El debate por la nocturnidad también estuvo en la sesión del HCD

Cruces entre oficialismo y oposición a partir de dos iniciativas de la UCR. El servicio de salud quedó en el centro de la escena. También hubo críticas para el área de Juventudes.


En la sesión del Concejo de este jueves se debatieron dos proyectos de la UCR en torno a la nocturnidad y las problemáticas para la juventud. En ese marco, desde el Frente de Todos se manifestaron críticas la gestión de este tipo de temas, y desde el oficialismo consideraron que el interbloque expresa un “ataque sistemático al sistema de salud de Olavarría”.

 

En concreto se votaron -y aprobaron- una resolución para manifestar “preocupación ante la violencia nocturna de los jóvenes” y un pedido de informe sobre “las atenciones de madrugada a jóvenes y sus motivos en el Hospital Municipal”. Ambos temas fueron presentados por la concejal Belén Vergel (UCR-J) quien valoró que el tema “se ha visibilizado y se han tomado algunos mecanismos y formas de ver cómo se puede resolver y cómo podemos brindarle a nuestros jóvenes espacios para divertirse”. Más adelante pidió “que se encuentre respuesta de la justicia”.

 

Luego intervino la concejal Natalia Álvarez (Frente de Todos) quien presentó algunas observaciones acerca del pedido de informe que se analizaba. Planteó la diferencia entre “quien consume por propia voluntad” y “un hecho delictivo que implica ponerle algo a alguien en su bebida”, para considerar que este aspecto debería incorporarse al proyecto. Agregó un pedido de “un protocolo de atención específico para las víctimas de estos delitos en el que se tenga en cuenta al área de salud mental.”

 

 

Luego apuntó hacia la Dirección de Juventudes del Municipio, “es llamativo que los jóvenes no encuentren un canal institucional para denunciar estos hechos” dijo.

 

A su vez, retomó las expresiones de una de las denunciantes quien relató la atención que recibió en el Hospital Municipal. Entre los planteos que formuló Álvarez sobre estos tema se contaron el conocimiento de la gestión sobre los dichos de la víctima, la intervención del área de Salud Mental y la falta de personal en las guardias del Hospital. En este punto, aludió a expresiones de autoridades del Círculo Médico de Olavarría sobre los pagos al personal de guardia. “Tenemos que empezar a exigir que se diseñen estrategias para contener de otra manera desde la salud” consideró.

 

También propuso agregar estos aspectos al pedido de informe, pero su planteo fue rechazado con los votos negativos de Juntos y UCR-Juntos.

 

 

Más adelante, el presidente del bloque oficialista Martín Endere aclaró que Juntos iba a votar en positivo el proyecto de UCR, pero que respecto del Frente de Todos “se hubiese tomado el trabajo de elaborar un pedido de informe y lo hubiésemos acompañado”.

 

“Lo que no podemos acompañar es el ataque sistemático al sistema de salud de Olavarría. No es que no estamos preocupados por nuestros jóvenes, quién podría ser tan necio, pero eso no tiene nada que ver con atacar sistemáticamente a la gestión de salud” dijo Endere.

 

Al cierre del debate y después de más intervenciones de otros concejales, Natalia Álvarez remarcó que sus dichos “son cosas de público conocimiento y dichos en espacio que no las escuché yo sola. Son datos, no son juicios de valor”.