Adjudicataria de TUVI industrializada: “la sensación realmente es de desilusión”

La mujer relató a Central de Noticias cómo ha sido la relación con el Municipio a lo largo de estos meses, y por qué surgieron -y se mantienen- las preocupaciones en torno a la calidad de la construcción. La expectativa por la visita del 10 de mayo.


“La sensación realmente es de desilusión, porque entré en el programa de viviendas con alegría y la esperanza de tener algo. Me presenté y saqué un crédito en el banco porque el monto que teníamos que pagar era importante y con ese anticipo lo logré participar de la licitación. Estaba feliz el día que me notificaron, en diciembre” comentó una de las adjudicatarias del plan TUVI de viviendas industrializadas a Central de Noticias. 

 

Relató cómo fue la relación con el Municipio a lo largo de estos meses, y por qué surgieron preocupaciones en torno a la calidad de la construcción.

 

Señaló que de cara a la visita a la obra que se programó para el 10 y 11 de mayo, “en el mail dice que puede ingresar una sola persona por adjudicatario”. Consideró que ello representa un problema, ya que no es experta en construcción y pretende llevar a alguien “que tenga conocimiento para que advierta las cosas específicas” que deben revisarse.

 

Destacó que “entre los adjudicatarios estamos comunicados y nos comentamos” a pesar de que a las reuniones de la Municipalidad los citen en grupos separados. “Nos contactamos y comentamos cada uno las sensaciones que tenía” dijo en referencia a que todos comparten la preocupación por la calidad de la obra.

 

Este mismo miércoles, el secretario de Obras Públicas Julio Ferraro insistió en que todo el proceso se desarrolla de forma correcta.

 

 

Las reuniones

 

En diciembre la adjudicataria recibió la notificación de que su oferta se había aceptado y podía acceder a una de las casas. Pagó alrededor de un millón de pesos. “Desde esa fecha no hubo ningún tipo de novedad hasta principios de febrero” comentó para agregar que en esa instancia le informaron que “comenzarían a confeccionar los contratos”.

 

Entre fines de enero y principios de febrero se registraron varios días de lluvia. “Yo me di una vuelta por el barrio, porque es mi futura casa y quería saber cómo iba y cómo es. Ahí es donde sentí la sensación de desilusión porque vi paneles tirados en el suelo, otros que estaban colgando y el viento los movía. Se notaba que estaban mojados, desde la vereda uno podía ver una mancha negra. Era una foto horrible y no esperaba encontrarme con eso” relató. Ese fue el origen de la desconfianza y lo mismo vivieron otros adjudicatarios de las viviendas TUVI industrializadas.

 

Con esa preocupación, “el 18 de febrero hice una nota en el Centro de Ingenieros para ver si alguien podía hacer una recorrida o una inspección para determinar si eso estaba bien. Para sacarme las dudas. De esa nota no tuve respuesta” agregó.

 

El primer contacto de la Municipalidad en el año lo tuvo para llamar a una reunión que se hizo el 16 de marzo. Allí estaba el subsecretario de Obras Públicas, Gonzalo Ortíz, y la encargada de la comunicación entre los adjudicatarios y el programa TUVI. Allí “empezamos a preguntar y algunos hacían preguntas muy técnicas, pero era la misma preocupación”. Ante la imposibilidad de responder por parte de Ortíz, se definió hacer otra reunión.

 

Siguieron pasando los días y no había más respuestas ni llamados. Entonces la adjudicataria decidió avanzar con una intimación. “Para el 5 de abril envié una carta documento pidiendo que firmemos un contrato y que me permitan ingresar a la obra para ver” dijo. Hasta el día de hoy no hubo respuesta formal a esta carta.

 

 

Después recibió un mail para asistir a la segunda reunión. Se hizo el 13 de abril, y allí sí “estaba el secretario Julio Ferraro, la ingeniera Susana Bairó, y por la empresa el señor Mariano Escobedo. En esa reunión volvimos a preguntar muchas cosas, yo conté lo que había visto. No me parece que esa madera esté a la intemperie. No hace falta ser un entendido (que no lo soy) para darse cuenta que una madera expuesta al agua, en el estado que yo la vi, se dobla y se pudre. Y esas van a ser las paredes de mi futura casa” consideró.

 

La mujer consultó por alternativas en el proceso de construcción y recibió respuesta negativa. Otra de las adjudicatarias preguntó también por la humedad de las maderas y su efecto en la estructura de la casa. “Preguntó a la ingeniera si iba a tener esa humedad, en relación a lo que ella también había visto, y le contestó que no la iba a ver. Y en eso sentimos las dos cómo nos subestiman, porque es cierto que no lo vamos a ver pero porque se va a tapar, la humedad va a estar adentro” contó para señalar que con este tipo de situaciones la preocupación “se profundiza”.

 

Convenios

 

Tras esto llegó el momento de la firma de los convenios. “Estaba firmado por el señor intendente y nos adjuntaron un plano y la memoria descriptiva con algunas especificaciones técnicas, pero eso no está firmado” puntualizó. En el plano se muestran las casas, la cantidad de habitaciones y medidas.

 

No se prevé una fecha de entrega de las casas. En el convenio se incluyó un artículo en el que se establece: “se acuerda expresamente que dicha entrega se hará efectiva en ocasión de encontrarse finalizada las viviendas en su totalidad y que la individualización de la vivienda adjudicada se materializará mediante sorteo al momento de la entrega. Hasta la formalización de la entrega de posesión el adjudicatario no podrá ingresar al predio” de la construcción.

 

No hubo más reuniones y hace pocos días recibieron, también por mail, invitación para la recorrida por la obra.

 

La expectativa para el 10 de mayo es alta. La adjudicataria describió que buscan “primero poder ir y tranquilizarnos en este sentido. Si está todo bien, bienvenido sea. Y si hay algo que reparar, que se repare” subrayó la adjudicataria a Central de Noticias.