante la urgencia de situaciones por atender y los vaivenes económicos del país, suelen relegarse.