Secuestro extorsivo en barrio Luján: se planteó la competencia del fuero federal, pero fue rechazada

Con la detención de los imputados del hecho que sucedió a principios de marzo, se conocieron detalles de la causa penal que ahora volvió a tramitar en la UFI Nº 7.


En la jornada del jueves se concretaron las detenciones de tres personas acusadas por un secuestro extorsivo que se dio en Olavarría en los primeros días de marzo. Central de Noticias consultó a fuentes vinculadas al caso quienes explicaron algunos detalles.

 

Las averiguaciones están a cargo de la UFI Nº 7 que encabeza el fiscal Christian Urlézaga. Desde esa dependencia del Ministerio Público se tomaron las “medidas urgentes” tras la denuncia de lo sucedido, aunque después se planteó la incompetencia ya que el secuestro extorsivo es un delito del ámbito federal. Pasados dos meses, la Justicia Federal de Azul rechazó intervenir ya que consideró que se trató de un caso aislado, y la causa volvió a la UFI Nº 7.

 

En ese contexto es que el jueves, el Juzgado de Garantías Nº 1 otorgó las órdenes de detención y se procedió en ese sentido. Durante este viernes, el fiscal Urlézaga citará a los imputados para tomarles declaración en los términos del artículo 308 del Código Procesal.

 

Todos están acusados por “amenazas, lesiones graves, privación ilegal de la libertad y robo agravado”.

 

 

Los elementos en la causa

 

En este tipo de delito se cuentan dos víctimas, el secuestrado y quien recibe la extorsión, en este caso un familiar del hombre que permaneció privado de la libertad por alrededor de cinco horas en una vivienda de barrio Luján, una de las allanadas este jueves.

 

A su vez, el hombre que estaba secuestrado sufrió el robo de las pertenencias que llevaba, entre ellas una billetera con dinero en efectivo.

 

Sus declaraciones más las de algunos testigos fueron recabadas por los investigadores. Además, se contaron los primeros allanamientos que también se concretaron en las viviendas de Dorrego al 4000, Moya al 2500 y Amparo Castro al 4400. En todos los casos el resultado fue positivo con el secuestro de elementos que avalaron los dichos de las víctimas. De esa manera se consideró acreditado el “secuestro extorsivo”: la privación ilegal de la libertad y la demanda de un pago para su liberación.

 

Una vez efectuadas esas diligencias, el fiscal Urlézaga planteó la incompetencia de la justicia ordinaria en el caso de “secuestro extorsivo agravado y robo doblemente agravado”.

 

 

La competencia y las claves de un delito de secuestro extorsivo

 

El Juzgado de Garantías Nº 1 a cargo de la jueza Fabiana San Román elevó el planteo de incompetencia a la Justicia Federal de Azul. En aquella instancia intervinieron la Fiscalía y el Juzgado Federal desde donde se retomó lo planteado por un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que establece en qué circunstancias un secuestro extorsivo constituye un delito federal.

 

Entre ellos se cuenta la intervención de “una banda” que se dedique a ese tipo de delitos, o cuando se dan distintos hechos, o cuando tienen trascendencia nacional con actuación interjurisdiccional, o cuando entre los delincuentes se cuenta un integrante de una fuerza de seguridad. En el caso que se dio en nuestra ciudad no se verificó ninguna de estas pautas, y más bien se consideró que el secuestro fue un hecho aislado.

 

Con todo ello, en el transcurso de esta semana la causa volvió a manos de la jueza San Román quien aceptó la competencia nuevamente y reenvió el expediente a la UFI Nº 7 que avanzó con las detenciones.

 

De esta forma, una mujer de 43 años y dos hombres de 35 y 34 años están imputados y detenidos por estos delitos.