Jóvenes y nocturnidad: “No hay lugares para nosotros”

Candela y Tomás son adolescentes y hablaron sobre las preocupaciones de sus pares respecto a situaciones que ocurren en un contexto de salidas nocturnas. Las “fiestas clandestinas”, las medidas de autocuidado y la sensación de que “esto pasa hace mucho tiempo”.


Candela Currá y Tomas Testoni tienen 17 años y son delegados de sus respectivos cursos en la Escuela Nacional Adolfo Pérez Esquivel. Contaron que cuando pasa algún tema referido a la nocturnidad que adquiere gran trascendencia en redes sociales y los medios “sale la charla con amigos o con algún profe”.

 

Sostuvieron que “es un tema que está sucediendo hace mucho tiempo, pero ahora como hay algo más serio, se presentaron causas y demás, capaz que ahora está más firme” y resaltaron: “esto viene pasando y no es algo que haya preocupado hasta ahora”.

 

Las medidas de autocuidado son acciones que los jóvenes relatan incorporadas a su rutina de salida. Candela contó que en una salida con amigas se toman más precauciones: “vos lo ves y no querés que te pase” y detalló que “si salgo prefiero tomar una bebida en mi casa o en la casa de una amiga, o pedir el envase cerrado”.

 

Por su parte Tomás aseguró que “salís sabiendo que algo puede suceder, pero bueno, como mucho no tomas del vaso de alguien que no conoces. Tampoco sabes si alguien que pasó al lado tuyo te pone algo o sale de la barra del lugar”.

 

Cuando estos temas surgen en charlas con adultos también se hace énfasis en tomar medidas de prevención. “En mi familia me dijeron que me volviera con amigos, que no tome un remis sola sino con mis amigos, que trate de manejarme en banda”.

 

 

Tomás reconoció que este tipo de “precauciones” son más comunes entre sus compañeras mujeres: “la mayoría de las mujeres con las que hablé el hecho de volverse todas juntas es un tema que lo tienen como obligación. Obviamente eso no tendría que pasar, pero es una realidad”.

 

“Nuestros padres se preocupan, es la preocupación normal de todo padre de decir ‘no te vamos a decir que no salgas porque es algo que querés hacer y que hay que vivir, pero por favor cuídate´”.

 

Falta de espacios para los jóvenes y “fiestas clandestinas”

 

Uno de los principales temas que identifican como latentes es la falta de espacios en la nocturnidad para los jóvenes. “No hay lugares para nosotros. No se da un lugar para que los chicos de 15, 16 y hasta 18 años puedan salir”, resaltó Candela y agregó: “tampoco sé si abrieran un lugar nuevo se usaría, se va a seguir yendo a los otros boliches que son para mayores”.

 

Ante esta falta de opciones, Tomás contó que “se empiezan a generar las fiestas clandestinas”. En charlas con sus compañeros consideraron que “son la mejor opción, no es la que queremos pero es la mejor opción para salir porque te reunís con gente de tu edad y más o menos conocés a todos los que están ahí”.

 

 

Son conscientes de que este tipo de evento no está autorizado “y corres el riesgo de que te la suspendan, capaz son las 3 de la mañana y nos tenemos que ir a nuestras casas”. Sin embargo, sostienen que “están bien organizadas, con una lista de personas que participan, hay seguridad y todo”.

 

“Sabemos que no es lo conveniente porque termina no siendo legal y que si por ejemplo lastiman a alguien en alguna de esas fiestas no tenemos ningún resguardo, pero depende a cuál vas” agregaron. Candela explicó que “si yo voy a una fiesta en la que no conozco a nadie no me voy a sentir segura, pero si conozco a la gente de mi edad y sé con quién me junto, sí estoy segura”.

 

Por último y respecto a la reunión impulsada desde el Municipio con adolescentes y jóvenes, para dialogar y escuchar sus experiencias sobre nocturnidad, Candela indicó que no tenía conocimiento de ese encuentro. Por su parte Tomás, aseguró que no participó porque “se hablan siempre de los mismos temas y nunca se termina de solucionar nada”.

 

Indicaron que sienten que se podrían impulsar acciones desde el Municipio para modificar cosas que suceden en la noche de Olavarría “pero creo que no está ni en el plan, ni en el interés”, señaló Tomás.

 

En ese sentido, Candela se preguntó “¿Cuántas limitaciones van a poner que va a generar que gente de nuestra edad no va a querer salir?” y Tomás completó: “suele suceder que todo se justifica con que ‘vos no tendrías que estar ahí porque tenés menos de 18 años’”.