La feria del MTE: más cuestionamientos por la “falta de apoyo” del Municipio

Contrastaron los recursos brindados a la Feria Sabores del Mundo, con las “arbitrariedades y atropellos” que padecen semanalmente en el Corsódromo.


Con la firma de Luján Galván, referente de la Rama Espacios Públicos del MTE, se expuso nuevamente la crítica a la gestión municipal por la “falta de apoyo” a la feria que se desarrolla en el Corsódromo.

 

“Este fin de semana hemos podido apreciar el esfuerzo y los recursos que el intendente Galli y su gestión han destinado a la realización de la Feria de Sabores del Mundo” se indicó.

 

En contraste, el planteo apuntó: “en contraposición a lo descripto, desde hace un año un grupo de más de 100 familias de Olavarría luchamos por sobrevivir de manera digna y honesta llevando adelante una feria los fines de semana en el Corsódromo Municipal, en la cual somos objeto de toda clase arbitrariedades y atropellos por parte de la policía y de funcionarios de la gestión del intendente Galli, hostigándonos de manera constante, y labrando infracciones a nuestra actividad con el único objeto de criminalizar nuestro trabajo”.

 

Recordaron que “luego de múltiples reclamos” lograron firmar un acuerdo con el secretario de Desarrollo Humano y Calidad de Vida, Diego Robbiani, “el cual se incumple por parte del Municipio, ya que continúa el hostigamiento policial mediante la falsa excusa de inspección del volumen del sonido de la música, ingresando con las patrullas en medio de la gente como si se tratara de procedimientos por delitos, cuando el predio de encuentra colmado por familias y niños disfrutando de una tarde al aire libre”.

 

Señalaron que tampoco reciben energía eléctrica por parte del Municipio y que no prenden las luminarias del Corsódromo “con el único objeto de obligar el cierre de la feria”.

 

Ciudadanos de primera en la Feria de Sabores del Mundo, con cortes de calles, luminarias especiales, y asistencia de todos los funcionarios públicos retratándose sonrientes para los medios. Ciudadanos de segunda quienes trabajamos en el Corsódromo, a oscuras, rodeados de policías y patrullas cual delincuentes, hostigándonos con el único objeto de encontrar excusa para utilizar la fuerza” cuestionaron.