Depuradora de líquidos cloacales: “el vuelco final sale con los parámetros normales”

Fue el mensaje del jefe de la planta, Raúl Ferreira. Negó que se hagan “bypass” para liberar líquidos al arroyo sin tratar. La palabra de la gerenta de Obras Sanitarias, Nora Prieto, y del contralo municipal, Emanuel Laportilla.


Este viernes se ofreció una recorrida por la planta depuradora de líquidos cloacales que estuvo a cargo del titular, Raúl Ferreira, acompañado por los empleados del sector y las autoridades de Coopelectric, entidad concesionaria del servicio en Olavarría. Fue en el marco de los 25 años de la concesión y allí estuvieron las autoridades de la cooperativa, encabezadas por el presidente del Consejo de Administración, Cruz Arouxet, y también autoridades municipales, entre ellos algunos concejales.

 

Hace algunas semanas se expresaron distintas críticas desde el Frente de Todos hacia el funcionamiento de la planta de líquidos cloacales. Fue en una sesión del Concejo Deliberante donde se expuso la “preocupación” del grupo Remada Verde, se aprobó un pedido de informe sobre el tema y en la alocución se hizo referencia a “roturas”, al vertido de líquido sin tratar y a falta de control.

 

 

Durante la recorrida, y mediante la explicación de Ferreira se buscó rechazar todos esos dichos. “En los últimos días hemos sido víctimas a través de las redes sociales de dichos acerca de que la cooperativa o la planta depuradora no estaba tratando los líquidos cloacales como correspondía” inició. Tuvo en cuenta que “estos equipos funcionan las 24 horas todo el año. Por supuesto que tienen derecho a gastarse”.

 

En ese punto, señaló un equipo del percolector que está sin funcionar. “La empresa ya compró el reductor que va colocado para que siga girando y trabajando como corresponde. Independientemente de ello el agua decanta igual. Lo que no hace es barrer las grasas que quedan arriba y eso genera un mal olor. Pero sí funciona como corresponde” subrayó.

 

“Lamentablemente todos nos hemos sentido perjudicados y más los empleados que a veces le ponemos mucho el hombro. Se han dicho cosas que no son reales y me da muchísima lástima” aseguró.

 

Más adelante afirmó: “en la planta no se hace bypass. Nada va al arroyo crudo. Incluso para cuando llueve se ha hecho una obra importante hace algunos años atrás, para el rebalse. Ninguna planta en el mundo puede sostenerse cuando hay lluvias porque muchas cloacas están conectadas hacia los pluviales”.

 

 

“La llave de bypass está totalmente oxidada. Hace muchos años que no se tira ningún producto crudo al arroyo” remarcó el jefe de la planta de tratamiento.

 

Más adelante informó que “el vuelco final sale con los parámetros normales” y comentó sobre los estudios mensuales que lleva a cabo la gerenta de Obras Sanitarias, Nora Prieto.

 

La gerenta también habló del tema y remarcó que “los líquidos cloacales que ingresaron, una vez que tuvieron el tratamiento y están en contacto con el cloro ya están en condiciones óptimas para ser volcados a un lecho receptor, en este caso un arroyo”.

 

La Ley 5.965 regula las descargas de líquidos cloacales. La ingeniera Nora Prieto enumeró lo establecido por la normativa y los resultados de los análisis que se realizan sobre los efluentes locales. Estos estudios se llevan a cabo en un Laboratorio de Tandil, según explicó, y aclaró que la última inspección del ADA (organismo provincial) se dio en 2019.

 

 

“Uno de los parámetros fundamentales para terminar la contaminación del agua es la Demanda Biológica de Oxígeno (DBO), la cantidad de oxígeno que necesita las materias orgánicas para su degradación. Me refiero a microorganismos y bacterias que consumen oxígeno para poder degradarse. La ley dice que ese DBO tiene que ser menor a 50 mg por litro. El último estudio de marzo dio 30 mg por litro” remarcó.

 

La gerenta de Coopelectric agregó que “otro parámetro fundamental es la Demanda Química de Oxígeno (DQO). Mide qué sustancias son susceptibles de ser oxidadas por medios químicos y que se encuentran presentes en una solución. El DQO tiene que ser menor a 250 mg por litro y el estudio de marzo dio 80 mg por litro”.

 

Añadió que también se analizan los sulfuros en la cámara de cloración, los sólidos solubles (aceite o grasa), los sólidos sedimentables que se producen en la decantación, el PH, el fósforo y los coliformes fecales.

 

Los límites de la planta

 

¿Si se construye el colector cloacal norte la planta puede soportar más líquidos? “En este momento yo diría que está lista, puede soportar tener el colector. El proyecto de hacer una tercera línea ya está también” comentó Nora Prieto.

 

 

El contralor municipal del servicio, Emanuel Laportilla, también respondió sobre el tema. “Por ahora estamos en una revancha en la planta actual con 750 metros cúbicos por hora que está tratando. Pero tenemos menos de 60% de cobertura de cloacas en la ciudad, así que por eso se piensa y ya se arrancó hace un par de años, para preparar el predio para una futura ampliación”.

 

Enumeró que para ello se cambiaron las bombas de la estación de bombeo, se mejoró la disposición y almacenamiento a granel de cloro, hubo mejoras en el registro de caudal y también en la cañería de ingreso que une las dos colectores principales, el colector Sur y el colector Céntrico. Para estas obras se recibieron fondos nacionales.

 

“Ahí se dejó preparado para la tercera línea y se acomodó la estación de bombeo cómo para dejar preparado para una tercera línea de 500 metros cúbicos por hora de tratamiento” relató Laportilla.

 

En coincidencia con lo que había expresado la ingeniera Prieto, el representante municipal indicó que “la idea que tenemos desde el Municipio es hacer una tercera línea igual que la segunda, con las mismas dimensiones de sedimentadores y del lecho percolador tratando de ver si se puede utilizar nueva tecnología en el manto filtrante de lecho percolador. Hay nueva tecnología que en vez de utilizar piedras hay PVC, en eso estamos trabajando”.